Inicio Grandes Circuitos European Tour Un sábado insuficiente y de los que escuecen…

Un sábado insuficiente y de los que escuecen…

Compartir
Gonzalo Fernández. © Golffile | Phil Inglis
Gonzalo Fernández. © Golffile | Phil Inglis

Un bogey inesperado fallando el segundo tiro tras una gran salida (Gonzalo Fernández Castaño, en el 15), un huevo frito inoportuno (Pablo Larrazábal en el 17), varios putts cortos fallados (Adrián Otaegui en los hoyos 12, 14, 16 y 18), una gran disparo y la bola que tocaba el mástil, alejando dos o tres metros la opción de birdie (Gonzalo, en el 18), otro putt de un metro fallado (Larrazábal, en el 18)… En fin, un cúmulo de pequeñas desgracias, errores puntuales y fatalidad que han limitado seriamente las opciones de victoria del grupo nutrido de españoles que salía hoy al asalto y que todavía buscará dar la campanada el domingo en Qatar: Gonzalo Fernández Castaño (-11), Pablo Larrazábal (-11), Adrián Otaegui (-10) y Álvaro Quirós (-10), que van a salir a cinco y seis golpes de los líderes, los ingleses Oliver Fisher (-16) y Eddie Pepperell (-16).

Oliver Fisher, en la tercera jornada del Commercial Bank Qatar Masters. © Golffile | Phil Inglis

El primero, Fisher, venía jugando bien y terminaba con cuatro birdies consecutivos, pateando de lujo. En realidad, haciéndolo todo, o casi todo, de lujo. El segundo, Pepperell, dominaba con ese golf fresco y chisposo por la primera mitad del recorrido y encima, después, se aliaba con todos los ángeles del cielo cuando erraba: una bola que se iba en el 10 vaya usted a saber dónde (ganchazo con madera desde la calle) y que tocaba una de las barritas que sostienen las cuerdas (no tienen más de centímetro y medio de grosor) para quedarse inmaculada, muy bien puesta; un bogey de locura que sacaba en el 12, embocando desde fuera una bola que salía suelta y después de dos errores consecutivos alredededor del green, cuando aquello olía a triple bogey que apestaba; otro rebote milagroso y favorable en la gran piedra del 16… Detalles decisivos. El golf. La vida.

VÍDEO | Probablemente uno de los diez mejores bogeys de la historia

Pablo Larrazábal en el Commercial Bank Qatar Masters. © Golffile | Phil Inglis
Pablo Larrazábal en el Commercial Bank Qatar Masters. © Golffile | Phil Inglis

El último tercio del Doha Golf Club ha marcado la diferencia negativa para la Armada. Hasta ese punto, todos los nuestros estaban metidos en harina. Por eso quizá duele más el frenazo generalizado. Comenzando por Fernández Castaño, que traía un gran ritmo, tres menos por los primeros nueve, e incluyendo a Quirós, que no terminaba de encontrar el modo de hacer birdies, pero que se resistía a descolgarse y del que se podía esperar un gran final (de hecho, ha sido el único de los cuatro que hacía el birdie en el par 5 del 18). Incluyendo también, por supuesto, a Otaegui, que enchufaba la primera en el hoyo 10 después de firmar nueve pares y dejarse por el camino infinidad de ocasiones desde media distancia, y a Larrazábal, vivo y despierto, siempre respondón, durante buena parte de la ronda.

Álvaro Quirós durante la tercera jornada en Qatar. © Golffile | Phil Inglis
Álvaro Quirós durante la tercera jornada en Qatar. © Golffile | Phil Inglis

VÍDEO | Los mejores golpes de Adrián Otaegui en la segunda ronda de Qatar

Una jornada atravesada y traicionera que rompía al final siempre hacia el lado malo. Se trataba de llegar al menos hasta el -13 en esos hoyos finales que tradicionalmente dan muchos birdies (del 16 al 18), pero ninguno anduvo inspirado. En ese tramo Fisher sacaba un parcial de -3, Pepperell de -2, Sean Crocker, el joven estadounidense que está tercero a dos golpes de los líderes, de -2, Pavan y Kinhult de -3, Horsey de -2… Todos ellos, y algunos más, preceden a los españoles en la clasificación y va a ser cuestión de pensar que el día bueno será el domingo, que es el que de verdad importa.

CRÓNICA | Otaegui, líder en Qatar, le coge el gusto a las alturas

Especialmente cruel ha sido la jornada con Otaegui. El líder en solitario al inicio del día no ha tenido el día más inspirado en los greenes, pero su juego estaba siendo ordenado y su paciencia volvía a mostrarse a prueba de bomba. Firmaba tres putts y un bogey desde cinco metros en el 12, allá donde Pepperell chocaba puño con San Judas Tadeo, el santo de los imposibles, pero a continuación se sacaba de la manga un tirazo en el 13, par 3, para regresar con birdie. Estaba bien metido en faena, dispuesto y plenamente concentrado… La vuelta final de 73, honestamente, no le hace justicia.

El domingo se avecinan tormentas y el último partido sale a las 6:30 de la mañana

Mañana, en jornada adelantada y en grupos de tres  saliendo por los dos tees por culpa de las malas previsiones meteorológicas (se avecinan tormentas y el último partido sale a las 6:30 de la mañana, horario peninsular español), toca sacar la corneta desde el hoyo 1. Puede ocurrir que Gonzalo, Pablo, Adrián o Álvaro sean capaces, al menos uno de ellos, de dejar en la casa club una tarjeta baja (veremos cuánto sopla el viento) y haya que aguardar acontecimientos. Hace unas horas, qué duda cabe, había muchas más probabilidades de un triunfo español, el primero del año en el circuito europeo, porque las opciones eran numerosas y variadas, pero todavía no se puede descartar una épica y profunda galopada final.

Consulte aquí los resultados en directo

Luces y sombras en el Doha Golf Club de Qatar