Inicio Grandes Circuitos European Tour ¿Es esta cita en Wentworth la mejor de su historia?

¿Es esta cita en Wentworth la mejor de su historia?

Compartir
Rory McIlroy y Jon Rahm. © Golffile | David Lloyd
Rory McIlroy y Jon Rahm. © Golffile | David Lloyd

El BMW PGA Championship, torneo insignia del European Tour y perteneciente a las Rolex Series, que se disputa esta semana en su escenario habitual, Wentworth, va a lucir una de las mejores nóminas de su historia. Este torneo ha sido uno de los grandes beneficiados del cambio general del calendario y, más concretamente, de su propio traslado de mayo a septiembre, ya que de este modo ha podido reunir a algunos jugadores norteamericanos (Patrick Reed y Tony Finau, por ejemplo), así como a otros europeos que compaginan los dos grandes circuitos, pero con base en Estados Unidos (Rory McIlroy, Jon Rahm, Justin Rose o Paul Casey, sin ir más lejos).

El cambio de fecha de Wentworth se lleva por delante a Adri Arnaus

La puntuación que alcanza cada torneo según el ranking mundial es el modo más justo de calibrar su talla. En este sentido, el BMW de este año suma 416 puntos y, para hacernos una idea del salto de calidad, basta con señalar que el año pasado esta misma cita se quedaba en 283 puntos. Y es que esta semana marca la diferencia la presencia, entre otros, de tres top ten mundiales (McIlroy, Rose y Rahm) y de seis top 15 (añadimos a los anteriores a Molinari, Finau y Casey).

El European Tour estrena un ‘chivato’ contra el juego lento en Wentworth

Según este baremo, no obstante, el BMW de 2019 es el tercero mejor de la historia, por detrás de las ediciones de 2011 y 2012. Y la explicación es bastante sencilla. En 2011 se vieron las caras en Wentworth, entre otros, seis de los siete primeros del ranking mundial de entonces, incluyendo los tres primeros, que en aquellos momentos eran Lee Westwood, Luke Donald y Martin Kaymer (los otros tres eran McDowell, McIlroy y Schwartzel, y además estaba Casey, entonces número 9 del mundo). Y en 2012, de nuevo, se juntaron los tres primeros del mundo, que en aquellos momentos eran McIlroy, Donald y Westwood. Fueron tiempos en los que los europeos dominaban con mano firme el top ten mundial.

Es un buen momento para recordar a grandes trazos cómo se mide la talla de un torneo, según el ranking mundial, que establece el llamado ‘Strength of Field’ (SOF) para cada uno. Existe un baremo fundamental para determinar el SOF, que es el llamado Word Rating y que tiene que ver con el número de jugadores participantes entre los 200 primeros del mundo:

El número 1 del mundo concede 45 puntos.

El 2, 37 puntos.

El 3, 32 puntos.

El 4, 27 puntos.

El 5, 24 puntos.

El 6, 21 puntos.

El 7, 20 puntos.

El 8, 19 puntos.

El 9, 18 puntos.

El 10, 17 puntos…

De este modo, se van puntuando las posiciones hasta llegar a los jugadores que van del puesto 101 al 200 del mundo, que suman un punto cada uno.

Como bien puede verse, el hecho de tener a los tres primeros del mundo en el field, como ocurrió en Wentworth en 2011 y 2012, ya aporta la estimable cifra de 114 puntos.

El otro baremo que utiliza el ranking mundial para cuadrar el SOF, algo menos determinante, pero también de valor, es el llamado Home Tour Rating, que consiste en lo siguiente: en los torneos de cada circuito también se valora el hecho de tener en el field a jugadores del top 30 del ranking particular de ese circuito del año anterior. Un ejemplo: si en un torneo del European Tour está en el field el número 1 de la Race to Dubai del final del ejercicio anterior, se suman 8 puntos. Siete el segundo, seis el tercero, cinco el cuarto…