Inicio Grandes Circuitos LPGA Tour El sprint final de cuatro españolas empeñadas en hacer historia

El sprint final de cuatro españolas empeñadas en hacer historia

Compartir
Nuria Iturrios © LET | Tristan Jones
Nuria Iturrios © LET | Tristan Jones

La cifra grabada a fuego en la cabeza de todas las jugadoras del Symetra Tour es 70.000 dólares. Seguramente, al final, incluso haga falta algo menos de esa cantidad para alcanzar la décima plaza del ranking y, por tanto, una de las tarjetas del LPGA. Pero todas saben que con 70.000 dólares el ascenso es un hecho.

El Symetra ha entrado en su recta final y ya no se puede mirar atrás. Quedan cuatro torneos y hay que llegar a esa cifra como sea. Si esto fuera una ronda ciclista, podríamos decir que acabamos de entrar en el último kilómetro. Ajusten los calapiés y metan riñones. El sprint, como cada año, va a ser de época.

La gran diferencia esta temporada es que tenemos más españolas que nunca peleando por el gran objetivo de la tarjeta. Hay cuatro con opciones, algo que nunca antes había ocurrido. Algún año llegamos a tener dos con alguna remota posibilidad en la fase final, pero cuatro es, de momento, para celebrarlo y reconocerlo, aunque obviamente sabrá a muy poco si ninguna lo acaba consiguiendo.

En cierto modo, se podría decir que Nuria Iturrios, María Parra, Marta Sanz y Fátima Fernández Cano, las cuatro españolas que tienen opciones reales de acabar el año en el top ten, tienen todo el derecho del mundo a sentirse como unas aventureras, como jugadoras de una estirpe única, avanzada. No, no son las primeras que están jugando en la segunda división del LPGA, pero sí pueden ser las primeras que consiguen la tarjeta del circuito americano mediante esta vía.

Marta Sanz acaba tercera y da un paso adelante en la caza por la tarjeta del LPGA

Es un terreno inexplorado por el golf español. Nunca una de las nuestras logró una tarjeta por el Symetra. De hecho, la mejor clasificación fue el 19º puesto que alcanzó Elisa Serramiá en el año 2009. En segundo lugar está Marta Silva en 2014, que acabó 29º y el podio lo completa Marta Sanz el año pasado, cuando finalizó el ranking en la posición 31º. Pare usted de contar. Se pueden consultar las clasificaciones desde el año 1990.

Así las cosas, hay cuatro españolas que tienen opciones de hacerse un pequeño hueco en la historia de nuestro golf. Eso sí, para lograrlo aún tendrán que jugar muy bien en los cuatro torneos que restan. Nuria Iturrios es quien mejor lo tiene, mientras que María Parra, Marta Sanz y Fátima Fernández Cano se encuentran en una situación similar. Vamos al detalle.

La estadounidense Jenny Coleman es la que ocupa ahora mismo la décima posición con unas ganancias de 63.049 dólares, aunque como decimos ella no es más que una referencia provisional. Lo realmente importante es la cifra de 70.000 dólares. Iturrios es duodécima en el ranking, a poco más de 5.000 dólares de la décima posición. A la golfista balear le podrían valer dos top ten en los cuatro torneos que faltan para conseguir la tarjeta. Un top 3 también podría ser suficiente. Mientras, María, Marta y Fátima están a algo más de 20.000 dólares. Una victoria en cualquiera de los cuatro torneos y un par de cortes superados sería prácticamente suficiente para amarrar un sitio entre los diez primeros. También sería suficiente con dos segundos puestos o un segundo y un top 5. Inlcuso un pleno de cuatro top ten en los cuatro torneos podría ser suficiente. En cualquier caso, como ven, necesitan jugar muy bien.

Los cuatro torneos que restan son el Garden City Charity Classic en Kansas, el Guardian Championship en Alabama, el IOA Golf Classic en Florida y el Symetra Tour Championship también en Florida. Los tres primeros tienen una bolsa de 175.000 dólares y el último, la gran final del circuito, de 250.000. Obviamente, una victoria en el último torneo garantizaría la tarjeta a cualquiera de las cuatro españolas.

La próxima cita arranca el próximo jueves con el Garden City. Después habrá una semana de parón por la Solheim Cup y a la vuelta se jugarán seguidos los tres torneos que quedan para definir qué diez jugadoras lideran el ranking del Symetra y consiguen, por tanto, la ansiada tarjeta del LPGA Tour.