Inicio Grandes Circuitos European Tour Serial: Jeff, la ficha del casino y el murmullo de Belfry

Serial: Jeff, la ficha del casino y el murmullo de Belfry

Compartir
Gonzalo Fernández Castaño posa con el trofeo de ganador del British Masters.

«El putt tenía algo menos de dos metros. Tensito. Hoyo 18 de The Belfry. Todo o nada. Tenía que meter para salir al desempate. Si fallaba terminaba tercero. Me coloqué, apunté y Jeff Paul, mi caddie, con el que apenas llevaba tres semanas, me hizo quitarme. Murmullo generalizado del público británico. Ahora la regla ha cambiado y ya no se puede, pero antes tu caddie sí te podía alinear y yo tenía por aquel entonces más de uno y dos problemas con el asunto. Me volví a poner por segunda vez, Jeff chequeó mi línea y me volvió a decir que me quitara… Se pueden imaginar. Los murmullos ya eran un festival. Me puse por tercera vez, Jeff dio el visto y bueno y la metí. Definitivamente, Jeff fue una parte importante en aquella victoria».

Serial: La Blackberry, el hierro 2 y los calcetines del jueves (Pablo Larrazábal)

Quien habla a Ten Golf es Gonzalo Fernández Castaño y su relato se sitúa en el 28 de septiembre de 2008. Domingo. Última jornada del British Masters. El madrileño lograba su cuarta victoria tras derrotar en el tercer hoyo de playoff a Lee Westwood. «Creo que está claro con quién iba el público inglés aquella tarde», recuerda.

Serial: En las pesadillas de Karlsson siempre aparece ‘el Pisha’ (Miguel Ángel Jiménez)

Gonzalo salió a jugar la última jornada en el partido estelar con Westwood y Michael Campbell, un fiero competidor que puede presumir de haber derrotado a Tiger Woods en un cara a cara por ganar un US Open. Sin embargo, aquel día, pese a salir con tres golpes de ventaja sobre Gonzalo, no pudo con el buen golf del madrileño y alguna que otra estrategia extra más o menos oculta… «Recuerdo que yo utilizaba para marcar una ficha de casino, no sé si era auténtica o una imitación. Lo que sí me di cuenta es que a Campbell le ponía de los nervios porque era muy grande. Al percatarme de ello fui a la bolsa, rebusqué en mis cosas y encontré una moneda aún más grande que la ficha del casino y empecé a usarla. Hala, uno menos en la contienda», recuerda con su habitual sentido del humor. Sea como fuere, Campbell hizo aquel día cinco golpes más que Gonzalo y se quedó a dos golpes del desempate.

Serial: Y de pronto un «yes» atronador desveló a España de madrugada… (Sergio García)

Una vez en el playoff, el español sobrevivió con su garra habitual. Westwood pegó tres drives de libro, a la parte izquierda de la calle y muy largo, con el ángulo perfecto. Tenía de segundo un hierro 7, mientras que Gonzalo pegaba madera 5 y hierro 3. Aún así, salvó dos buenos pares. «En el tercer intento recuerdo que Westwood falló por la izquierda. Cuando pasé junto a su bola camino del green, vi que estaba en el rough, algo hundida y pensé que con el par era muy posible ganar… Y así fue», recuerda.

Serial: Ni Rory, ni KJ, ni Trevor, aquí quien manda es Miguel (Miguel Ángel Jiménez)

Un buen número de los españoles que estaban en el torneo lo esperaron en el green del 18 para felicitarlo. La fiesta, aquella noche, acabó en la habitación de Alejandro Cañizares. Pero no piensen mal. «Eran tiempos en los que para tener Internet en la habitación del hotel había que pagar. Yo tenía que cambiar los billetes del avión para la siguiente semana, tocaba el Dunhill Links, y Cañi me dijo que él ya había pagado, así que hice el cambio desde la suya», recuerda. Historias más o menos domésticas que se esconden detrás de una grandísima victoria. Sólo basta mirar el top ten, con dos campeones de Major (Schwartzel y Oosthuizen) y un Número Uno (Lee Westwood). Casi nada.

Serial: El triunfo de un tiburón en mitad del caos (Gonzalo Fernández Castaño)

Así lo contamos en Ten Golf en 2008:

– La lección que nos dejó Gonzalo en su batalla en The Belfry, por Raúl Quirós

– Directo de la última jornada (falta el último hoyo que ya lo hemos contado en el texto del presente artículo)