Inicio Grandes Circuitos PGA Tour Esta vez Stewart Cink no le tiene que pedir perdón a nadie...
Stewart Cink gana el Safeway Open 4.074 días después su último triunfo

Esta vez Stewart Cink no le tiene que pedir perdón a nadie por ganar

Compartir
Stewart Cink y su hijo Reagan posan con el trofeo de campeón del Safeway Open.

Stewart Cink, 47 años, ha conquistado el Safeway Open del PGA Tour once años después de su última victoria. Lo ha conseguido al imponerse con dos golpes de ventaja sobre Harry Higgs en el recorrido Norte del Silverado Resort. Al triunfo no le falta un perejil. Es de lo más americano que uno puede encontrar en el mercado. Es una historia vibrante, muy emotiva, de familia, de superación, miedos… Un guión de película que, por supuesto, acaba con la izada de la bandera y comiendo perdices.

La última victoria de Cink también fue de película, aunque en aquella ocasión casi tuvo que pedir perdón por ganar. Fue en el Open Championship de Turnberry en 2009. Tom Watson contaba entonces con 59 años y tenía un putt de par de unos dos metros para lograr una de las hazañas más increíbles de la historia del deporte. Lo falló y Stewart Cink se llevó el triunfo unos minutos después en el desempate. Fue su primer y único Grande, aunque aquella semana siempre será recordada como la de Tom Watson.

El triunfo de Cink en el Safeway Open, el séptimo de su carrera en el PGA Tour, ha sido un asunto de familia, un ingrediente que nunca debe faltar en una peli americana de las de manual, de las que buscan emocionar. El domingo arrancó con una charla entre Lisa y Stewart. Su mujer lo agarró del pecho antes de dejarlo marchar para el campo a disputar la última ronda y le dijo mirándole fijamente a los ojos: «¿Sabes lo bueno que eres?». A lo que su marido le respondió: «estoy muy emocionado y muero de miedo». Entonces, Lisa le recordó que no tenía que demostrar nada a nadie, que todos lo quieren, que no había expectativas de nada con él. «Sabemos de lo que eres capaz y tú también los sabes, así que sal a jugar y pasa un buen rato con Reagan«.

Reagan es su hijo. Su caddie esta semana. Un ingrediente más para la historia. Es la cuarta vez que le lleva la bolsa en su vida. «Creo que no ha jugado una ronda competitiva de golf desde su segundo año en la Universidad, pero hoy me ha ayudado mucho. Me quedo con una frase que me ha dicho en el hoyo 2. Tu golf está bien, tu swing está bien, tu drive está bien, estás cogiendo calles, greenes, pateando bien… No te preocupes por nada de eso y simplemente céntrate en los intangibles. Fue un gran consejo. Fundamental», recordaba Cink apoyado en el barril de campeón del Safeway Open.

Ayer fue también el cumpleaños del otro hijo de los Cink, Connor, más madera para el horno de la motivación. Parecía todo escrito para su triunfo, pero lo cierto es que después tuvo que jugar muy bien al golf y derrotar a un correoso Higgs, un golfista que tenía cuatro años cuando Cink ganó por primera vez en el PGA Tour. Collin Morikawa, por ejemplo, ni siquiera había nacido.

Cink tomó el liderato del torneo con un chip fabuloso de birdie en el hoyo 11, aunque el momento crucial del torneo fue en los hoyos 15 y 16. Después de fallar una buena opción de birdie de unos cinco metros en el 14, Stewart se encontró de bruces con Lisa y, simplemente, le dijo que era muy feliz por poder estar viviendo ese momento junto a su hijo y con ella tan cerca. «En ese momento recordé que hace cinco años Lisa superó un cáncer de mama y que no ha vuelto a aparecer. Eso es lo realmente importante. Me debo considerar un afortunado», explicó más tarde.

Cink hizo birdie en el 15 y en el 16 y cogió cuatro golpes de ventaja sobre Higgs. El torneo estaba casi sentenciado, pero faltaba un último giro de guión. Por supuesto. Cometió bogey en el 17 y Higgs logró un eagle increíble en el 16. Salió al 18 con un golpe de ventaja. Aún había que rematar la faena. Y lo hizo de cine. «Es la vez que mejor he jugado ese hoyo 18 en toda mi carrera», explicó. Pegó un gran drive de salida, de dos al fondo de green y dos golpes más, relativamente sencillos, para hacer un birdie final y terminar con 4.074 días de sequía. «Claro que pensé que nunca más iba a ganar un torneo», reconoció después. Ahora tendrá la tarjeta del PGA Tour asegurada hasta los 50 años.

The end.

Consulta aquí los resultados finales

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here