Inicio Grandes Circuitos PGA Tour Lo que más impresiona a Rahm de DeChambeau no es precisamente la...
El de Barrika analiza la transformación de Bryson DeChambeau en la previa del Travelers

Lo que más impresiona a Rahm de DeChambeau no es precisamente la distancia…

Compartir
Jon Rahm, en la comparecencia ante los medios en el Travelers.

No hay día en el PGA Tour que no se hable de Bryson DeChambeau. Es lógico. Su método es diferente, revolucionario y, además, está dando resultados, por lo que es normal querer conocer la opinión de sus compañeros al respecto. A Jon Rahm, que atendía hoy a los medios en la previa del Travelers Championship, no le ha pillado de sorpresa la pregunta. “Me podía imaginar que estoy iba a ocurrir…”, dijo con ironía antes de contestar.

Rahm, en uno de los partidos destacados del Travelers con cobertura total de televisión

El golfista de Barrika le da mucho valor a lo que está haciendo Bryson DeChambeau. “Lo que ha hecho no es una casualidad. Ha puesto una increíble cantidad de trabajo durante muchos meses. Ganó mucho peso, mucha fuerza y ​​mucha velocidad. Pero creo que lo más impresionante es que hemos jugado dos campos de golf hasta ahora que no son, digamos, amistosos para los grandes pegadores, y él ha jugado un golf increíble en ambos. Demuestra que hasta ahora tiene bajo control esa pegada y puede usarla cuando la necesite. ¿Por qué no? Si yo pudiera tener una bola de 190 millas por hora de velocidad y ser preciso, la usaría. Todos tratamos de hacerlo. Bryson se merece toda la distancia que ha ganado por el trabajo que ha puesto. Se merece más crédito que críticas porque trabajó muy duro para llegar a eso y ser preciso con esa distancia. Es impresionante”.

Sobre todo se está hablando de las distancias que DeChambeau está pegando desde el tee, con mucho drives por encima de las 350 yardas. El mismo Rory McIlroy alucinó cuando jugó con él, aunque a Rahm lo que más le impresiona no es lo largo que va. “Para quien no lo sepa, Bryson están en torno a las 200 millas por hora desde Albany el año pasado. Lo vimos allí. Lleva ganando peso y músculo desde hace quizá diez meses. No sé cuando comenzó, pero no ha sido algo de dos meses. Ahora está ajustando. Lo que para mí es más sorprendente es que tardó dos meses en estudiar todo esto, hacer los números y saber si podría hacerlo siendo preciso.

Travelers Championship: horarios y dónde ver en directo por televisión

Le veo pegar en el campo de prácticas y tira cinco, seis, siete drives y todos tienen el mismo vuelo y acaban en el mismo sitio. Con cualquier distancia que hagas con el drive eso es muy bueno, pero con la suya es impresionante. Todavía no he jugado con él, así que no lo he visto en persona, pero ciertamente es impresionante”, asegura.

La gran duda que genera a Jon el método DeChambeau

La única duda de Jon tiene que ver con el físico y las posibles lesiones en el futuro. “No sabemos cómo va a reaccionar su cuerpo a esto. Es mucho peso lo que ha puesto en su esqueleto. Ya veremos si aparece algún problema. Ojalá que no, ojalá se pueda mantener sano y jugando buen golf. Lo importante es saber cuánto podrá aguantar su cuerpo sin lesiones. No sabemos cómo va a resistir su estructura a velocidades tan locas”, asegura.

Ni siquiera McIlroy da crédito a la pegada de DeChambeau

En cuanto a si DeChambeau va a marcar un antes y un después en el golf, Jon no lo sabe con seguridad, pero desde luego no lo descarta. “Podría influir en los más jóvenes, aunque como dijo Jack Nicklaus, el golf es no es un juego de potencia, sino de precisión. Es así de simple. Si puedes ser poderoso y preciso, oye, eso es una habilidad, cierto. Es una habilidad que desarrolló Bryson. Es una habilidad que él ha trabajado y todos pueden hacerlo, yendo al gimnasio y haciéndose más fuerte. No es que solo él ha nacido con esto, es algo que se puede trabajar y eliges trabajarlo o no. Creo que será una inspiración. Cuando Tiger Woods llegó al Tour era el más largo, junto a John Daly, y por ellos tienes la generación actual, con jugadores con una velocidad de bola de media de 180 millas. Bryson y Cameron Champ han sido los dos primeros en llegar a los 190 y tal vez la próxima generación va a estar en esas cifras. Es la evolución. La gente es cada vez más inteligente, los ingenieros se vuelven más creativos y encuentran formas de hacer que el golf no digo que sea más fácil, pero sí un poco diferente. Y así va a seguir evolucionando”, remarca.

La clave para neutralizar la distancia es el diseño de campos

En este sentido, ante las críticas de que los campos se están quedando pequeños y de que habría que cambiar la bola, Rahm tiene su propia teoría y recurre para explicarla a un campo de golf muy nuestro. “Para todas las personas que dicen que se necesita cambiar la bola por la distancia… Yo me llevaría a Bryson DeChambeau a Valderrama y verás cómo ​​todo ese poder se neutraliza, todo ese poder se va al garete y no puede usarlo. Llévalo a Le Golf Nacional en Francia. No hay espacio para pegar drives como él está haciendo. Hay manera de combatir la distancia y no es haciendo campos más largos o cambiando la bola porque eso solo ayudará a los pegadores más largos. Se trata de hacer campos de golf más estrechos y más técnicos, donde en lugar de pegar el driver tengas que usar hierro desde el tee y así no podrás pegar 350 yardas. La forma de neutralizar esto es con el diseño de los campos”, sentencia.

Podcast: ¿Qué se puede esperar ahora de Simpson y Sergio?