Inicio Grandes Circuitos European Tour Pavan cae con honor y las botas puestas
El italiano se retira lesionado en Abu Dhabi pero antes deja una vuelta épica

Pavan cae con honor y las botas puestas

Compartir
Andrea Pavan, en el hoyo 8 de Abu Dhabi este viernes por la mañana. © Ten Golf

Andrea Pavan falló su enésimo golpe de salida en el hoyo 18. Otro gancho a la izquierda. Otra bola muy corta. Otra vez en problemas. Otro suplicio enorme. Su tiro acabó engullido por el diente de león. Como si de una maquinación perversa se tratara, en esa misma planta quedó enterrada su bola apenas dos horas antes tras pegar la salida del 10. Ésta la pudo sacar y acabó firmando un buen bogey que bien habría podido ser par de no mediar una cruel corbata. En el 18, sin embargo, no pudo con ella. Lo intentó una vez, la bola se hundió aún más y sacó la bandera blanca. «Levantála», le dijo Molina, su fiel escudero argentino. Quería terminar con el calvario de su jefe. Y Pavan levantó su bola y se retiró. Ahí acabó su extraordinaria lucha por sacar adelante la jornada a pesar de unas dolorosas molestias en la muñeca izquierda por las que tuvo que ser atendido en el hoyo 13.

Andrea Pavan, en el momento de su retirada oficial en la calle del hoyo 18 de Abu Dhabi. © Ten Golf

Pavan ha caído en Abu Dhabi, pero lo ha hecho con las botas puestas y todo el honor del mundo. Hace quince días que sufre esas molestias en su muñeca izquierda. Se hizo unas pruebas y se le detectó líquido. El dolor estaba ahí, pero más o menos le permitía practicar y por eso se vino a la Gira del Desierto. El estado de la articulación empeoró de manera notable el lunes y desde entonces ha tenido un intenso debate interno sobre si debía jugar o retirarse. El italiano se dio una oportunidad. Pensaba que más o menos, jugando una bola al fade, sin forzar demasiado la máquina, podría sobrevivir.

La línea del corte, en el PAR, un hermoso y razonable objetivo

Su vuelta ha sido un homenaje a los gladiadores. Ha estado muy cerca de rubricar una actuación épica. Todo empezó ayer. En el hoyo 1 salió con una madera 3 bastante corta, pero en calle. Su segundo golpe acabó a diez metros de la bandera y metió el putt. Bingo. En el hoyo 2 pegó otra madera de las que prefieres no ver. Directa a la izquierda, a la calle del hoyo 8. Su segundo golpe terminó en el rough de la izquierda, ya de vuelta en el hoyo 2, y el tercero se fue largo de green, también el rough. Lo siguiente que hizo fue meter el approach. Cero golpes sanos y dos bajo par en el día.

En el hoyo 3 pegó un globo de salida, pero cazó el green y firmó el par con dos putts. En el hoyo 4, nueva genialidad. Su golpes desde el tee en este par 3 acabó en el búnker de la izquierda, a unos 40 metros de la bandera, que estaba a la derecha. La metió. Aquello estaba siendo antológico… Tres bajo en cuatro hoyos… Remató esta faena inicial mágica con un approach y putt delicadísimos en el hoyo 5 para salvar el par. Increíble.

Jacquelin y Gagli miraban muy atentos, entre divertidos y sorprendidos…

El sufrimiento ha seguido hoy. Reanudó la vuelta en el hoyo 8. Su primer golpe del día acabó unos 30 metros a la derecha del objetivo, casi en la calle del hoyo 2. Su siguiente tiro fue al rough y el tercero se le quedó en una posición imposible, con los pies dentro del búnker, con mucho talud, y la bola en el rough. Su putt de par lamió el borde… A partir de aquí, todo ganchos desde el tee. Estaba tratando de protegerse la muñeca y no podía pegarle. La salida del 9 terminó en el agua, muy corta. La del 10 se fue al citado diente de león, a unos 60 metros a la izquierda de la calle. La salida del 11, otra vez a la izquierda, a unos 180 metros… Cinco bogeys consecutivos para empezar y mucho dolor en su mano izquierda. El hoyo 12 es un par 3 y sacó un buen par y en el 13 fue atendido por el fisio. Jugó el hoyo de libro. Birdie. Buen par al 14 y otro birdie al 15 tras un tirazo que dejó a dos palmos del hoyo. Parecía que la intervención médica había sido mano de santo, pero sólo fue un espejismo.

Así quedó su segunda bola desde el tee en el hoyo 16. © Ten Golf

En el hoyo 16 volvió a fallar la salida por la izquierda y tuvo que tirar bola provisional. La primera se perdió dentro de un arbusto gigante y la segunda se quedó fatal tras una moña de hierba. Sacó un buen doble bogey. Volvió a fallar por la izquierda en el 17, aunque se quedó en calle, muy lejos eso sí del green y en el 18 ocurrió lo que les hemos contado al principio. Se cerraba el ciclo con ese diente de león, pero antes del doble bogey del 16 llevaba una asombrosa vuelta de par, seguramente los 15 hoyos al par más increíbles que se vayan a ver en mucho tiempo en el European Tour. Honor para Pavan. Y suerte con esa lesión. A ver si puede estar en Dubai…

Consulta aquí los resultados en vivo

1 COMENTARIO

  1. Andrea Pavan es un crak. El mejor partido de golf que he visto en mi vida fue jugando él. Ademas tuve la suerte de asistir a una clase magistral que dio en mi club despues de una conferencia. Sin duda tiene un gran futuro en este bello deporte

Comments are closed.