Inicio Grandes Circuitos European Tour Fleetwood toma el Nedbank al abordaje, como a él le gusta

Fleetwood toma el Nedbank al abordaje, como a él le gusta

Compartir
Tommy Fleetwood posa con el trofeo de ganador del Nedbank Golf Challenge. © Twitter European Tour
Tommy Fleetwood posa con el trofeo de ganador del Nedbank Golf Challenge. © Twitter European Tour

Hace doce meses fue Lee Westwood: firmaba un 64 el domingo en el Gary Player Country Club de Sun City para llevarse el Nedbank Golf Challenge, birlándole entonces la cartera a Sergio García y a Louis Oosthuizen. Un año después ha sido otro inglés, Tommy Fleetwood (-12), quien ha entregado un 65 para ganar, protagonizando una remontada aún más espectacular que aquella, atada y rematada en un desempate ante Marcus Kinhult, al que doblegaba en el primer hoyo.

Habrá cinco españoles en la Final de la Race to Dubai

Toda una épica remontada.  Al fin y al cabo, Westwood salía en su día a tres golpes de la cabeza y él lo hacía hoy a seis. Y además, es lo que haces, pero también cómo lo haces: Fleetwood cerraba una ronda de dibujos animados, con cuatro birdies y tres eagles en la tarjeta. Y qué eagles. El primero, en el hoyo 9, enchufando un chipecito cuesta abajo; y los otros dos, en los hoyos 10 y 14, después de pegar sendos sopapos desde la calle, plenos de determinación y acierto, uno con hierro y otro con madera. Por no hablar de la recuperación que sacaba adelante en el primer hoyo de desempate ante Kinhult, un globo de fantasía que ni siquiera el azar (el primer bote de la bola se produjo fuera del green, en el rough) tuvo la osadía de arruinar. Una demostración de calidad y de confianza en uno mismo.

Así se reparte la bolsa de premios del Nedbank Golf Challenge

Como se ve, no era Tommy el único que venía apretando la soga al partido estelar, en el que primero, muy pronto, flaqueaba Lombard, luego Detry y finalmente el mismísimo Oosthuizen, que iban a acabar firmando pobres tarjetas de 77, 74 y 75 golpes, respectivamente. No es un campo donde lo ideal sea marchar con urgencias, o creyendo ver fantasmas de camino a cada tee. Y a ellos se les iban apareciendo en cada recodo desde el primer tercio de la vuelta, tal y como iban las cosas en los partidos de delante. Porque además no eran sólo Fleetwood y Kinhult los que tocaban a rebato desde el pitido inicial (ambos sumaban muy pronto sus tres primeros birdies): también Bernd Wiesberger (-8) parecía dispuesto a finiquitar la Race to Dubai con un triunfo en tierras sudafricanas. A falta de cuatro hoyos el austriaco estaba colocado perfectamente en la lucha, a un solo golpe de la cabeza, poniendo legítimamente en peligro la emoción de la Final de la próxima semana. Qué manera de patear. Y qué calidad la suya en los tiros que van de los noventa a los ciento y pico metros de distancia. Sin embargo, cuando menos se esperaba, iba a terminar con dos bogeys y un doble bogey que veremos a ver si no le cuestan el número 1 del ranking dentro de una semana.

VÍDEO: Lo mejor de la espectacular vuelta de Fleetwood para ganar en Sudáfrica

El austriaco de rostro gélido lo tiene mejor que nadie, porque a pesar de su desgraciado final de vuelta ha hecho un excelente acopio de puntos con el tercer puesto final, pero con la cantidad de puntos que se van a repartir en Dubai (hay 12.000 en juego y el ganador se llevará en torno a 2.000), todavía va a tener que aplicarse para defender la posición ante algunos ‘bichos’ de la talla de Fleetwood o Jon Rahm

¿Qué tiene que ocurrir para que Rahm aún tenga opciones de ganar la Race?

A Fleetwood le van los domingos afrodisiacos, de tarjetas tumultuosas, explosivos y desparramados. Le gusta coger a la presa desprevenida, cuando apenas le queda margen de maniobra, aunque es cierto que llevaba casi dos años (desde que ganó en Abu Dhabi a principios de 2018) sin cantar victoria. Allí, en tierras del emirato, plantaba un parcial de seis menos por los últimos nueve hoyos del domingo y un 65 final para ganar; y allí, un año antes, en 2017, cerraba otro parcial semejante de cinco menos por los últimos nueve para ahogar las opciones de sus rivales. También en Francia, en 2017, entregaba un 66 el domingo para alzarse con el triunfo. Atesora cinco victorias en el circuito europeo y, cuando gana, no suele andarse por las ramas. Hay un dato que habla por sí solo: su media de golpes en la jornada del domingo de sus cuatro últimos triunfos es de 65,75, números normalmente insufribles para el resto. Toma los torneos al abordaje, literalmente.

Rafa y el enorme valor de la resiliencia

Los jugadores de la Armada española que andaban más arriba y con opciones de ponerle un bonito lazo a la semana, han sufrido en general un final de jornada desolador. Cada uno a su nivel y en su momento. Nacho Elvira (-3), por ejemplo, todavía venía luchando en los últimos hoyos por entrar en la Final de Dubai, armando de nuevo una vuelta y un resultado más que convincente, pegando buenos tiros y hasta disfrutando del espectáculo que a su lado, en el mismo partido, brindaba Fleetwood, pero terminaba con un triple bogey en el 18. Álvaro Quirós (+1), que también se jugaba un puesto en Dubai, se había situado en la zona caliente, a las puertas del objetivo, con un parcial de dos menos por los primeros ocho hoyos, pero su juego cogido con pinzas terminaba estallándole en la cara, así que iba a finalizar con un terrible parcial de +7 por sus últimos diez hoyos. Junto al de Guadiaro, compartiendo asimismo partido, Rafa Cabrera Bello (-2) cerraba la ronda con bogeys en los hoyos 17 y 18. Con bogey en el 18 remataba también Jorge Campillo (-3). Adri Arnaus (+2) era la única excepción a este negro destino, pues terminaba por el hoyo 9 con tres birdies en sus últimos cuatro hoyos y una tarjeta de 71 golpes, mientras que Pablo Larrazábal (+6) se marchaba con un 74, sin haber podido ganarle la partida al campo ninguno de los cuatro días.

Consulta aquí los resultados del Nedbank Golf Challenge