Inicio Grandes Circuitos PGA Tour Un nuevo campeón en el PGA Tour con ADN hippie

Un nuevo campeón en el PGA Tour con ADN hippie

Compartir
Lanto Griffin posa con el trofeo de campeón del Houston Open.

Lanto Griffin (-14) es el último nuevo campeón del PGA Tour al que este domingo le ha cambiado la vida. A sus 31 años ha levantado su primer título del circuito americano al imponerse en el Houston Open con un golpe de ventaja sobre Mark Hubbard y Scott Harrington. Tres jugadores que el año pasado estaban en el Korn Ferry Tour. Tres jugadores que aún no habían ganado en la primera división. Para eso son estos torneos donde los mejores del mundo no están. Es un terreno abonado a la oportunidad y Lanto Griffin ha sido el último en aprovecharlo.

El flamante campeón supo templar los nervios para embocar un putt de par de dos metros en el hoyo 18 y hacer así realidad un sueño. Un sueño que parecía muy lejos hace apenas tres años, cuando se fajaba en el PGA Tour Latinoamérica (ganó allí un torneo en 2015), pero que escalón a escalón ha conseguido hacer realidad.

Griffin tenía pocas papeletas para salir golfista en su infancia. Sus padres eran hippies, practicaban la filosofía del amor y la paz y no andaban precisamente sobrados de dinero. Sin embargo, dos sucesos cambiarían la vida del pequeño Lanto. El primero fue cuando su padre le compró un juego de palos cuando era un niño y a pesar de que nadie en la familia había jugado nunca al golf. El segundo fue, precisamente, la muerte de su padre cuando apenas tenía doce años.

En ese momento, Steve Prater, un profesional de club de Virginia se hizo cargo de él. Lo nombró socio honorario de su club y se hizo su profesor y mentor. Ahí se fraguó este nuevo campeón del PGA Tour que consigue, además, dos años de exención en el circuito americano y la clasificación para el Masters de Augusta y el PGA Championship. Griffin ya venía apuntando como uno de los jugadores más en forma en este inicio de temporada. No en vano, había terminado entre los 20 primeros en los cuatro torneos que había jugado antes de llegar a Houston.

Harrington y Hubbard tendrán que esperar para hacer realidad su sueño. Al menos, han visto de cerca que estas cosas pasan y que, por qué no, la próxima vez les puede tocar a ellos. El PGA Tour inicia ahora la gira asiática en Corea donde los grandes jugadores vuelven a aparecer.

Consulta aquí los resultados finales