Inicio Grandes Circuitos PGA Tour Rahm tarda más de cinco horas en despertar de la pesadilla en...

Rahm tarda más de cinco horas en despertar de la pesadilla en East Lake

Compartir
Jon Rahm se desespera en el green del hoyo 12 durante su segunda ronda en Atlanta. (© Golffile | Ken Murray)

Jon Rahm (-4) ha perdido posiciones en el Tour Championship tras entregar una tarjeta de 72 golpes en la segunda ronda. El golfista de Barrika ha vivido una auténtica pesadilla en los greenes. Literalmente no ha metido ni un putt. Bueno, para ser exactos, sólo ha metido uno, el último, en el hoyo 18, de poco más de dos metros. El resto del día, nada.

Por eso decimos que tardó más de cinco horas en despertar de la pesadilla, exactamente lo que duró su ronda con la suspensión de algo más de una hora que se produjo en el recorrido de East Lake, Atlanta, por tormenta eléctrica. Fue en el 18 donde firmó su único birdie. Evitó así firmar su única ronda sin birdies en 2019 y la primera desde el 6 de agosto del año pasado, en la tercera jornada del entonces llamado WGC Bridgestone Invitational.

La broma de Dustin Johnson a Koepka a cuenta de su posado

Las condiciones de juego hoy en Atlanta han sido algo más complicadas y, además, Jon no ha conseguido estar tan fino de tee a green como el jueves. Ha cogido seis calles, tres menos que ayer, y doce greenes, también tres menos que ayer. Sin embargo, la clave de su día áspero e incómodo ha estado fundamentalmente en los greenes.

Aunque es cierto que no ha logrado dejarlas tan cerca como ayer, por ejemplo, no ha tenido ningún putt de birdie más próximo al de dos metros que se generó en el hoyo 18, sí que ha gozado de hasta ocho putts de entre tres y cinco metros y no ha sido capaz de convertir ninguno. Especialmente cruento ha sido el asunto en los primeros nueve hoyos, donde Rahm dejaba escapar hasta cinco oportunidades desde esta distancia.

Koepka posa desnudo y pasa de los ‘haters’

La vuelta de Jon ha sido un auténtico suplicio con el putter y se le ha visto verdaderamente desesperado. Como hacía mucho tiempo. Por otro lado, es lógico, ya que veía que se le estaba escapando entre los dedos la posibilidad de ganar la FedEx Cup. La puntilla de la vuelta, después de nueve pares consecutivos y un bogey en el hoyo 10, llegaba en el 16, con un doloroso doble bogey tras fallar la salida de por la izquierda y no poder sacarla del rough al primer intento.

En cualquier caso, Jon ha sabido resetear, mantener la calma y aprovechar el hoyo 18 para quitarse algo de lastre. No es lo mismo marcharse a la cama con un birdie que sin él. No es el bálsamo de Fierabrás, pero al menos ayuda a hacer un poco mejor la digestión.

Jon cumple con su parte y se mete en la lucha hasta las cejas

Los resultados, como decimos, no han sido bajos, lo que ha ayudado a Jon a no perder de vista de manera definitiva la cabeza. Eso sí, está lejos. El liderato, en poder de Brooks Koepka (-13), ha quedado a nueve golpes, por lo que necesitará un fin de semana de órdago para ganar la FedEx. Hoy ha sido un paso atrás. Empezó a seis golpes del liderato, ayer se colocó a cuatro y hoy se ha ido a nueve. No se puede hablar de misión imposible estando Jon de por medio, pero desde luego se le ha puesto muy complicado.

Consulta aquí los resultados en vivo