Inicio Grandes Circuitos European Tour El psicoanálisis ayuda a Oriol a conseguir el mejor resultado de su...
El madrileño finaliza en sexta posición en el Tenerife Open

El psicoanálisis ayuda a Oriol a conseguir el mejor resultado de su carrera

Compartir
Pedro Oriol durante la jornada final del Tenerife Open. © Golffile | Oisín Keniry
Pedro Oriol durante la jornada final del Tenerife Open. © Golffile | Oisín Keniry

Pedro Oriol (-17) se atusaba el pelo nervioso y frustrado el viernes por la tarde, recién finalizada la segunda ronda de este Open de Tenerife. Sentado en un murete de piedra a pocos metros de la carpa de entrega de tarjetas no dejaba de mirar el teléfono móvil, porque no estaba seguro de que su tarjeta de 69 golpes y su acumulado de -4 sirvieran para pasar el corte. Y mascullaba maldiciones por lo que acababa de ocurrirle: había terminado la ronda por el hoyo 9 y en el 8, el par 5 reconvertido en par 4 y el hoyo más complicado del Golf Costa Adeje esta semana, le había caído como una losa un doble bogey después de encontrarse su bola en medio del fairway, pero hundida en una chuleta profunda…

Destrozos que ocurren cuando Dean Burmester patea medio bien…

¿Otra semana más de buen juego, como la anterior en Gran Canaria, sin opción de recoger fruto alguno? Y no es un decir: en Meloneras, la semana anterior, cazaba 32 greenes en regulación en las dos primeras rondas, que se dice rápido, y apenas le llegaba para arañar un registro de cuatro menos. En Tenerife, un poco más de lo mismo, un juego sólido de tee a green y el mismo botín de -4, aunque al menos aquí le llegaba para meterse por la puerta de atrás en el fin de semana. Porque esa es la gracia: al final se metía en el corte y se marchaba al hotel un poco más tranquilo.

Así se escriben cientos de páginas de la trastienda de la historia del golf profesional. ¿Cientos? Mejor digamos miles. A diario se dan este tipo de situaciones. Porque Oriol, una vez conquistada la pequeña loma del corte, firmaba el sábado un espléndido 65 y ha cerrado el domingo con un 64 que lo ha llevado hasta la sexta posición final, el mejor resultado de su carrera en un torneo del circuito europeo.

Santi Tarrío recupera la valiosa senda del top ten en el Challenge Tour

Algo está haciendo muy bien Pedro Oriol desde hace tiempo y justo era que encontrara un premio de cierto nivel, como es esta notable clasificación en Golf Costa Adeje, porque en realidad no tiene los derechos de juego del European Tour y este año, salvo que medie un pelotazo, aún deberá buscarse la vida y el ascenso en el Challenge Tour. En más de cien torneos disputados en la primera división del golf europeo sólo atesoraba hasta hoy un top ten, aquel octavo puesto que consiguiera hace más de tres años, en marzo de 2018, en el Tshwane Open sudafricano. Lo suyo no ha sido, no está siendo, un camino de rosas. Pero todo lo puñetero que tiene este deporte te lo puede compensar de otra manera, siempre que uno consiga mantenerse lo suficientemente cuerdo: con 34 años cumplidos, que son los que él tiene, todavía hay margen y terreno de sobra para hacer mucho más que maquillar una carrera discreta.

Olazábal se asoma al top 10 en el diluvio del Insperity Invitational

Él asegura hoy que, después de mil idas y venidas, le vino muy bien una decisión drástica que tomó hace dos años en la parcela psicológica, tan importante, como era la de someterse a psicoanálisis. “Es más duro de lo que pueda parecer, pero a mi me está viniendo muy bien”, asegura. Acudió a tal recurso aconsejado por una amiga suya, psicóloga de profesión, que le ayudó a llegar a la conclusión de que él necesitaba desenredar ciertos nudos vitales para poder rendir a plena satisfacción en el campo de golf. Sólo el tiempo nos dirá si Oriol ha encontrado al fin la senda correcta. Cada cual lo hace a su manera y en sus tiempos. No hay dos carreras iguales y la suya todavía puede relanzarse, porque su perfil de jugador sigue siendo perfectamente vigente en el golf actual.

De todas maneras, no todo se ciñe al diván. Hace justo cuatro años también había comenzado a trabajar con el equipo de Pepín Rivero y siempre ha estado realmente satisfecho de la labor que han realizado juntos, porque si algo ha pulido Rivero de este jugador es precisamente la consistencia. Ahora sólo falta que ensamblen de verdad, sólidas, todas las piezas, que es justo lo que ha empezado a ocurrir este fin de semana en Golf Costa Adeje.

Consulta aquí los resultados finales del Tenerife Open