Inicio Grandes Circuitos European Tour De repente, un extraño

De repente, un extraño

Compartir

Peter Lawrie es el ganador del Open de España 2008, que acaba de finalizar en el Real Club de Golf de Sevilla. El irlandés se ha impuesto en el segundo hoyo del playoff de desempate al español Nacho Garrido…

Es la primera victoria de Lawrie en el Circuito Europeo.

La jornada ha sido trepidante, dramática, apasionante… Ha habido varios ganadores virtuales del Open durante los 18 hoyos. Empezó Garrido, después Jiménez, le siguió Hansen, apareció Lawrie, luego pareció que Garrido y terminó por ganar Lawrie. De locos.

Image

Peter Lawrie se llevó la gloria en el Open de España 2008

 

Las ilusiones españolas acabaron pasadas por agua. Por el agua del hoyo 10, donde Jiménez acabó en dos ocasiones consecutivas. Ahí perdía el liderato que había conseguido en los primeros nueve hoyos de una forma muy sólida y se fueron desvaneciendo sus opciones. Nunca ya llegó a reengancharse de verdad al triunfo.

Y por el agua del hoyo 18, donde acabó la bola de Nacho Garrido en el segundo hoyo del playoff de desempate frente a Lawrie. Ese no era el objetivo del madrileño, ni mucho menos. Garrido tiró al trapo, quiso dejarla muy cerca de la bandera, con en el primer hoyo de desempate, pero su tiro fue muy justo, la bandera estaba muy cerca del agua y el backspin hizo el resto. Al agua, mientras la bola de Lawrie reposaba mansamente en el green, consciente de su victoria.

La jornada empezó como se esperaba, con un mano a mano entre Garrido y Jiménez. El madrileño sufría y sufría y el malagueño le daba la vuelta a la tortilla. Al tiempo que Jiménez escalaba, lo hacía otros, especialmente, Soren Hansen. El danés alcanzaba a los líderes con un extraordinario eagle desde la calle en el hoyo 8. Lo continuaba con un birdie en el 9 y empezaba a oler a posible ganador. Sin embargo, no remató la faena en los segundos nueve. Sólo un birdie y un bogey. No le alcanzaba.

Mientras todos los aficionados hacían cuentas sobre lo que tenía que pasar para que Garrido y Jiménez pudieran batir a Hansen, fue emergiendo la figura de Peter Lawrie, el auténtico tapado del torneo. Nadie contaba con él hasta que enlazó tres birdies consecutivos en el 15, 16 y 17. Pasó de estar peleando por el top tres, a situarse como favorito a la victoria.

A Garrido se le escapaba el birdie en el 16 y en el 17, con dos opciones más que razonables. Lawrie esperaba en casa club con -15, el madrileño necesitaba un birdie en el 18 para forzar el desempate. Hansen ya había terminado con -14. era una batalla de dos. El tiro de Garrido a green se queda a diez metros del hoyo. Alguna tiene que ser, decían los más optimistas. Y fue, vaya si fue. Grandísimo putt de Garrido, birdie y playoff. La locura.

El desempate se juega en el 18. Garrido lo borda. Su segundo tiro deja la bola a menos de un metro del hoyo. Lawrie está a unos ocho metros. La ventaja moral es del español. Sin embargo, el putt de Lawrie, casi llorando, pidiéndolo por favor, por un lado, acaba cayendo en el hoyo. Putt de ganador. Garrido mete el suyo y necesitan un segundo hoyo. Ahí es donde aparece el agua. Lawrie gana con un par.

El irlandés consigue su primera victoria en el Circuito y se saca la espina del año 2003, donde acabó segundo en el Open de España disputado en Canarias, batido en el playoff por Kenneth Ferrie. También jugó aquel playoff Peter Hedblom. Garrido, por el contrario, no pudo emular a su padre Antonio, que ganó el Open de España de 1972 batiendo en el playoff a Vicente Barrios.

Lawrie fue el primer irlandés de la historia en ganar el Sir Henry Cotton (2003), torneo que acredita al mejor rookie del año del Circuito Europeo. Ahora, a sus 34 años, consigue su primer triunfo.

Hansen acabó tercero y en cuarto lugar, empatados a -13, acabaron Miguel Ángel Jiménez, David Lynn y Alfredo García-Heredia. Por cierto, el jugador asturiano lo ha bordado en este Open de España. Sus cuatro vueltas: 69-69-69-68. Ahora podrá jugar en Italia la próxima semana. La clave de su mejora: el putt. Ha pasado un mes y medio en Carolina del Norte con un entrenador de putt, David Orr. "Me ha cambiado muchas cosas y ha sido un gran cambio", explica.

 

Clasificación: