Inicio Grandes Circuitos European Tour Otaegui no va primero pero sí lleva el ritmo de los líderes

Otaegui no va primero pero sí lleva el ritmo de los líderes

Compartir
Adrián Otaegui. © Golffile | Anthony Powter
Adrián Otaegui. © Golffile | Anthony Powter

Un jugador como Gonzalo Fernández Castaño, que ayer entregó una tarjeta de 67 golpes y se marchó al hotel con una sonrisa de oreja a oreja, con la satisfacción de haber sacado una muy buena vuelta adelante, hoy va a salir al Renaissance Club de East Lothian con la presión de no tener ni siquiera asegurado el corte… Son las consecuencias del festival de birdies que se sigue viviendo en el Scottish Open. La dinámica es la misma que ayer. Birdie, birdie y birdie. Un par es paso atrás. Un bogey es volver a la casilla de salida. Y un doble bogey es una losa que hay que levantar con sangre, sudor y lágrimas. No hay viento, no hay defensa. Un corderito.

Así las cosas, completada la jornada de mañana, el liderato se ha ido a -14. Y no, no es el iluminado de turno al que le ha salido todo, ni el tipo que las ha metido desde cada rincón de Escocia. Hay nada menos que tres líderes empatados: Lee Slattery, Erik Van Rooyen y Bernd Wiesberger. Los dos primeros han encadenado dos rondas de 64 golpes y el tercero ha hecho el que de momento es el estropicio del día, con un tarjetón de 61. Hay jugadores que hoy han hecho tres bajo par y han perdido posiciones, caso de Thomas Pieters.

Una pequeña perorata acerca de la ‘masacre’ en Escocia

Con este panorama, no queda otra que pisar a fondo el pedal del acelerador y confiar en tener una buena semana de putt. Sólo cuentan los birdies y las vueltas muy bajas. En este sentido, Adrián Otaegui (-11) ha respondido de maravilla al desafío. No ha vuelto a mirar atrás después de la espectacular remontada de ayer, cuando empezó con tres sobre par en dos hoyos y acabó con cuatro bajo par. Hoy ha entregado una grandísima tarjeta de 64 golpes, con cinco birdies y un eagle. Su parcial en los últimos 34 hoyos es de catorce bajo par. Es decir, más allá del tropiezo inicial, Adrián marcha en Renaissance al ritmo que marcan los líderes.

De momento, y a la espera de que el viento pueda aparecer en algún momento, es una semana para hacer cosas excepcionales. Así ha sido la vuelta de Otaegui. De hecho, es la cuarta mejor ronda de su carrera en el European Tour y la más baja en casi tres años, exactamente desde que hizo 63 golpes el segundo día del Turkish Airlines de 2016. Este resultado le ha permitido colocarse provisionalmente en la quinta posición. Veremos si al final del día se aguanta en el top ten. Todo apunta a que sí, pero no hay ninguna póliza que lo asegure.

ÁLBUM: Las mejores fotos de la primera jornada del Scottish Open

Junto a Otaegui, Rafa Cabrera Bello (-9) también se ha garantizado estar en la pelea el fin de semana. El canario ha hecho 67 golpes, una buena vuelta que le ha llevado a la décima posición. Apenas ha ganado ocho puestos. Eso sí, ha conseguido levantar un doble bogey, algo que esta semana es una trampa mortal. Del mismo modo, Jorge Campillo (-5) debería pasar el corte. En principio parece que podría ser precisamente ese -5, aunque obviamente dependerá de las condiciones. Ahora mismo, con la mañana terminada ya es -4. Y subiendo…

Aquí a todos les cuesta seguir el ritmo, incluso a Rory McIlroy (-8). El norirlandés ha vuelto a hacer 67 golpes y se puede decir que está en la pomada, aunque el liderato lo tiene ya a seis impactos. Empatado con él está Matt Wallace, mientras que Matt Kuchar (-9) se ha quedado algo parado hoy con 70 golpes, al igual que Edoardo Molinari (-10) con 69. Matthew Fitzpatrick (-10) sí ha hecho una buena maniobra con 65 golpes. También está arriba Ian Poulter (-10). Quien sí se va a quedar fuera del corte, salvo que empiece a soplar mucho el viento es Rickie Fowler (-4), que hoy firmó 67 golpes.

VÍDEO: Hoyo en uno de Immelman en el Scottish Open

La cruz de la mañana en cuanto a los nuestros ha sido para Álvaro Quirós (-1). El de Guadiaro se queda fuera del corte tras jugar sobre par. Su ritmo de birdies no ha sido malo, pero ha cometido muchos bogeys. No es fácil mantener la paciencia a raya cuando el nivel de exigencia de acierto es tan alto.

Consulta aquí los resultados en vivo