Inicio Grandes Circuitos European Tour Gaia Zonchello rompe moldes: la primera mujer árbitro del European Tour

Gaia Zonchello rompe moldes: la primera mujer árbitro del European Tour

Compartir
Gaia Zonchello, junto a John Paramor.

Si habéis pasado por las oficinas de un torneo del Tour Europeo en los últimos 20 años es muy probable que os hayáis encontrado con Gaia, una mujer amable, con un español cantarín por su procedencia italiana, resuelta, con carácter y con una sonrisa capaz de enfrentarse a todas las dificultades que puedan surgir cuando un jugador llega al último desafío del recorrido: firmar la tarjeta y no equivocarse. A eso y mucho más se ha dedicado Gaia Zonchello durante 19 años antes de dar el gran paso: ser la primera mujer árbitro oficial del Tour Europeo.

“Me apasionaba mi trabajo en el Tour Europeo como Tournament Secretary pero necesitaba un cambio, y llegó mi oportunidad”. Una llamada del legendario David Garland le hizo abrir los ojos y tomar la decisión de dar ese giro sin desviarse del golf: ser la primera mujer en el equipo de árbitros. Las cosas, realmente, están cambiando.

Azahara Muñoz: “Yo habría ido pero entiendo que el LPGA se cubra las espaldas”

Toda la vida de esta romana ha estado rodeada de golf, a pesar de no haber sido una de las jugadoras más destacadas en sus categorías juveniles. “Desde muy pequeña jugaba al golf, pero a los 15 años, como le pasa a muchos jóvenes, me aburrió y lo dejé. Pero siempre que podía iba de voluntaria a los torneos que se disputaban en mi club y eso sí que me gustaba. Empecé la universidad y de alguna forma seguía involucrada con el golf porque mi hermana trabajaba en la Federación y me llamaban para ser voluntaria. Yo tenía muy claro desde pequeña que quería trabajar en golf”.

Sin embargo. no es esta la primera vez que Gaia se enfrenta a las complicadísimas reglas del golf. “Hice un curso para ser Directora de Clubes de Golf y enseguida me contrataron como directora deportiva en Poggio di Medici, en Florencia. Era un club pequeño y allí había que hacer de todo: preparar el campo, greenkeeper, organización de los torneos… A los dos años decidí sacarme el curso básico de árbitro, para poder arbitrar en los torneos de mi club. En aquella época empecé a interesarme por los torneos del Tour Europeo. Si tanto me gustaba este ambiente, ¿qué mejor que vivirlo más de cerca? Poco después me llamaron de un campo de Golf de Roma que empezaban y necesitaban a un Director Deportivo, Parco di Roma, así que decidí volver a mi ciudad. En aquella época había vuelto a jugar un poco más, tenía hándicap 14 y en el club hacía todo lo relativo a la competición”.

Rahm y Koepka le pueden amargar un récord histórico a Rory

Y de repente llegó la primera llamada de David Garland, dos años después, “¿Aún quieres formar parte del equipo?” y no lo dudé ni un momento. En aquella época aún había muchos, muchísimos jugadores que no hablaban inglés, y al hablar yo cuatro idiomas (inglés, francés, español y por supuesto, italiano) podía ayudarles mucho y así empecé como Secretaria en 10 torneos. El año siguiente ya estuve la temporada completa y así han pasado 19 años en los que no he parado de aprender. Han sido maravillosos, realmente somos como una gran familia y de hecho cada semana decimos que celebramos nuestra Christmas Party. Han sido unos años maravillosos, he tenido la oportunidad de viajar, conocer el mundo entero, gente estupenda. He podido hacer de todo menos jugar al golf”.

Muchas horas, mucha tensión, no todo son alegrías en el día a día de un torneo de golf: “Por supuesto que ha habido momentos muy buenos, como cuando conocí a Tiger Woods por primera vez, que yo le tenía muchísimo respeto y fue muy simpático, vivimos una situación divertida en la recogida de tarjetas. Y también muy malos, como cuando tuve que descalificar por un error en la suma de la tarjeta a mi gran amigo Edoardo Molinari; fue durísimo pero una vez pasado el mal rato hacemos muchas bromas con lo que sucedió. Creo que ese día fue el peor de mi carrera. Y el mejor cuando él y su hermano Francesco ganaron la Copa del Mundo en China, fue increíble”.

Un cambio de rumbo

De repente, un día recibe otra llamada de David Garland para cambiar su rumbo y hacer historia en el European Tour: “¿Quieres ser la primera mujer árbitro oficial del Tour Europeo? Mi respuesta no fue tan rotunda como 19 años antes, porque era un momento en el que todos sabíamos que las reglas del golf iban a cambiar, y además tenía dudas, también un poco de miedo, para ser sincera. Así que le pedí un tiempo y cuando el R&A publicó las nuevas reglas me invitaron al curso y fue una experiencia increíble, por lo que tomé la decisión de convertirme en Referee Oficial del Tour Europeo.

Para hacerlo bien era fundamental volver a jugar, y ahora soy hándicap 6. Porque un árbitro en un torneo del Tour Europeo no está únicamente para aplicar reglas. El trabajo empieza la semana antes del torneo y empieza con un trabajo mano a mano con el promotor y los greenkeepers para preparar el campo. Una vez en el torneo hay que marcar el campo, poner las posiciones de banderas, establecer las reglas locales… son muchas cosas”.

Un approach milagroso mete a Jordan Spieth en el WGC México

“Al principio me preocupaba un poco cómo me recibirían los jugadores, que hasta el momento me habían conocido como Secretaria del Tour. Pero ha sido magnífico, me tratan con un respeto increíble, desde el primer momento han confiado en mí.

Se podría decir que hay tantas reglas como posibles situaciones diferentes en el campo, y no todas de fácil solución. Así ha tenido que enfrentarse ya un par de veces en situaciones similares con su amigo Rafa Cabrera Bello: “la primera fue en Abu Dhabi, la bola se le había movido y no le dimos golpe sin penalidad (una segunda opinión sí se lo dio luego); una semana después en Dubai, la bola se le quedó cerca de la bandera y no tuvo free drop. Al terminar, me dijo riendo, ¿algún día me darás un free drop? Somos amigos pero nos respetamos mucho profesionalmente”.

“Al principio me preocupaba un poco cómo me recibirían los jugadores, que hasta el momento me habían conocido como Secretaria del Tour. Pero ha sido magnífico, me tratan con un respeto increíble, desde el primer momento han confiado en mí»

Aunque lleva un tiempo breve como árbitro, hay momentos muy tensos en los que las decisiones no siempre son bien recibidas. Y ya ha tenido su primer momento complicado, con Matt Kuchar: “estaba en una zona de arena en la calle y pidió quitar unas piedras como impedimentos sueltos. Yo no estaba muy convencida porque al quitarlos mejoraba la zona así que consulté, hablando con John Paramor en alto por el walkie para que Kuchar me oyera y como no estaba segura le pedí a JP (como llaman a Paramor) que viniera a ver la situación. De repente veo que Matt se va a su bola y mueve la piedra más grande y me quedé helada, bloqueada, no podría creer lo que estaba haciendo Kuchar. No tuve el valor para gritarle stop y, además, como se estaba retransmitiendo por la tele hubo muchos comentarios en twitter que la verdad, no fueron muy buenos hacia él por su actuación. Esa ha sido mi única situación incómoda y de la que he aprendido”.

“Me ha sorprendido a mí misma que me gusten tanto las reglas. Hay tantas situaciones tan diferentes que es precioso ver qué ocurre en cada caso. Ningún árbitro del mundo está seguro al cien por cien de algunas situaciones complicadas y por eso siempre hay una segunda opinión y también se escucha al jugador, por supuesto. Te conviertes un poco en el abogado: tienes una ley pero de una forma u otra puede ser diferente. Hay que interpretar la situación y actuar siguiendo las reglas del R&A”. 

Gaia ha hecho historia. Hay muchas mujeres árbitro en golf pero por el momento, sólo ella es Árbitro Oficial del European Tour, actividad que compagina actualmente con su responsabilidad de VicePresidenta en Olgiata Golf, su club. Y aunque está muy pendiente del Open de Italia, mirando un poco más allá vive con ilusión ser la primera mujer árbitro oficial del Tour Europeo en la Ryder Cup que se disputará en su país, Italia en 2022.