Inicio ANA Inspiration ANA Inspiration 2019 Viento y greenes de vértigo para el ANA Inspiration

Viento y greenes de vértigo para el ANA Inspiration

Compartir
Lydia Ko sonríe durante la vuelta de prácticas de este martes en el ANA Inspiration. © LPGA
Lydia Ko sonríe durante la vuelta de prácticas de este martes en el ANA Inspiration. © LPGA

El recorrido Mission Hills de Rancho Mirage, en Palms Springs, California, sede del ANA Inspiration desde su primera edición allá por 1972, es siempre una garantía. El campo se encuentra cada año en unas condiciones impecables y su mayor o menor desafío depende en gran medida de la meteorología. Así, es impepinable echar un vistazo a la previsión para esbozar un mapa de situación de lo que se van e encontrar las jugadoras en el primer Major del año a partir del jueves.

Las claves del gran año de Azahara se guardan en una cajita

Lo primero es que no va a llover. Será un tiempo seco, con temperaturas agradables que irán subiendo para dar paso a una jornada calurosa el domingo, por encima de los 30 grados. Es decir, se esperan unas calles y greenes firmes, duros y rápidos. El campo no estará tan largo, ya que se podrán hacer metros de rodada desde el tee, pero al mismo tiempo el rough entrará más en juego y eso no es precisamente una buena noticia para las jugadoras.

Vamos con el rough… Es de bermuda alimentada con algo de ryegrass y está cortado a diez centímetros. Duro y complicado. Para que se hagan una idea, el rough del Valero Texas Open, torneo del PGA Tour esta semana tiene una longitud de cinco centímetros. El rough es el enemigo a evitar en el ANA. Desde la hierba alta, y encima de bermuda, mucho más propensa a formar nidos donde las bolas se esconden, es muy sencillo que salgan ‘flyers’ (bolas disparadas y sin control), por lo que no será fácil no sólo dejarse opciones de birdie fuera de calle, sino incluso cazar greenes. Es cierto que cazar calles nunca ha sido un problema para las chicas, pero esta semana será más importante que nunca.

“El campo está perfecto, yo diría que mejor que nunca, y eso ya es mucho decir. Han tirado para atrás un par de tees y el tiempo va a ser bueno”

Los greenes, muy movidos, son el otro gran desafío del ANA. Están muy rápidos y lo normal es que a medida que avance la semana se pongan todavía más duros. Ahora mismo, según el LPGA, se encuentran ya a 13,5 en el stimpmeter. Vertiginosos. Y lo normal es que vaya a más. El domingo, aunque obviamente serán regados durante la semana, pueden estar de mírame y no me toques.

El Blog de Carlota Ciganda

Así las cosas, a bote pronto y a expensas de cómo quieran preparar el campo de duro y largo, es decir, qué tees elijan para cada jornada y cuánta agua vayan a poner en los greenes, no va a ser una edición con resultados especialmente bajos. Y es que además habrá un invitado especial durante los cuatro días: el viento. Ayer incluso hubo alarma por este concepto en la zona con rachas de hasta 60 kilómetros por hora y alguna jugadora prefirió no practicar demasiado por el riesgo de que el vendaval la saque de swing antes del torneo.

“Va a ser un test difícil. Las calles son estrechas y el rough está bastante difícil. El objetivo es tener paciencia y estar en el fairway”

Cierto es que a partir del jueves la previsión no es tan cruda. Seguirá soplando, especialmente el primer y el segundo día, con rachas que podrían superar los 30 kilómetros por hora, pero no será huracán. Lo que sí hará el viento es poner el campo aún más duro y rápido.

Sea como fuere, las condiciones son inmaculadas. “El campo está perfecto, yo diría que mejor que nunca, y eso ya es mucho decir. Han tirado para atrás un par de tees y el tiempo va a ser bueno”, asegura Azahara Muñoz. Mientras, Carlota, tiene claro que la clave estará en coger greenes. “Va a ser un test difícil. Las calles son estrechas y el rough está bastante difícil. El objetivo es tener paciencia y estar en el fairway”, asegura la navarra.