Inicio Grandes Circuitos PGA Tour Los doce días claves para saber en qué punto está Tiger Woods...
Tratamos de dar una respuesta a una de las preguntas del millón del golf mundial

Los doce días claves para saber en qué punto está Tiger Woods realmente

Compartir
Tiger Woods, durante la última jornada del PNC Championship.
Tiger Woods, durante la última jornada del PNC Championship.

La pregunta del millón después del Hero World Challenge y del PNC Championship no tiene respuesta. Se puede especular, aventurar, adivinar o soñar, pero la realidad es que nadie puede asegurar a día de hoy que Tiger Woods ganará de nuevo un torneo del PGA Tour o un Grande antes de colgar los palos. Ojo, ni eso, ni tampoco se puede asegurar lo contrario: que Tiger Woods no volverá a ganar un torneo del PGA Tour o un Grande. Simplemente, no se puede asegurar porque nadie lo sabe. Ni el propio Tiger Woods.

Partiendo de esta premisa, sí podemos avanzar en el análisis para llegar a algunas conclusiones más o menos claras. La primera y más importante es que Tiger, una vez superada la complicada operación de tobillo a la que se sometió tras retirarse del Masters de Augusta el pasado mes de abril, está en unas condiciones infinitamente mejores que hace justo un año tras el PNC Championship de 2022. La gran clave no es lo que vimos en el Hero World Challenge o en el PNC Championship, golpes más o menos buenos, putts mejor o peor tirados, aprochitos más o menos finos, sacadas de búnker más o menos brillantes, drives más o menos largos… No, lo más importante es lo que sucedió entre los dos torneos, desde el domingo que acabó la competición en Bahamas hasta el sábado que empezó en Florida. Doce días.

Lo dice Tiger: «Lo más alentador de todo tras Bahamas es que al día siguiente de jugar pude entrenar. Hemos entrenado todos los días desde el Hero y hemos podido recuperar bien para poder entrenar de nuevo al día siguiente. El tobillo ya no es problema porque está fusionado, pero hay otras cosas que por la compensación me duelen bastante, pero mientras pueda entrenar, estamos bien». Agárrense porque vienen curvas. Si esto es así, nadie se puede atrever a poner en duda que Tiger Woods va a estar otra vez con opciones de ganar un torneo y un Grande.

De hecho, el propio golfista de Cypress está convencido hoy lunes de que puede volver a ganar. Está convencido porque ha visto que puede entrenar. No tanto como le gustaría, por supuesto, pero sí lo suficiente como para ser competitivo. El problema es que nadie sabe, ni los médicos ni el propio Woods, lo que puede deparar su cuerpo en los próximos meses. Esto sí que sería ejercer de adivino. ¿Aguantará la tralla de entrenamiento a la que le quiere someter? ¿O acabarán saliendo goteras aquí y allá y se verá obligado a ir parando cada equis tiempo? Esta es la duda. El año pasado no estaba en condiciones de ser competitivo porque no podía entrenar. Las recuperaciones después de jugar una ronda eran lentas y muy dolorosas. Tenía que parar días entre sesión y sesión. Pero ahora el horizonte es distinto. Le duelen muchas cosas porque se encuentra en la enésima reinvención de su swing, su cuerpo se está adaptando a pegar a la bola de otra manera distinta. Y esto va a ser el gran legado que Tiger deje al deporte: la gigantesca capacidad de sacrificio y sufrimiento para reponerse frente a las adversidades y seguir compitiendo.

Woods no tiene dudas a día de hoy. «Si soy capaz de entrenar y prepararme como yo sé que me puedo preparar para competir, sé que puedo volver a ganar. Tengo los golpes. Tengo la distancia. Es sólo cuestión de prepararse y hacer suficientes repeticiones. Trabajar lo suficiente, estar bien físicamente y tener la capacidad de resistencia para hacer todo eso. Sé que puedo hacerlo. El reto es conseguirlo durante 72 hoyos». La conclusión más importante después del Hero y del PNC es que Tiger sabe que puede ser competitivo tal y como tiene su cuerpo ahora mismo, por mucho que haya cambiado con la fusión del tobillo. Ahora lo más crucial es conocer si su cuerpo aguantará lo suficiente.

Sólo la esperanza de que pueda ser así, supone una de las noticias más importantes del golf mundial mirando a 2024.