Inicio Grandes Circuitos European Tour La sorprendente tradición de la Armada española en Dubai sigue vigente
Ras de hierba de la tercera jornada del DP World Tour Championship

La sorprendente tradición de la Armada española en Dubai sigue vigente

Compartir
Álvaro Quirós, ganador de la Final de Dubai en 2011. © Golffile | Denise Cleary
Álvaro Quirós, ganador de la Final de Dubai en 2011. © Golffile | Denise Cleary

Es realmente sorprendente la intensa y valiosa relación que mantiene la Armada española con esta Final del circuito europeo desde que este torneo llegó a Dubai, allá por 2009. Se está jugando la final en el emirato por decimosegunda vez y en este periodo el golf español casi no ha dejado de tener alguna opción de triunfo en el momento de la verdad, una vez disputados los primeros 54 hoyos, hasta el punto que la Armada suma ya tres victorias (Quirós 2011, Rahm 2017 y 2019), como es bien sabido.

Arnaus se mete hasta las cejas en una maravillosa bomba de relojería

Sin ir más lejos, Adri Arnaus va a salir a jugar mañana la última ronda a un solo golpe del liderato y, por tanto, con todas las opciones de llevarse el gato al agua. Pero es que casi cada año el golf español cuenta con alguna posibilidad en la última jornada y, contando ya con Arnaus, han sido hasta nueve jugadores distintos los que han conseguido al menos una vez llegar bien posicionados al asalto final después de las tres primeras rondas y, por tanto, metidos en los últimos partidos del domingo. Hagamos un rápido y reconfortante repaso.

Se aplaza el Hong Kong Open y retrasa el inicio del European Tour

En 2009, la primera edición de la Final del circuito que se disputó en Dubai, las opciones de triunfo en la última ronda no eran demasiadas, aunque existían, puesto que Sergio García salió a seis golpes del líder. Eso sí, no salió el domingo soñado y el castellonense terminaba séptimo.

En 2010 Álvaro Quirós salió el domingo a cuatro golpes del líder, Ian Poulter, y acabó tercero, a un solo golpe del ganador, Robert Karlsson.

En 2011 Álvaro Quirós salió líder el domingo con dos golpes de ventaja e hizo valer su condición para cantar victoria.

Después de un 2012 en el que realmente no hubo serias opciones, en el año 2013 Alejandro Cañizares salía el domingo a cuatro golpes de la cabeza y Miguel Ángel Jiménez salía a cinco, si bien ninguno de los dos pudo apretar en la última ronda.

En el año 2014 Rafa Cabrera Bello salía el domingo como colíder junto a Henrik Stenson, que se llevó el gato al agua en los hoyos finales.

En el año 2016 de nuevo Rafa Cabrera Bello salía en la última ronda a sólodos golpes del líder, pero es que además Nacho Elvira lo hacía a cuatro golpes y Sergio, más lejos, a seis.

En el año 2017 Jon Rahm salía el domingo a un golpe del líder y Sergio a cinco. El vasco terminaría ganando.

En 2018 también hubo múltiples opciones: Adrián Otaegui salió a tres golpes de la cabeza en la última ronda, mientras que Rahm y García salieron a cuatro.

Y en 2019 Jon Rahm salía el domingo como colíder junto al francés Lorenzo Vera y terminaba ganando. Ahora, Arnaus se añade a esta extensa y jugosa lista.

Reed espera acabar con una vieja y mala costumbre

Ya puestos, señalemos también que hasta este año 2020 el líder nunca se había quedado en un acumulado de -11 después de tres rondas, siempre había ido más allá, llegando incluso a un acumulado de -17 después de 54 hoyos en los años 2012 y 2013. El año pasado, sin ir más lejos, Jon salió de colíder a jugar el domingo con un acumulado de -15. Tampoco, por supuesto, se había llegado nunca a una ronda final de infarto como la que vamos a tener mañana, con siete jugadores en un margen de un solo golpe en lo alto de la tabla.

Cómo nos gusta que el Earth course se ponga un poco más exigente…

Como quiera que las opciones de Arnaus son palpables, aunque siempre sea muy complicado ganar un torneo, no queda más remedio que hacer algunas cuentas del valiosísimo botín que podría reunir el catalán. En caso de victoria se auparía al número 65 del mundo, aproximadamente, dejándose por ejemplo a tiro de piedra su entrada en el Masters de Augusta en los primeros dos meses de 2021. Pero es que además, siendo primero o segundo en solitario se metería entre los diez primeros del ranking final europeo del año y aseguraría así una plaza en el Open Championship de 2021. Siendo segundo también aseguraría su regreso al top 100 mundial.

Consulta aquí los resultados en directo