Inicio Grandes Circuitos European Tour Sólo un huracán llamado Broberg deja en segundo plano el recital de...
El de Manilva firma 10 birdies en una ronda espectacular

Sólo un huracán llamado Broberg deja en segundo plano el recital de Cañi

Compartir

Sólo el recital del sueco Kristoffer Broberg (-23), con una asombrosa ronda de 61 golpes con la que igualó el registro más bajo de la historia tras 54 hoyos en el European Tour (que ostentan Howell y Els), impedirá al español Alejandro Cañizares (-14), en la tercera posición, salir este domingo al Bernardus Golf de Cromvoirt con serias opciones de pelear por la victoria en el Dutch Open, un torneo en el que se está viendo un golf de altísimo nivel.

Después de seis años en un discreto segundo plano (marcado también por las lesiones), tras la que hasta la fecha sigue siendo su primera y única victoria en el circuito (en el BMW Masters de 2015), Broberg ha recuperado el juego que le llevó a ganar cuatro torneos en una misma temporada del Challenge Tour o a firmar rondas sensacionales, cerca de los 60 golpes, como la de esta tarde. Una exhibición en toda regla basada, principalmente, en su extraordinario acierto en la lectura de los greenes.

El sueco las ha metido de todos los colores hasta llegar al 18 con posibilidades de jugar por debajo de 60 golpes. Sólo un error desde el tee, mandando su bola muy a la izquierda, a un búnker que minutos antes había frenado a Cañizares, le ha terminado impidiendo firmar una tarjeta histórica tras hacer 10 birdies y un eagle, con un único bogey en el día, segundo que comete en todo lo que llevamos de torneo. Salvo auténtica catástrofe, mañana levantará su segundo trofeo en el circuito, ya que tiene ocho golpes de ventaja sobre el segundo clasificado.

Un triunfo por el que difícilmente podrá pelear Alejandro pese a jugar este sábado en Países Bajos un golf de muchos quilates. Sobreponiéndose a lo campeón a cada error. Respondiendo con birdies y más birdies a cada bogey. Hay que destacar especialmente dos golpes espectaculares que ha pegado desde el búnker de calle, en los hoyos 15 y 16. Sencillamente, magistrales. Hasta ser capaz de llegar al último tee del día empatado en la segunda posición de la clasificación, junto al joven danés Marcus Helligkilde (-15), como el mejor de los ‘mortales’.

Pero ni siquiera su triple error en el 18, mandando primero la bola muy a la izquierda a un búnker, de ahí al agua en su intento de hacer muchos metros hacia la calle, y después al búnker de green, enturbió una ronda extraordinaria de 67 golpes, con nada menos que 10 birdies y una impresionante serie de seis seguidos entre en 12 y el 17, con algunas recuperaciones desde la arena absolutamente asombrosas. Incluso, acabó salvando un muy buen bogey en el hoyo 18 desde el búnker.

Con la lucha por el trofeo imposible salvo milagro, el objetivo de Cañizares para mañana será pelear por un segundo puesto con el que daría un paso definitivo para asegurarse la tarjeta del European Tour y mejorar su categoría respecto al año pasado. Matthias Smchmid (-14) y Richard Mansell (-14) serán, además de Helligkilde y junto a un siempre peligroso Thomas Detry (-13), sus principales rivales por el subcampeonato en un Dutch Open que está haciendo afición.

Cuartero Blanco y Tarrio, lejos de la cabeza

Los otros dos españoles que lograron superar el corte, Emilio Cuartero Blanco (-4) y Santiago Tarrio (-2), no han logrado sacarle partido a este ‘moving day’ en Países Bajos y se encuentran en la zona media de la clasificación del torneo, del puesto 50 hacia abajo. Mañana tendrán una nueva oportunidad de escalar posiciones para llevarse un botín mayor del torneo y mejorar su situación en la Race to Dubai.

Consulta aquí los resultados en directo