Inicio Grandes Circuitos European Tour Lara desenfunda a mano cambiada

Lara desenfunda a mano cambiada

Compartir

Al paso por el hoyo ocho de su recorrido José Manuel Lara estaba más fuera que dentro del Open de España. Marchaba -1, filtreando con el corte e incapaz de hacer un par…

Ocho hoyos: cuatro bogeys y cuatro birdies. Lo más opuesto posible a la solidez que anhela un golfista.

Anda enfadado, cabizbajo, incluso “nervioso”, reconoce al final de su vuelta. “Salir de los dos primeros hoyos con bogey no ayuda”, explica.

 

Image

Lara saca el puño tras meter el putt de eagle en el hoyo 9

 

Sin embargo, cuando termina su hoyo 18 no sólo está metido en el torneo, sino que es uno de los candidatos a la victoria. Está séptimo con -7.

Si fuera fútbol, habría que preguntarle al entrenador qué le ha dicho a sus chicos en el descanso para que hayan cambiado tanto. Pero aquí no hay entrenador que valga, ni descanso entre el hoyo 9 y el 10, aquí es el golfista, él solito, quien debe encontrar la luz. Y Lara la encontró. Se acordó de Mallorca, donde hace apenas unas semanas ganó un torneo del Circuito Nacional. Pensó: “¿Qué hice allí para ganar?”. Le vino a la cabeza la imagen del putter y dijo: ‘Eureka”. 

A partir del hoyo 10, el valenciano decide cambiar el grip de putt. Estaba usando el tradicional y pasó a hacerlo a mano cambiada. “No tengo muchos problemas para cambiar las manos al patear en mitad de una vuelta porque lo tengo muy cogido. Mis dos últimas victorias han sido con las manos cambiadas, así que decidí hacerlo así a partir del 10”, cuenta.

Mano de santo. Sus segundos nueve hoyos los resuelve con 30 golpes. Hace cuatro birdies y un eagle, éste para terminar en el 9 y salir de la carpa de entrega de tarjetas con una sonrisa de oreja a oreja. Nadie duda cómo va a empezar a patear hoy. Pero si falla, siempre se podrá volver a lo anterior.

Un dato: el jueves hizo 30 putts y el viernes 26.