Inicio PGA Championship PGA Championship 2009 Tiger echa humo (Gonzalo no…)

Tiger echa humo (Gonzalo no…)

Compartir

Dos días seguidos así en Escocia no se recuerdan desde la época de Braveheart”. Así de explícito se mostraba Gonzalo Fernández Castaño (-1) al hablar sobre las condiciones de juego de hoy en Turnberry, una vez finalizada su vuelta. “Eran perfectas”, remacha el madrileño…

 

Entonces, la gran pregunta es, aunque se están dando muchos resultados bajo par, ¿por qué no hay nadie que esté destrozando el campo? “Eso mismo estaba comentando con Richard Green en la calle del 18. Pensábamos que era un día para hacer un resultado espectacular, pero la verdad es que las posiciones de bandera hoy estaban picantes. No era nada fácil dejarlas cerca, aunque los greenes estaban perfectos. Han dejado poco margen en muchos hoyos”, explicaba el español. Ahí está una de las claves para leer lo que llevamos de jornada.

Fernández Castaño se marchaba del campo con buenas sensaciones, tras entregar ese 69. “Ha habido un poco de todo, golpes buenos y malos, pero sobre todo me voy con el buen regusto de haber recuperado la confianza con el putter. Han entrado unos y otros no, pero la razón es que hoy he tenido muchos problemas para leer los greenes”. Gonzalo admitía que está un poco desconcertado con su juego. “El sábado jugué el mejor golf de mi vida, pero después en la ronda de prácticas no le he pegado tan bien y hoy calentando tampoco. Sin embargo, después he empezado con birdie. No me fío mucho”, señala.

Por cierto, Gonzalo ha empezado el British con un birdie, igual que el último Open USA. Eso sí, no tiene un cien por cien en Grandes, ya que en su primer British, en 2006, arrancó con un par. Hace un mes, en la previa de la primera jornada del Open USA, el jugador español comentaba en broma que “estaría bien jugar con Tiger y ganar a Sergio, eso sólo puede ser señal de que estás muy arriba…”. Pues bien, unas semanas después, y en otro ‘major’, ha comenzado por delante de los dos…

Y es que Tiger Woods (+1) se ha quedado a seis golpes del liderato en la primera jornada del Open. Habrá que ver si algún certero ‘cazador’ amplía aún más la diferencia. Y mucho ojo, porque los últimos partidos están jugando con las mismas condiciones: no se levanta el viento, solecito, sin agua… Casey, Jiménez o Kjledsen vienen marcando buenos registros, cercanos al -5 de Watson, pero con hoyos por jugar. A ver si Miguel ratifica el augurio de Larrazábal.

Un inicio parecido firmaba Tiger en el Open USA, en Bethpage, aunque con matices y circunstancias distintas. Sea como sea, el número uno del mundo no le pega con soltura a la bola en los ‘majors’ desde su retorno a la competición en el mes de febrero.

De Woods siempre puede esperarse una remontada bestial. No hace falta ni decirlo. Pero de momento tenemos que ceñirnos a los hechos. Y los hechos nos muestran a un Tiger excesivamente tenso. Ansioso. Y en ocasiones, hasta inseguro. Hoy ha cogido el driver en tres ocasiones, y las tres ha acabado en el rough, fallando clamorosamente la calle. Incluso, en la recta final de su vuelta, ni siquiera cogía el farway jugando un hierro largo desde el tee (le ha pasado en los hoyos 13 y 14, por ejemplo).

Una imagen que refleja su frustración: en el hoyo 7 fallaba el segundo golpe tiro desde el rough, pero con una posición de bola que aparentemente no era muy complicada, y acto seguido tiraba con violencia el palo al suelo. A pesar de todo, él se las arregla para salir vivo los días de mal juego. Lee Westwood (-2), compañero suyo de partido, ha jugado por momentos como un magnífico autómata (centro de calle, y segundo golpe a no más de dos metros de bandera…), y sin embargo sólo le ha sacado tres golpes al final. No es sencillo comprenderlo, pero una y otra vez suele pasar. Al final, eso sí, Ryo Ishikawa (-2), el joven talento japonés de 17 años, que parecía el invitado de piedra en este partido, les ha mojado la oreja a los dos. Y no vean cómo anda de eufórica la nutrida tropa de japoneses, cámara de fotos en ristre…

La sesión de trabajo de Woods esta tarde en el campo de prácticas puede ser de órdago… Porque realmente no se le ha visto al ciento por ciento en casi ninguna parcela del juego. Recién finalizada su vuelta, atendía muy serio a los periodistas en apenas cinco minutos. Pero muy, muy serio.