Inicio Grandes Circuitos European Tour Una pequeña perorata acerca de la ‘masacre’ de hoy en Escocia

Una pequeña perorata acerca de la ‘masacre’ de hoy en Escocia

Compartir
Rafa Cabrera Bello durante la primera jornada en Escocia. © Golffile | Thos Caffrey
Rafa Cabrera Bello durante la primera jornada en Escocia. © Golffile | Thos Caffrey

La semana pasada, en Irlanda, la primera jornada del torneo, sin apenas viento, también nos dejó muy buenos resultados, pero nada en comparación con lo que ha ocurrido hoy en la primera vuelta del Open de Escocia. El The Renaissance Club ha sido masacrado. En Irlanda, el Lahinch Golf Club tampoco recibió la ayuda del viento aquel día, pero se defendió mucho mejor. Allí, el jueves, la media de golpes fue de 69,85 en un par 70, esto es, una media de -0,15. Hoy, en Escocia, la media ha sido de 68,81 en un par 71, o lo que es lo mismo, una media de -2,19 por jugador.

Gonzalo acepta sin inmutarse un ritmo de vértigo en Escocia

Allá, en Irlanda (insistimos, el jueves, con muy poco o nada de viento) se sumaron 510 birdies, por los casi setecientos (695) de hoy en Escocia. Y lo que es aún más reseñable: allá, en Irlanda, se sumaron aquel día 446 bogeys o peor resultado, por los 356 de hoy en Escocia. Los dos campos se estrenaban en el European Tour, pero es una evidencia que el Old Course del Lahinch Golf Club estuvo mucho más a la altura de las circunstancias.

Íñigo Urquizu: Un links moderno con una parte final bastante interesante

Es sabido que el viento es la principal defensa de los links, pero frente a todos estos grandísimos jugadores el espectáculo global seguramente agradecería un pelín más de resistencia del campo en las jornadas de calma chicha. Más que nada, para que el putter no cobre aún mayor relevancia de la que ya tiene en este deporte. En todo caso, no deja de ser una cuestión opinable, como casi todas, no nos engañemos…

Scottish Open: horarios y dónde ver en directo por televisión

Dicho lo cual, no queda más remedio que ir al grano del día, no sin antes hacernos una pregunta dirigida al mismo corazón de la autocrítica: ¿habría elaborado el arriba firmante semejante perorata de haber tenido a dos, tres o cuatro jugadores españoles situados en lo alto de la tabla, después de haber firmado algunas de las abundantes tarjetas de 63 y 64 golpes que se han dado? El arriba firmante, pudoroso él, se lo va  pensar…

Hoyo en uno de Immelman en el Scottish Open

Lo dicho: vayamos al grano y digamos:

Que tenemos a cuatro líderes en -8, tras entregar fastuosas tarjetas de 63 golpes: Romain Wattel, Matt Kuchar, Edoardo Molinari y Nino Bertasio.

Que a un solo golpe se ha agolpado un pelotón de siete jugadores en -7.

Que en ningún caso debe menospreciarse la soberbia actuación de estos jugadores, faltaría más.

Que los -6 se han quedado fuera del top ten.

Que los mejores españoles son Gonzalo Fernández Castaño (-5) y Rafa Cabrera Bello (-5).

Que Adrián Otaegui (-4) ha remontado una vuelta que había comenzado con bogey y doble bogey.

Que el corte podría irse mañana hasta el -4 tranquilamente si no sopla el viento, y ya veremos si hasta -5.

Y que, visto lo visto, Jorge Campillo (-2) y Álvaro Quirós (-2) no se habrán ido muy satisfechos al hotel con su 69 en la mochila.

Consulta aquí los resultados en directo