Inicio Grandes Circuitos PGA Tour Justin Thomas pone el picante en el primer campo público de Tiger...
Se inauguró el Payne's Valley Golf Club con un partido Ryder Cup

Justin Thomas pone el picante en el primer campo público de Tiger Woods

Compartir
Justin Thomas bromea con Rory McIlroy ante la mirada de Tiger Woods.

La semana no podía estar mejor escogida. Si el COVID-19 nunca hubiera llegado a nuestras vidas, ahora mismo el mundo del golf y del deporte tendría el foco puesto sobre Whistling Straits. Este viernes debía comenzar la Ryder Cup. Sin embargo, ya saben todo lo que ha pasado y el torneo se ha aplazado hasta el próximo año. Así, viendo que el Pisuerga pasa por Valladolid, Tiger Woods decidió que este martes podía ser un buen día para inaugurar su primer diseño de un campo cien por cien público. Citó para la ocasión a sus buenos amigos Justin Rose, Rory McIlroy y Justin Thomas y montó una Ryder Cup de bolsillo. Una gran idea.

Jugaron 18 hoyos en el flamante Payne’s Valley Golf Club, quinto recorrido que se ubica en el impresionante complejo Big Cedar Lodge, en las montañas Ozark, Missouri. El formato de juego fue pura Ryder Cup: seis hoyos fourball, seis hoyos foursome y seis individuales. Obviamente en los doce primeros se enfrentaron Tiger y Thomas contra Rose y McIlroy y en los seis últimos fueron Thomas contra McIlroy y Rose frente a Tiger. Ganaron los americanos. El bonito duelo contó con la presencia de lujo de Jack Nicklaus y Gary Player, que jugaron un hoyo 19, un par 3 en isla donde ambos consiguieron poner la bola en green. Tienen 80 y 84 años.

Más allá de los resultados, lo más interesante del partido, que fue emitido por Golf Channel, fueron los comentarios que se fueron haciendo durante la vuelta. Empezaron con algunos intercambios muy técnicos sobre la flexión de los palos en el backswing, el efecto de los nuevos híbridos de McIlroy o el putt de Tiger Woods, aspecto algunos que ni los más avezados en casa, seguramente, alcanzaban a comprender.

La pimienta del asunto la puso Justin Thomas con sus comentarios. Justin Rose, que anduvo bastante errático toda la jornada, falló un golpe por mucho y Thomas apuntó: «eso se ha desviado unas 150 yardas de la línea». No es el clásico comentario que se encaje de manera agradable tras un error, pero Thomas lo hizo con la guasa necesario y provocó las carcajadas de Rose.

Después, en el momento decisivo del partido, McIlroy falló un putt corto que ni tocó hoyo y Thomas apuntó: «cómo odio que pasen estas cosas». Acto seguido él metió el suyo para ganar y comentó: «estaba convencido de que el karma me iba a hacer fallar ese putt…». Más risas. Más guasa. Poco que ver esas caras con las de la semana pasada en Winged Foot.