Inicio Ryder Cup Ryder Cup 2020 Spieth, la furia de la Armada y una conexión especial con Whistling...

Spieth, la furia de la Armada y una conexión especial con Whistling Straits

Compartir
Jordan Spieth, entrenándose en Whistling Straits © PGA de América
Jordan Spieth, entrenándose en Whistling Straits © PGA de América

Jordan Spieth ha sido uno de los protagonistas este martes en Whistling Straits, durante las ruedas de prensa oficiales de los jugadores previas a la disputa de la Ryder Cup. El golfista texano, además de repasar aspectos relacionados con el plan de juego del equipo estadounidense y las condiciones del recorrido, se ha detenido en dos curiosas historias: una, relacionada con uno de los partidos que jugó en este mismo torneo, en la edición de 2016, y otra, más personal, sobre una de sus visitas al prestigioso club de Wisconsin que acoge el evento.

El ganador de tres majors, para empezar, se mostró sorprendido al conocer que el jugador con el que más veces había formado pareja en la Ryder era Patrick Reed, al ser cuestionado por la falta de continuidad en las asociaciones de su equipo: «¿Sí? Pensaba que serían Bubba o Webb, es interesante. Pero bueno, volviendo a la pregunta, no creo que eso afecte necesariamente. En especial en un equipo con tantos jugadores que, aunque juegan por primera vez una Ryder, los conocemos a todos desde la escuela, salvo a Dustin y Tony. Hay camaredería, los chicos se conocen y seguro que se empiezan a ver algunas parejas exitosas que compitan durante varios años por la edad promedio que tenemos y el nivel de los jugadores».

Una presencia continuada de la que sí disfrutan algunos de sus competidores, como Sergio García o Lee Westwood, en la que se detuvo Spieth, centrándose especialmente en el español: «Conozco sus estadísticas, han ganado nueve de las 12 últimas Ryder, no sé cuántas a nivel individual cada uno de ellos, pero han tenido mucho éxito. Poder jugar año tras año con los equipos europeos demuestra la consistencia y el alto nivel de su juego. Recuerdo que jugué contra Sergio en 2016 en un partido con Patrick, en el que él formaba pareja con Rafa. Fue un gran partido de foursomes. Hubo alternativas, tuvimos una ventaja que desperdiciamos y al final Patrick metió un buen putt de metro y medio para empatarlo en el 18″.

«Recuerdo un gran partido de foursomes de la Ryder que jugué con Patrick Reed contra Sergio García y Rafa Cabrera Bello en 2016…»

«Son jugadores realmente buenos y están muy orgullosos de sus orígenes. Eso es algo que se nota mucho en este evento por lo que he visto en televisión y la experiencia que he tenido después jugando contra ellos. El hecho de que tanto Sergio con Lee hayan jugando un golf del calibre del que han jugado este año para formar parte de este equipo, unido a su experiencia, los convierte en rivales muy peligrosos. Llegas al tee del 1 ya sabes que vas a enfrentarte a dos de los mejores del mundo, y el domingo, igual. Pero eso es una motivación extra. Probablemente para ellos será muy útil tenerlos jugando tan bien por su experiencia, pero me emociona la idea de que en nuestro vestuario haya juventud y pasión», explica Spieth.

Whistling Straits, donde se convirtió en Número 1

Jordan, además, recordó en voz alta un momento especial en su carrera en este mismo campo, cuando en 2015 se convirtió por primera vez en Número 1 del ranking mundial de golf. Aunque no lo hizo ganando, como le hubiera gustado… «Recuerdo bien el green del 18 porque es un lugar especial para mí. Se me viene a la memoria un golpe desde el búnker que hice en mi noveno hoyo, un viernes, con un pie fuera. Y después, en el hoyo 72 de torneo, no logré lo que me había propuesto ese día porque fue difícil empezando por detrás y por la forma en que jugó Jason, pero me convertí en Número 1 del mundo, cumpliendo un sueño de toda mi vida, es un lugar que recordaré siempre».

«El green del 18 de Whistling Straits fue donde me convertí en Número 1 del mundo, cumpliendo un sueño de toda mi vida»

Spieth se refiere al PGA Championship de 2015 en el que terminó en segunda posición, por detrás del australiano Jason Day, puesto que le permitió escalar a lo más alto del OWGR: «No era del todo consciente en aquel momento. Estaba bastante convencido de que podía suceder, pero no recuerdo si me lo dijeron estando aquí en la zona de entrevistas. Sea como fuere, este es un campo que me encanta por su configuración, es muy bonito. Tiene ese lago que te obliga a controlar mucho la bola con viento y hacer diferentes estrategias desde el tee. Es un recorrido duro, pero justo, incluso en condiciones frías y con más viento. Te puedes meter en problemas, pero si haces los golpes correctos, también puedes hacer birdies».

Un año de retraso que le favoreció

Para terminar, Spieth se refirió al hecho de que gracias al aplazamiento del torneo el pasado año por la pandemia, ha tenido la oportunidad de jugarlo: «Me emociona estar de vuelta. Si se hubiera disputado el año pasado no estoy seguro de haber podido estar en el equipo, así que tuve suerte. Pero durante el último mes más o menos era bastante consciente de que podría estar, me sentí bien tras el Open Championship, con posibilidades, y la Ryder se convirtió en uno de los grandes objetivos de la temporada».