Inicio Grandes Circuitos PGA Tour Un vaticinio con 13 años y la película ‘Cómo entrenar a tu...
La inocente celebración del Número Uno del mundo de Jon Rahm

Un vaticinio con 13 años y la película ‘Cómo entrenar a tu dragón’

Compartir
Jon Rahm celebra su victoria en el Memorial en el green del hoyo 18. (Photo by Jamie Squire/Getty Images)

No recuerda bien si tenía 13 ó 14 años, pero la escena no la ha olvidado nunca. Ni la olvidará. Jon Rahm iba en el coche con Eduardo Celles, su entrenador. Estaban escuchando la radio y en un momento dado Celles le preguntó: «Qué objetivos tienes en el futuro». El pequeño Jon respondió sin titubear: «quiero ser el mejor jugador del mundo». No pestañeó y dejó de piedra a su entrenador. Qué ideas más claras y ambiciosas siendo tan pequeño. Hoy, apenas doce años después de aquello, Jon ha hecho realidad su propio vaticinio.

Número Uno del mundo: otro sueño que Jon tacha de la lista

Rahm recordaba emocionado la anécdota ayer justo después de ganar. «Eso es lo que me propuse. Todos los días me levanto tratando de ser un mejor jugador, un mejor persona, un mejor esposo, y así es como puedo resumirlo. Unir mi nombre a la historia de España, sea la que sea, es algo único. Seve es un jugador muy especial para todos nosotros, y estar detrás de él en esto es un verdadero honor».

La victoria de Jon Rahm en el Memorial Tournament, en fotos

Rahm se muestra convencido de estar preparado para llevar la siempre pesada carga del Número Uno del mundo. Han sido muchos años soñando con alcanzarlo como para venirse ahora abajo. Es más, lo ve como una motivación extra. «El golf es lo que hago, no lo que soy. Ser Número Uno es un objetivo cumplido que me da más gasolina para seguir la trayectoria. Voy a conseguir otros logros en el futuro. Me da motivación para trabajar más y aprovechar este talento que tengo. Pero no cambia quién soy en realidad. Me iré a casa con mi esposa, veremos una película de niños del tipo ‘Cómo entrenar a tu dragón’ y a dormir. Lo único diferente será que me tomaré un batido. No voy a cambiar la persona que soy y ojalá nunca lo haga. Si tengo que elegir entre ser un buen padre, un buen marido o un buen golfista me quedo con los dos primeros».

«El golf es lo que hago, no lo que soy. Ser Número Uno es un objetivo cumplido que me da más gasolina para seguir la trayectoria. Voy a conseguir otros logros en el futuro. Me da motivación para trabajar más y aprovechar este talento que tengo. Pero no cambia quién soy en realidad»

En cuanto a las exigencias propias de estar al mando del golf mundial, Jon las asume con naturalidad y gusto. «La atención que recibiré ahora como Número Uno del mundo es parte del trabajo. No creo que ninguno de nosotros esté aquí por la fama, pero es una parte de la vida que hemos elegido vivir. Si tengo que hacer dos entrevista más, las haré. Bienvenidas sean. Todo esto lo merece».

La guinda más emocionante del pastel para Rahm: el saludo de Nicklaus

La rueda de prensa completa de Jon Rahm tras ganar el Memorial Tournament