Inicio Grandes Circuitos European Tour Los triunfadores de la Escuela saben bien dónde y cómo se marca...

Los triunfadores de la Escuela saben bien dónde y cómo se marca la diferencia

Compartir
Alejandro Cañizares. © Golffile | Thos Caffrey
Alejandro Cañizares. © Golffile | Thos Caffrey

Alejando Cañizares y Carlos Pigem han obtenido los derechos de juego del circuito europeo a través de la Final de la Escuela, donde terminaban hoy miércoles tercero y octavo, respectivamente (conseguían el objetivo los primeros 25 y empatados).

Este torneo, como es bien sabido, deja huella en los jugadores. Muchos de ellos llegan hasta aquí después de haber pasado un año convulso, difícil, así que no es nada sencillo afrontar con temple y buen ánimo una prueba tan dura, disputada a seis rondas y a cara de perro. Después de mantener una charla con ambos, poco después de haber entregado la última tarjeta y ver confirmado el objetivo, si algo dejan ellos meridianamente claro es que hoy en día, más que nunca, la diferencia en el golf de alto nivel se marca desde el aspecto mental. No es una idea revolucionaria o nueva, desde luego, pero no por ello conviene dejar de repetirla y recordarla.

Cañi y Pigem recuperan la tarjeta del circuito europeo por la puerta grande

“Este año 2019 ha sido para mí algo más que un reto, porque no he sabido gestionarlo bien mentalmente. Salía demasiadas veces a jugar pensando en otras cosas e iba perdiendo la confianza. He trabajado hasta con tres psicólogos y hoy puedo decir que me han ayudado mucho. Esta semana, en la Final de la Escuela, he trabajado mucho en confiar en mí, en mi swing, en mi golf, manteniendo las mismas rutinas y, aunque he salido todos los días con nervios, he conseguido en el campo canalizar bien la manera de pensar”, destaca Cañizares.

El madrileño, andaluz por adopción y convicción, tiene muy claro que su trabajo a corto plazo tiene que ir por ese camino. “Tengo que seguir siendo consciente de cómo tengo que pensar en el campo. Darte cuenta de lo que estás sintiendo en el campo y saber cómo regresar a los buenos pensamientos si están apareciendo el miedo o la desconfianza. Esto es clave: tener las herramientas para poder saber lo que estás sintiendo y cómo canalizar la manera de pensar”.

PODCAST: Moby Dick se cuela en este especial desde la Final de Dubai

Además, en el medio y largo plazo, Cañizares también tiene planes. “Después del torneo en Portugal, donde lo pasé tan mal, hubo un momento en el que me sentí bien pensando que hasta aquí habíamos llegado, que había que trazar una línea, un antes y un después. Por eso, a medio y largo plazo quiero elaborar un programa muy completo y profesional de trabajo que me ayude en todos los aspectos: físico, mental y técnico. A mí me encanta el golf, disfruto jugando y viéndolo. Es mi pasión. Y tengo que aprender a disfrutar de todos los procesos que son necesarios para ser un gran profesional de golf y, por tanto, para seguir disfrutando de mi pasión, que es mi profesión”.

Carlos Pigem. © Golffile | Thos Caffrey
Carlos Pigem. © Golffile | Thos Caffrey

Carlos Pigem, por su parte, reconoce en un ejercicio de honestidad que este éxito en Lumine le ha pillado un pelín desprevenido. “No me esperaba del todo este premio al final de una temporada difícil, con un inicio complicado en el que fallé muchos cortes y que en realidad era la continuación de un año 2018 que fue durísimo para mí, con muchos cambios y mucha frustración”.

Una situación nueva en la carrera de Jon Rahm y un calendario que pone las orejas tiesas

Pigem no es ningún novato. Sabe dónde y cómo se marca la diferencia hoy en día. Su discurso, después del éxito en tierras tarraconenses, no deja lugar a las dudas. “El nivel hoy en día es muy alto. Por mi propia experiencia, de cuando comencé a jugar torneos del circuito europeo hace años, yo diría que el nivel es hoy mucho más alto. Y no sólo en el European Tour. Este año he estado en el Challenge y hay un nivel altísimo. Prueba de ello es que creo que doce de los 25 que se han metido en esta Final venían del Challenge Tour… La conclusión es que hoy en día todos los que están ahí pegan muy bien a la bola, pero muy bien, y son los pequeños detalles los que marcan la diferencia. Y cuando hablo de pequeño detalles me refiero al aspecto mental y un entrenamiento de calidad. La cabeza hoy en día es la que marca la diferencia entre los muy buenos y los buenos”.

El European Tour suspende el Hong Kong Open por los disturbios sociales

En este sentido, seguramente ha sido el aspecto mental el que, en su caso, ha marcado la diferencia en la Final de la Escuela, según se desprende de sus palabras. “Es la Escuela que mejor he preparado de todas en las que he jugado, estando con mi entrenador (Miguel Ángel Duque) toda la semana y con un amigo mío de caddie y con la asistencia permanente de mi coach mental (Joseba del Carmen). Creo que la ayuda de todos ellos ha sido fundamental para estar tan bien preparado en una prueba que es tan dura mentalmente”.

Consulta aquí los resultados de la Final de la Escuela