Inicio Grandes Circuitos European Tour Otaegui se queda a un pasito de su cuarto triunfo en el...
El norirlandés Jonathan Caldwell gana el Scandinavian Mixed

Otaegui se queda a un pasito de su cuarto triunfo en el circuito europeo

Compartir
Jonathan Caldwell posa con el trofeo de ganador del Scandinavian Mixed. © Golffile | Claudio Scaccini
Jonathan Caldwell posa con el trofeo de ganador del Scandinavian Mixed. © Golffile | Claudio Scaccini

Hoyo 18 del domingo. O bien, hoyo 72 del torneo, el Scandinavian Mixed. Por un lado, el norirlandés Jonathan Caldwell (-17) juega su segundo tiro a green desde el rough, a la derecha de la calle, y con un ángulo que desde luego no es el mejor para atacar esa bandera, pero pega un tirazo y se deja prácticamente dado un birdie que, en efecto, termina convirtiendo. Por otro lado, Adrián Otaegui (-16), que viene unos partidos por detrás y que ya sabe que un birdie le convertiría en ganador del torneo, juega el segundo tiro desde el lado más favorable de la calle, el izquierdo, después de haber empalado un salidón desde el tee; tiene unos 70 metros a la bandera, pero la bola se le va un poco larga y terminará haciendo tres putts y bogey, tras jugarse un primer putt valiente y agresivo, pasarse más de un metro y errar el de vuelta…

Caldwell pega el golpe de su vida para ganar el Scandinavian Mixed

Así es este juego. Nada que no sepamos, aunque no deje de conmover. El caso es que Caldwell se ha anotado su primera victoria en el circuito europeo a los 37 años de edad. Y quién sabe si a partir de ahora no vienen sus mejores días como profesional, porque hasta la fecha nunca había tenido los derechos de juego completos en este circuito (ni siquiera ha jugado cincuenta torneos todavía en el European Tour). Antes de llegar a ese hoyo 72, digámoslo todo, Caldwell había sido probablemente el mejor sobre el campo (tarjeta de 64 golpes, la mejor del día), con un parcial de ocho menos por los primeros catorce hoyos. Digamos también que Otaegui no le iba muy a la zaga, sólido, seguro, confiado y, vaya paradoja, enchufando todos y cada uno de los pequeños compromisos que siempre se le quedan a uno bailando a lo largo de una vuelta, esos putts que van desde el metro corto al metro y medio de distancia… Justo iba a errar el que como mínimo le permitía salir a jugar un desempate en busca de su cuarto triunfo en el circuito europeo.

Jon Rahm sale del aislamiento tras dos pruebas negativas

No es el vasco un tipo dado a los grandes aspavientos. Ni en el triunfo ni en la derrota. Así que a él no íbamos a verlo tirándose de los pelos tras el error. Mucho menos después de haber cerrado una sobresaliente ronda final, volviendo a demostrar que es un jugador capaz de mostrar su mejor versión cuando la presión aprieta. El premio de consolación tampoco parece poca cosa: para empezar, el español deja absolutamente encarrilado su ejercicio 2021, en el que le estaba costando meterse arriba (después de este segundo puesto va a rondar el top 50 en la Race to Dubai); además, también se va a meter en el top 150 del mundo y encadena ya cuatro años consecutivos en los que al menos firma un segundo puesto.

Jiménez resiste en cabeza el ataque de Fred Couples

En esta cita novedosa, con hombres y mujeres compitiendo por la misma bolsa de premios, la inglesa Alice Hewson (-15) ha mantenido ahí arriba el pabellón de las chicas (tercer puesto final en solitario) e, incluso, ha flirteado en varios momentos de la vuelta con la posibilidad de meterse hasta las cejas en la pelea por el título. Sólo ha sido ella, es cierto, pues su compañera en el penúltimo partido, la sueca Caroline Hedwall (-8), perdía pie muy pronto, con tres bogeys en los primeros cuatro hoyos, y además sólo encontramos a la alemana Olivia Cowan (-10) en el top ten del torneo, al margen de la propia Hewson.

Tiempo habrá para analizar la resaca del peculiar e interesante evento. Como novedad y producto de marketing parece que no hay duda alguna en los tiempos que corren: éxito arrollador. Si hablamos de competición pura y dura, lo cierto es que se hace difícil asimilar que las mujeres jueguen por el mismo premio en un campo casi novecientos metros más corto, esa es la verdad. A la larga, ni siquiera beneficia a las chicas que todos (organizadores, profesionales de golf, periodistas, aficionados…) las tratemos esta semana con tantísima condescendencia, actitud más bien casposa y que, si de verdad hacemos examen de conciencia, expele un tufo machista que echa para atrás.

Consulta aquí los resultados del Scandinavian Mixed