Inicio Grandes Circuitos Una golfista de 74 años logra dos hoyos en uno… ¡en una...

Una golfista de 74 años logra dos hoyos en uno… ¡en una misma ronda!

Compartir
Liz Bickerton
Liz Bickerton

Liz Bickerton, gran aficionada al golf de 74 años de edad, nunca había hecho un hoyo en uno. Muchas veces había soñado con conseguirlo, pero a su edad, prácticamente lo daba ya por imposible. Sin embargo, el pasado 27 de noviembre, los astros y su golf se alinearon y no solo logró embocar una bola en un solo golpe… ¡sino que lo hizo dos veces en una misma ronda!

Como miembro del Eagle Creek Golf & Country Club, Bikerton estaba jugando en Cedar Hammock, y sucedió algo increíble… «Todavía no me lo creo… Recibo cantidad de mensajes y pienso si realmente sucedió».

Natural de las afueras de Toronto, en Canadá, Liz lleva ya 18 años viviendo en Eagle Creek. Junto a su marido, Brian, comenzó a viajar a esta zona del suoreste de Florida para visitar a sus suegros, y finalmente ambos decidieron asentarse allí. El lugar en el que le esperaba una ronda de golf inolvidable…

Estaba jugando con Sue Anthony, Adele Reynolds y Cynthia Torokvei, sus amigas, en Cedar Hammock, campo que frecuentan mientras concluye la renovación de Eagle Creek. Ya había estado allí alguna vez hace tiempo y cuando llegó al tee del hoyo 14, un par tres de 80 yardas y su quinto hoyo del día (comenzaron desde el nueve), sacó de su bolsa un hierro 7, miró al green y no se lo pensó…

«No suelo jugar largo, pero si voy muy recta. Es como mi timón», dijo después. Le pegó a la bola, alcanzó al green y comenzó a rodar hasta que la bola entró en el hoyo y desapareció de su vista. «Fue increíble, todas empezamos a saltar», recuerda. Incluso gente de las casas que dan al campo que presenciaban la ronda comenzaron a aplaudirle.

Bickerton llamó por teléfono a su marido, que estaba jugando en Royal Palm, para contarle lo que había pasado. Y no creó yo lo que le estaba diciendo. Pero más increíble fue que al llegar al par tres del hoyo 4, de 88 yardas, volvió a repetir la jugada. «Le di un beso a la bola porque estaba convencida de que la iba a mandar al agua». Pero sobrevoló el obstáculo y otra vez entró directa.

«¡No es posible!», dijeron sus compañeras de juego. Y nada más embocar, llamó a su marido para contárselo. «Sí, ya me lo dijiste antes», le recordó Brian. Pero la respuesta fue completamente inesperada: «Sí, lo sé, es que he hecho otro». Su marido había logrado dos hoyos en uno en toda su carrera y Liz le había dado cada en una única ronda. Un recuerdo imborrable para esta veterana jugadora canadiense.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here