Inicio Grandes Circuitos European Tour Larrazábal es el rey del turno del terror en Escocia
Se mete en el top ten tras firmar una tarjeta de 64 golpes en la segunda ronda

Larrazábal es el rey del turno del terror en Escocia

Compartir
Pablo Larrazábal, durante la segunda ronda del Scottish Open. (© Golffile | Fran Caffrey)

«Odio jugar con frío y odio jugar con lluvia». Se puede decir más alto, pero no más claro. La frase pertenece a Pablo Larrazábal (-6) y la ha pronunciado este viernes tras marcarse el vueltón del día en el Scottish Open con 64 golpes. Ha sido su venganza particular por lo que tuvo que soportar el jueves, una mañana de perros que, sin duda, perjudicó de manera notable a su turno. Los datos no ofrecen duda. Sólo siete de los 40 primeros clasificados del torneo salieron a jugar el jueves por la mañana y el viernes por la tarde y el rey de todos ellos es Pablo Larrazábal, único con ese horario que se encuentra en el top ten.

Un hierrazo 3 de 230 yardas para saldar alguna que otra cuenta

Lejos quedan ya las dudas que tenía con su swing en la gira británica. En Portugal encontró algo y lo ha ratificado en estos primeros 36 hoyos en el The Renaissance. Nadie sabe lo que ocurrirá sábado y domingo, pero la realidad es que hasta ahora ha desplegado un golf de muchísimos kilates. Ayer sobrevivió a un día muy complicado con una gran vuelta de +1 y hoy ha cazado todas las calles menos dos y todos los greenes a excepción de uno. Un festival. Está pegando con confianza desde el tee, con la bola alta y hacia arriba…

Quizá por este buen juego que está haciendo dolía todavía más el bogey final en el 18. Por el bueno juego, por cómo fue y por las estadísticas de pesadilla que arrastra en este sentido. «No sé qué me pasa en los últimos hoyos de cada vuelta, pero es cuestión de ir encendiendo ya la alarma. No sé si he hecho 24 bogeys en mis últimos 27 hoyos 18… Tengo claro que si quiero ganar el domingo tendré que llegar al hoyo 72 con dos o tres golpes de ventaja porque hay un 94,3 por ciento de posibilidades de hacer bogey», aseguraba tras firmar la tarjeta con una mezcla de guasa y rabia.

Jordi García del Moral ya es matemáticamente jugador del Challenge Tour

Larrazábal siempre se ha defendido en las condiciones difíciles, aunque para el fin de semana pide una tregua del tiempo, algo que no se va a producir. «No tengo problema de jugar al golf con viento, pero no puedo con el frío y la lluvia. Parece que eso es lo que viene mañana así que habrá que afrontarlo como un desafío», explicó. Y añadió: «A mí me encanta jugar en Escocia cuando el tiempo es decente».

Una de las claves de la vuelta ha sido el eagle que ha conseguido en el hoyo 16. Pegaba un gran golpe desde la calle y se aliaba con un bote fantástico en la zona de búnker para dejarla a menos de dos metros del hoyo. Pablo lo reconocía con honestidad. «He tenido suerte y puede que haya sido el mejor golpe que se ha visto por televisión, pero yo me quedo como golpe del día con el putt de par que he metido de dos metros y medio en el hoyo 8 para no hacer bogey», señala. Y es que esa es una de las obsesiones del golfista de Barcelona: cerrar después de mucho tiempo una ronda sin errores. Lo de hoy en el hoyo 18 ha dolido más porque tenía un hierro 9 en las manos.

Jacobo Pastor suma la cuarta victoria española en el Alps

Sea como fuere, Larrazábal se ha colocado perfectamente para el fin de semana. Está en la novena posición, a cinco golpes de la cabeza. También ha sabido aprovechar a conciencia este viernes, con unas condiciones vespertinas mejores de lo que se esperaba, Adri Arnaus (-1). El golfista de Moià ha firmado una gran tarjeta de 66 golpes y ha asegurado el corte, uniéndose al citado Larrazábal, Campillo y Otaegui. Los que se han quedado fuera han sido Quirós, Nacho Elvira y Miguel Ángel Jiménez.

Consulta aquí los resultados en vivo