Inicio Grandes Circuitos PGA Tour Jon Rahm aún llegó a entreabrir la puerta de un milagro en...
El de Barrika acaba en la quinta posición tras una gran ronda final

Jon Rahm aún llegó a entreabrir la puerta de un milagro en Riviera

Compartir
Jon Rahm.

Jon Rahm (-7) ha cerrado su participación en el Genesis Invitational con una espléndida vuelta de 66 golpes que le ha colocado en una más que notable quinta posición. En fin, el de Barrika ha disputado cuatro torneos en 2021 y atesora ya tres top ten, sendos séptimos puestos en el Sentry y el Farmers y esta quinta posición en Los Ángeles, siendo un más que aceptable decimotercer puesto en Phoenix su actuación menos vistosa. Es verdad que aún se le resiste ese primer triunfo del año, pero sería conveniente no acostumbrarse tampoco a tal retahíla de excelentes resultados, por más que Jon haga top ten como churros y se sitúe casi cada domingo con opciones reales de victoria.

Así fue el espectacular inicio de Jon Rahm en la ronda final del Genesis (VÍDEO)

Hay un detalle, además, que debe tenerse en cuenta: una vez se confirmó el fichaje de Jon por Callaway en el inicio del año, parecía lógico pensar que iba a necesitar un razonable proceso de adaptación al nuevo material, pero hoy ya se puede afirmar que el español ha pasado (o está pasando) con nota esta prueba, que siempre es delicada y puñetera.

El vasco estaba prácticamente fuera de juego de la lucha por la victoria en Riviera, saliendo en esta cuarta vuelta a siete golpes de la cabeza y con diecisiete jugadores por delante. Su única y remota oportunidad pasaba por el cumplimiento de dos requisitos: que él fuese capaz de firmar algo así como la mejor tarjeta del día, yéndose a un 63 o similar, y que además nadie en los últimos partidos tuviera un gran día. Pues bien, un arranque apoteósico por el primer tercio del mítico recorrido californiano, con un parcial de cuatro menos en este tramo, entreabría las expectativas. De nuevo, Jon Rahm sacando conejos de la chistera. Y aún podía haber sido  mejor el arranque, porque el delicioso globito que hacía en el hoyo 1, par 5, desde el primer corte de rough, a unos metros de la bandera, mereció incluso el eagle…

Tiger, sobre si jugará en el Masters: «Dios, eso espero…»

El freno, cruel e imprevisto, dado lo bien que estaba jugando el español, llegaba en el hoyo 8. Un bogey después de fallar la calle que casi dictaba sentencia respecto a sus opciones de victoria, pues hoy Jon no tenía margen de error, mucho menos cuando el segundo requisito tampoco se estaba cumpliendo al dedillo. Es cierto que Dustin Johnson (-6) o Matthew Fitzpatrick (-7) no tenían su día, pero otros como Max Homa (-12), Tony Finau (-12), Cameron Smith (-9) o el mismo Sam Burns (-11) por los primeros nueve, líder al inicio del día, venían anotando con cierta soltura, minimizando así los esfuerzos del español.

¿Por qué tantos ilustres han caído en ‘acto de servicio’ en Riviera?

La siguiente parada del vasco no se hará esperar, pues es la semana que viene y en todo un campeonato del mundo (WGC at the Concession). Visto lo visto es imposible no ponerse a valorar si Jon Rahm será capaz de poner fin a la maldición del golf español en estos torneos WGC, donde aún no se ha cantado victoria en 22 años de historia, los que han pasado desde que este prestigioso formato de torneo cristalizara en 1999. El juego de Jon está listo para la machada; si acaso le falte terminar de pulir el acierto y la confianza en los greenes, aunque este fin de semana ya se le ha visto mucho más entonado en los tapetes diabólicos de Riviera.

Consulta aquí los resultados en vivo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here