Inicio Grandes Circuitos European Tour En Escocia se cocina un domingo apasionante y la Armada no se...

En Escocia se cocina un domingo apasionante y la Armada no se lo quiere perder

Compartir
Gonzalo Fernández Castaño. © Golffile | Fran Caffrey
Gonzalo Fernández Castaño. © Golffile | Fran Caffrey

El registro del líder no se ha movido en la tercera jornada del Open de Escocia. Con eso está todo dicho. El viento, al fin, le ha echado una mano al vetusto y bello Gullane 1 del Gullane Golf Club y se ha visto otra cosa. Jens Dantorp (-13), que finalizaba con tres birdies consecutivos, comanda ahora una clasificación que está como para una película de suspense. El sueco, ganador de dos torneos del Challenge, quiere estrenarse en el European Tour, pero no ha podido escoger peor semana y momento para hacerlo. Un golpe por detrás de él se apelotonan hasta seis candidatos, cada cual más peligroso: Ryan Fox, Scott Hend, Marcel Siem, Matt Fitzpatrick, Alex Bjork y Rickie Fowler… Cualquiera se fía de esta gente.

Jens Dantorp, líder del Open de Escocia tras la tercera jornada. © Golffile | Fran Caffrey
Jens Dantorp, líder del Open de Escocia tras la tercera jornada. © Golffile | Fran Caffrey

Pero es que, por si fuera poco, mañana van a salir hasta 26 jugadores en un margen de cuatro golpes con la cabeza. Y, además de los citados, hay que contar en el abigarrado pelotón con Tyrrell Hatton (-11), Russell Knox (-11), Thomas Pieters (-10), Justin Rose (-10), los sudafricanos Burmester y Stone (ambos con -10), Eddie Pepperell (-10)  y hasta con un renacido Trevor Immelman (-10).

VÍDEO | Y si a los golfistas de ahora le damos los palos de otro siglo, ¿qué pasa?

Y no vamos a olvidarnos de Jorge Campillo (-9) y Gonzalo Fernández Castaño (-9). También ellos parecen en distancia, aunque semejante multitud de candidatos resta muchas opciones a quienes tienen que hacer un mayor esfuerzo viniendo desde atrás. Estar, lo que se dice estar, ahí están. Y ahora vamos a ver cómo se desarrollan los acontecimientos.

CRÓNICA | Oriol muestra el camino

Pedro Oriol en la tercera ronda en Gullane. © Golffile | David Lloyd
Pedro Oriol en la tercera ronda en Gullane. © Golffile | David Lloyd

Hasta Pedro Oriol (-8), si mantiene la línea ‘anotadora’ de las dos últimas jornadas y, sobre todo, de los últimos nueve hoyos de hoy, donde destrozaba el recorrido escocés con un parcial de seis menos en este tramo, también va a estar ahí luchando por quién sabe qué. No olvidemos que también hay tres plazas del British en juego y ese partido lo disputan sobre todo Fernández Castaño y Oriol.

Es muy curioso, pero cuando Oriol salió al campo en realidad no soplaba tanto el viento y sin embargo él no tenía ningún control de la vuelta e iba mandando una para cada lado desde el tee y desde cualquier sitio. Nada iba como tenía que ir. Después, con el viento ya dispuesto y en marcha, mejoraba el punto de mira un poquito, lo justo, y sobre todo empezaba a enchufarlas desde todas las esquinas y distancias. Un recital de putt, eso es lo que ha dado Pedro esta tarde en Gullane. Que no pare la fiesta…

CRÓNICA | Scott Fernández sube un peldaño (o incluso dos…)

Scott Fernández (-7), en honor a la verdad, podía y hasta debía haber estado metido en el mismísimo centro de este ‘sarao’ maravilloso que el viento ha organizado en tierras escocesas. Un triple bogey en el hoyo 11 lo ha alejado, después de mandar por centímetros la bola a un bunker de calle. La salida parecía buena, pero los links tienen estas cosas, te susurran cosas bonitas al oído y luego no siempre cumplen las promesas… Tras sacarla de la arena en ángulo lateral, tampoco le ayudaba mucho un mal hierro 5, sin duda el peor golpe que el granadino ha pegado en toda la semana, justo en uno de esos momentos delicados.

Sin embargo, no se puede decir que el joven español haya naufragado en su primera aparición en los últimos partidos de un sábado. Lo cierto es que mantenía la vuelta en control casi en todo momento, agarrándose bien al campo, lidiando con soltura con el viento, sacando adelante buenas recuperaciones y hasta finalizando con un buen birdie desde el borde de green en el 18. Él está tranquilo y tomando nota de todo. De eso se trata.

Por ejemplo, no debe pasar desapercibido a sus ojos que en jornadas como la de hoy el líder puede acabar firmando un 76, como ha sido el caso de Robert Rock (-7), y Lee Westwood (-7) también puede ser muy capaz de complicarse la vida, lo mismo que Ian Poulter, Graeme McDowell, Alex Levy, Dylan Fritelly o Haotong Li, jugadores todos ellos de los que hoy, precisamente hoy, a las duras, se esperaba mucho más.

Jorge Campillo durante la tercera jornada del Open de Escocia. © Golffile | David Lloyd
Jorge Campillo durante la tercera jornada del Open de Escocia. © Golffile | David Lloyd

A Campillo, ya ha quedado suficientemente escrito y descrito en los últimos tiempos, le falta sólo cuadrar esos dos o tres detalles que distinguen al ganador, porque sigue jugando al golf con un poderío terrible, muy por encima de la media. Esos detalles se han concentrado hoy en el tramo que va del 14 al 16. De los greenes del 14 y el 15 salía con sendos tripateos, muy dolorosos. Y en el green del 16 pateaba para eagle desde cinco metros y la bola, que todos veían dentro, terminaba dibujando una corbata a cámara lenta tan absurda como antipática. El extremeño siente que regala golpes en cada vuelta… La realidad seguramente es más compleja (no solemos acordarnos de los momentos en los que el azar nos echa una mano), pero ciertamente nunca terminan de alinearse los planetas. ¿Quizá ocurra mañana? Lo importante es que pasan las semanas y él sigue jugando con la consistencia de un top-50 del mundo.

Fernández Castaño, por su parte, se encuentra exactamente en la encrucijada que ha venido buscando durante el último mes, en su periplo europeo: sin hacer mucho ruido, bien situado y en disposición de pegar un zarpazo de los suyos que, entre otras cosas, le arregle la temporada 2018 en el circuito europeo, pues él ahora tiene que irse al otro lado del charco a apagar otros fuegos. Siempre y cuando, claro, no prolongue una semana más su estancia ganándose un salvoconducto para Carnoustie, posibilidad que de ninguna de las maneras vamos a descartar. Hoy mostraba de nuevo, igual que en las tres jornadas anteriores, una gran paciencia y una extraordinaria actitud. Hoy se ha fajado con brío y se ha agarrado al campo con determinación, muy metido en la pelea, salvando con cintura los momentos delicados, que han sido unos cuantos, hasta completar una notable tarjeta de 68 golpes.

Mañana, en la jornada decisiva, volverá a aparecer el viento, según dictan las previsiones. Si Dantorp sale vivo de esta emboscada habrá que pensar que nos encontramos ante un jugador especial, con un gran potencial. El espectáculo, sea como sea, está asegurado.

Consulte aquí los resultados en directo