Inicio Grandes Circuitos European Tour Tres reivindicaciones de ley y una vuelta de par de manual
Pablo Larrazábal saca el manual de Valderrama y encuentra petróleo con una ronda de par

Tres reivindicaciones de ley y una vuelta de par de manual

Compartir
Pablo Larrazábal, durante la primera ronda del Estrella Damm Andalucía Masters. (© Golffile | Oisín Keniry)

Hoyo 5 del Real Club Valderrama. Pablo Larrazábal tiene una buena opción de birdie. Serán cinco o seis metros. Viene de hacer tres putts en el hoyo 4 y aún anda escocido. «Por una vez en mi carrera que cazo el green de dos, no saco el birdie…», se lamenta. Se toma su tiempo en el 5. Lo mira por un lado, por el otro y decide por dónde y cómo lo va a tirar. Antes de ejecutar, como siempre en estas praderas de Sotogrande, consulta a su caddie, Raúl Quirós. Como para no hacerlo. Sería un lujo que no se puede permitir. Nadie en todo el Estrella Damm Andalucía Masters conoce mejor estos greenes. Alguno le podría empatar, pero ni por asomo le ganan.

Podcast: Por mucho viento que sople, la culpa es del indio…

Raúl también se toma su tiempo estudiando el putt, algo menos ya que conoce el terreno como la palma de su mano. No duda. Le dice que lo tiene que tirar exactamente al contrario de como lo había visto Pablo. Chitón. Aquí manda Raúl. Lo ha tirado así y lo ha metido. Primer birdie de la semana. Made in Quirós. «Vive ahí abajo y conoce el campo como yo El Prat. Te quita golpes de la bola. Para mí es un hándicap positivo. Esta semana Raúl es un caddie que cuesta mucho dinero», afirma el golfista español poco después de firmar una excelente tarjeta de par.

Cómo empaquetar siete intensos años de vida y no dar tu brazo a torcer

El valor de Raúl Quirós como caddie es la primera reivindicación de Pablo. La segunda tiene que ver con el diseño y preparación del Real Club Valderrama. «A ver si me escucha quien me tiene que escuchar… Esto es golf y no un campo donde sólo valen los birdies y tienes que hacer seis-ocho cada día para estar arriba», asegura Pablo. De momento, con la vuelta acabada sólo hay tres jugadores bajo y la cifra no va a aumentar demasiado conforme pasen las horas. A la siempre exigente preparación de Valderrama hay que unir la ventolera de Levante que ha irrumpido en el torneo desde las once de la mañana. Modo US Open. Qué cosa más divertida.

Las primeras 24 horas en la burbuja del European Tour en Valderrama

Larrazábal admite que no le ha pegado mucho mejor a la bola que en los torneos de la gira británica, pero ha sacado el Plan B, el manual para manejarse en Valderrama. «No estoy cómodo, pero he sabido jugar este campo. No se trata de pegar bolas a las nubes para que boten en badera y dejarte opción de birdie. Aquí hay que pegar hierros 6 ó 7 bajos, a unos seis metros de altura, a centro de green y patear a unos cinco o seis metros. Si lo metes, fenomenal, y si no, par y al siguiente hoyo», explica el jugador de Barcelona. Con su vuelta de par, de momento, sólo tiene a tres jugadores por delante: Jorge Campillo, Guido Migliozzi y Connor Syme. Todos han terminado con dos bajo par.

Hay por aquí un chico al que se le puede echar a pelear con DeChambeau… (VÍDEO)

La última reivindicación tiene que ver con el color de su atuendo. Hace ya varias semanas que Larrazábal decidió vestir de negro los jueves en el European Tour como recuerdo a las víctimas que está dejando la pandemia de coronavirus en el mundo y, especialmente, en España, y como apoyo al movimiento en defensa de la igualdad real entre blancos y negros en pleno auge en Estados Unidos tras los incidentes recientes con la policía.

Consulta aquí los resultados en vivo