Inicio Women's US Open Women's US Open 2021 Lexi se hace el harakiri y Yuka Saso gana un US Open...
La golfista filipina conquista el primer Grande de golf para su país

Lexi se hace el harakiri y Yuka Saso gana un US Open para la historia

Compartir
Yuka Saso posa con el trofeo de campeona del US Open en el Olympic de San Francisco. © USGA

Yuka Saso (-4) ha entrado en la historia por la puerta grande tras imponerse este domingo en el US Open disputado en el Olympic Club de San Francisco. Filipinas conquista su primer Grande y lo hace con un récord de ciencia ficción. Saso ha ganado con 19 años, 11 meses y 17 días, los mismos años, mismos meses y mismos días con los que Inbee Park ganó este mismo torneo en 2008. Ahora las dos comparten el honor de ser las más jóvenes de todos los tiempos en alzarse con el ‘major’ de los ‘majors’ del golf femenino en Estados Unidos. ¿Es o no es de ciencia ficción? Sólo las madres de Inbee y Yuka podrán resolver el empate tirando de la hora de nacimiento…

Saso ha ganado en el tercer hoyo de desempate a la japonesa Nasa Hataoka (-4) con un birdie sensacional en el hoyo 9 pegando el segundo tiro desde el espeso rough de la izquierda. Ha sido un perfecto resumen de su torneo. Nadie ha sacado mejor desde la hierba alta que la golfista filipina. Su potencia y la tremenda velocidad de palo le permiten fabricar golpes más propios del golf masculino que del femenino. Ese swing forjado a imagen y semejanza del de Rory McIlroy es oro puro.

Una hora al teléfono con Brooks Koepka antes de liderar el US Open

Pero Saso no es sólo una pegadora excepcional con un swing prodigioso. También ha demostrado en esta última ronda del US Open que tiene un cabeza privilegiada. Impacta su capacidad para ir concentrada los 18 hoyos. No mueve un músculo. No tuerce un gesto. Crea su burbuja y jamás se sale de ella. Por eso ha sido capaz de levantar dos dobles bogeys nada más arrancar el torneo. Dos mazazos. Salía como líder con un golpe de ventaja y en un visto y no visto se ponía a cuatro golpes de la cabeza.

No son pocas las vueltas de jugadoras que empiezan así una jornada final de un Grande y terminan firmando por encima de 80 golpes. Su caddie le dijo que estuviera tranquila, que aún quedaba mucha vuelta por delante y podían pasar muchas cosas. Y ella se lo creyó. Lo interiorizó. Siguió pegando golpes distintos, poderosos, y dejándose buenas opciones de birdie. De hecho, mereció mejor suerte en muchos tramos de su ronda, pero el putter tardó en sumarse a la fiesta. Cuando lo hizo, eso sí, fue decisivo.

La filipina que le pega como Rory y quiere ganar el US Open como DeChambeau

Saso acabó entre lágrimas mientras atendía a la televisión en el mismo green del hoyo 9, donde terminó el playoff. Una hora antes era Lexi Thompson (-3) la que hacía de tripas corazón para no llorar ante los periodistas. No era fácil explicar cómo y por qué se había hecho el harakiri de esa manera en los últimos nueve hoyos del Olympic. Se subió al tee del hoyo 11 con cinco golpes de ventaja y mostrando una imagen soberbia. A partir de ahí, le costó un mundo cazar un calle, hizo un salto de rana, se equivocó más de una vez de palo y tiró dos putts en los hoyos 17 y 18 impropios de su nivel. Firmó un cruel cinco sobre par en ocho hoyos mientras peleaba contra sí misma para no borrar la sonrisa de la boca. Su actitud fue ejemplar, es innegable, el trabajo que está haciendo funciona, pero aún tiene mucho margen de mejora para lidiar con la presión. Se bloquea, se ofusca y, sobre todo, en los greenes, sus manos casi se paralizan, no le corre el palo. Aún necesita cincelar esa faceta mental para convertirse en la golfista dominante que puede llegar a ser.

Así se reparte la bolsa de premios del US Women’s Open 2021

El deporte filipino tiene una nueva reina. Le será difícil a Yuka Saso competir en popularidad con Manny Pacquiao, aunque de pegada no anda lejos. Lo que nadie le va a quitar ya a Saso es este trofeo histórico en San Francisco y ese mensaje que le mandaba Rory McIlroy por la mañana a través de las redes sociales: “Bien jugado esta semana, sal ahí, termina y consigue el trofeo”. Saso confesaba el pasado jueves que muchas noches veía durante una hora vídeos de McIlroy antes de irse a dormir. Hoy necesitará cuatro o cinco horas para poder conciliar el sueño.

María Parra ha sido la mejor española en el US Women’s Open

En cuanto a las españolas, la mejor de las nuestras ha sido María Parra (+10), puesto 35º tras entregar una tarjeta final de 76 golpes. Por tercer día consecutivo, el final del Olympic le salía muy caro a la brava jugadora de Guadiaro. Hoy ha hecho un parcial de +3 en los últimos tres hoyos, durante la semana ha sido de +7. Sea como fuere, su balance en el primer US Open de su carrera debe ser bueno. Mientras, Luna Sobrón (+15) se despidió con una mala jornada en la oficina y Carlota Ciganda (+13) finalizó con una ronda de 72 golpes.

Consulta aquí los resultados finales del US Open