Inicio Grandes Circuitos European Tour La insistencia con la que Colsaerts acaricia un premio inesperado

La insistencia con la que Colsaerts acaricia un premio inesperado

Compartir
Nicolas Colsaerts © European Tour
Nicolas Colsaerts © European Tour

A mediados de julio, después de finalizar en una discreta 67ª posición en el Open de Escocia, Nicolas Colsaerts se tomó algunas semanas de descanso en las que reflexionó sobre su situación en el circuito. Después de 10 temporadas de manera consecutiva en el European Tour y con una larguísima trayectoria profesional a sus espaldas, su tarjeta para 2020 estaba seriamente en peligro.

Así, un mes después arrancó un maratón de torneos con el único objetivo de sumar los puntos suficientes que le permitieran prolongar un año más su presencia en el tour. Lo jugó absolutamente todo, sin descanso, excepto el Porsche European Open de Hamburgo. Un total de nueve torneos en poco más de dos meses que están a punto de darle un premio inesperado.

Porque su objetivo, cuando llegó el pasado jueves al Le Golf National de París para disputar el Open de Francia, no era otro que sumar los puntos suficientes en la Race to Dubai que afianzaran su posición en la general del circuito, en la que ocupaba el puesto 114º, al límite de perder la tarjeta para el próximo año.

Sin embargo, después de tres días en los que ha ofrecido lo mejor de su repertorio, está a un paso de conquistar la que sería su tercera victoria en el European Tour, tras el Volvo China Open que ganó en 2011y el Volvo World Match Play Championship del 2012. Lo conseguirá si mantiene o amplía la renta de tres golpes de ventaja con la que afrontará la ronda final de mañana, sellando además su continuidad en el tour.

Con una tarjeta de 67 golpes, con cinco birdies y un bogey, el golfista belga cuenta con un resultado acumulado de 13 bajo par en Francia, tres golpes menos que el sudafricano George Coetzee, su más inmediato perseguidor, y cuatro que la pareja formada por el estadounidense Kurt Kitayama y el galés Jamie Donaldson.

La insistencia de Colsaerts es el mejor ejemplo para Gonzalo Fernández-Castaño (+2) y Alejandro Cañizares (+2), que con distintas sensaciones este sábado, no lograron acercarse a la zona alta de la clasificación en busca de un resultado que les permita sellar su permanencia en el circuito en 2020.

Gonzalo, después de un buen comienzo de ronda en el que llegó a acercarse al top 10, terminó con un bogey, un triple bogey y cinco pares en los siete últimos hoyos que frenaron por completo su remontada. Alejandro, por su parte, igualó su vuelta de 70 golpes de ayer para escalar algunas posiciones, aunque insuficientes para mejorar en la Race. Mañana tendrán ambos su última oportunidad antes de Portugal.

Consulta aquí los resultados en directo

2 COMENTARIOS

  1. Dicen que Gonzalo terminó con bogey , doble bogey y 5 pares, pero en realidad es con bogey, TRIPLE BOGEY y 5 pares.

Comments are closed.