Inicio Grandes Circuitos PGA Tour Sergio García no parece todavía dispuesto a bajarse de la nube…
El golfista de Borriol entrega una tarjeta de 64 golpes y se mete arriba en la clasificación

Sergio García no parece todavía dispuesto a bajarse de la nube…

Compartir
Sergio García, durante la segunda ronda en el Shriners Hospitals for Children Open. (© Golffile | Ken Murray)

Sergio García (-12) mantiene y aumenta sus opciones de victoria en el Shriners Hospitals For Children de Las Vegas después de firmar un resultado de 64 golpes y quedarse a sólo dos golpes de un nutrido grupo de colíderes con un acumulado de -14, a saber: Martin Laird, Patrick Cantlay, Brian Harman, Austin Cook y Peter Malnati. Así que ya puede darse por hecho que el español se ha vuelto a dar una apetitosa oportunidad de luchar por el triunfo en las dos últimas rondas. De momento, no parece muy por la labor de bajarse de la nube a la que se subía la pasada semana en tierras de Mississippi, del mismo modo que Bryson DeChambeau (-13) a quien sólo le hacen falta dos o tres momentos de inspiración en una vuelta para disparar su registro.

Espectacular eagle de Sergio desde cien metros en Las Vegas

El juego de Sergio, con los lógicos y hasta razonables altibajos que suelen darse en una ronda de golf, circula por los mismos (o parecidos) raíles de la semana pasada. Sigue pegando con soltura desde el tee y, de tanto en tanto, sigue haciendo cosas especiales. Hoy, sin ir más lejos, embocaba desde la calle en el hoyo 6, pegando un wedge a 102 metros de la bandera, precisamente cuando la vuelta se le había atascado un poco. Poco después, en el par 5 del 9, por donde finalizaba su recorrido, a punto estaba también de enchufar un chipecito para eagle…

Del mismo modo que hace unas semanas le costaba a Sergio una barbaridad ganar la partida al campo con cierta claridad o suficiencia, ahora está ocurriendo lo contrario. Tiene mucho que ver en ello, por supuesto, la confianza que ha ganado en los greenes, valioso aceite que mantiene engrasados los engranajes del resto de la maquinaria. Y el caso es que hoy ni siquiera ha necesitado el de Borriol embocar ningún putt de birdie de más de tres metros para irse al hotel con semejante tarjetón. Quién lo diría, pero así son las cosas, porque si hoy le da a Sergio por enchufar algún putt largo (metió unos de par de unos cinco metros), estaríamos hablando sin lugar a dudas de una vuelta en torno a los 62 golpes que lo habría llevado hasta el mismísimo liderato. Insistamos, de todos modos: no se puede poner ninguna objeción al desempeño del español en los greenes. Ni en los greenes, ni en ningún otro aspecto, porque hoy además ha recuperado con tino y temple cuando le ha tocado hacerlo. 

Un desgraciado accidente nos deja sin Olazábal en el Campeonato de España

¿Será posible que Sergio encadene por primera vez en su carrera dos victorias consecutivas en el PGA Tour? En Europa ya lo ha hecho y, visto lo visto, no queda más remedio que señalar que sí parece posible. Eso sí, está asegurada una auténtica pelea de gallos, en la que es obligatorio destacar a Patrick Cantlay, que se está empleando como un martillo de demolición, fabricando opciones de birdie una detrás de otra, como churros. O A DeChambeau. El californiano ha dejado claro en las dos primeras rondas que cuando anda inspirado se le cae de un bolsillo un 62; y cuando no lo anda tanto, se le cae del otro un 67… Hoy, como quiera que los birdies se resistían, Bryson abría la veda del eagle y recogía dos después de pegar sendos zambombazos de unas 370 yardas desde el tee en los hoyos 7 y 16. Recursos tiene el muchacho, vaya si tiene.

Sergio explica el porqué de los otros dos cambios que pasaron más inadvertidos

En cuanto a Rafa Cabrera Bello (-5, hoy vuelta de 69), no se puede decir haya hecho mal las cosas, pero por desgracia las dos vueltas de 68 y 69 golpes que ha firmado no han sido suficientes para pasar un corte que se ha ido hasta un abultado resultado de -7. Al canario se le habían complicado la cosas (hace mucho, es cierto, que Rafa no cierra una ronda sin sobresaltos) en el arranque de la vuelta, pues pasaba con un parcial de +2 por el primer tercio del recorrido, pero reaccionaba a lo grande con birdies en los hoyos 7, 8 y 9, una vez más enchufando algunos puritos de consideración. Pero se están haciendo muchos birdies en un TPC Summerlin incapaz de taponar las vías de agua, digámoslo sí, y la remontada de Rafa necesitaba un mayor empuje. Después de una nueva tacada de birdies (hoyos 15 y 16), Rafa se iba al agua en el 17, par 3, y se complicaba demasiado las cosas… Todavía no ha alcanzado ese estado en el que todo parece salir con mayor sencillez y naturalidad, y además esta no era la mejor semana como para andarse con titubeos, pero cada vez anda más cerca de una versión más estable.

Cabrera Bello no ha sido el único al que ha pillado con el pie cambiado este corte descomunal en -7. También se han quedado fuera otros nombres ilustres como los de Colin Morikawa (-6), Scottie Scheffler (-6), Hideki Matsuyama (-5), Paul Casey (-5) o Francesco Molinari (-4), que regresaba esta semana a la competición y se ha topado con semejante muro.

Consulta aquí los resultados en vivo