Inicio Grandes Circuitos European Tour Hay cosas que no se olvidan por más que pasen 23 años…

Hay cosas que no se olvidan por más que pasen 23 años…

Compartir
Nacho Garrido. © Golffile
Nacho Garrido. © Golffile

Nacho Garrido ganó el Trofeo Hassan II en 1996. Lo hizo en este mismo Red Course del Royal Golf Dar Es Salam. Fue su primera gran victoria internacional y se convertía en el segundo español en conquistarlo, siguiendo la estela de Salvador Balbuena (1976). Fue un triunfo de prestigio, aunque por aquellos años el torneo no perteneciera a ningún gran circuito. Jugaban 27 golfistas y algunos eran los mejores del mundo.

La Lalla Meryem Cup viene este año con sorpresa gorda

Han pasado 23 años desde entonces y hay muchas cosas que el transcurrir del tiempo ha ido borrando. “El paso del tiempo y la edad”, matiza con una sonrisa el madrileño. Garrido no consigue poner en pie, al menos a bote pronto, lo que ocurrió durante el torneo, ni ningún golpe concreto, pero sí hay un detalle que tiene grabado a fuego. Jugó la última ronda con Nick Price y Craig Stadler. Casi nada.

Si no es el PGA, que sea el British Open (pero que sea ya)

Price había ganado ya tres Grandes, había sido Número Uno del mundo entre 1994 y 1995 y era el vigente campeón del Trofeo Hassan II. Mientras, Stadler ya había ganado el Masters de Augusta y venía de conquistar el Nissan Open del PGA Tour. Palabras mayores. “Recuerdo que el tercer día también jugué con Price, lo hizo mejor que yo y salió como líder la última jornada. Cuando terminamos de jugar ese tercer día le pregunté si tenía inconveniente en darme algún consejo al acabar el torneo. Me respondió que por supuesto… Sin embargo, admito que después de ganar no me atreví a preguntarle…”, explica.

Cada maestrillo va escribiendo su librillo

Garrido ganó con cuatro vueltas de 69, 68, 72 y 70 golpes. Se llevó el primer premio de 93.000 dólares y la clásica daga dorada del campeón. Ya entonces era un campo muy exigente. “Diría que casi más que ahora. Hoy en día es un recorrido muy largo, así que imaginaros cómo era en 1996, con los materiales de entonces. El campo está igual, a excepción de los greenes. Para mí gusto, se han equivocado en la remodelación. Son excesivos y no hacía falta”, apunta.

Arnaus y Elvira buscan ya en Marruecos el dorsal ‘65’

Garrido era por aquel entonces uno de los pegadores más largos y supo sacar provecho de ello. Curiosamente, 33 años después vuelve a estar en Royal Golf Dar Es Salam, dirigiendo la carrera de otro golfista que revienta la bola desde el tee. Hablamos de Adri Arnaus. El catalán se estrena en este recorrido, así que a buen seguro que la experiencia de Nacho le resultará de gran ayuda para afrontar uno de los mayores retos del año de tee a green en el European Tour

3 COMENTARIOS

    • ¡¡¡¡Ciertooooooo!!!! Hay que volver a la Escuela y dejar de sumar con los dedos!! Muchas gracias!!!

Comments are closed.