Inicio Grandes Circuitos European Tour Stone ríe en este valle de lágrimas y Campillo sobrevive a un...

Stone ríe en este valle de lágrimas y Campillo sobrevive a un shock mortal

Compartir
Brandon Stone hoy sábado durante la segunda ronda del Oman Open. © Golffile | Phil Inglis

Durísima sesión de juego en el Al Mouj Golf (Muscat, Omán) donde esta mañana se ha cerrado la segunda jornada del Oman Open entre llanto y crujir de dientes. Durísima, frustrante en muchos casos, y también épica para algunos jugadores (muy pocos). El viento, soplando muy fuerte y racheado, con picos que se iban más allá de los cincuenta kilómetros por hora, ha destrozado ritmos y ‘swings’ y ha convertido en un infierno el fantástico recorrido de Greg Norman, cuyos greenes de asfalto añadían drama a la película.

El viento le coge a la Armada con el pie cambiado

En este tipo de situaciones, ni siquiera aquellos jugadores que se desenvuelven bien en condiciones ventosas tienen nada garantizado, pues no deja de ser para todos un largo y delicadísimo paseo por la cuerda floja, en el que la línea que separa una vuelta medio decente de la tragedia es casi invisible.

La media de golpes en la jornada matutina de hoy en Al Mouj Golf ha estado muy cercana a los 78 golpes (77,97), una cifra de auténtica locura

En el dramático turno matutino (ahora, por la tarde, va a arrancar la tercera vuelta) teníamos a 72 jugadores que debían jugar la segunda ronda entera, de los cuales sólo han acabado 69 (tres se retiraban, destrozados, a mitad de camino), con una llamativa media de golpes muy cercana a los 78 golpes (77,97), una cifra de auténtica locura. Seis por encima del par de media…

Adri Arnaus se mantiene firme y dispuesto

Tan solo dos firmaban una imposible vuelta por debajo del par. Uno, el sudafricano Brandon Stone (-4, ronda de 70 golpes), que marchaba feliz por el campo, diseñando golpes increíbles, pegando mucho hierro desde el tee, jugando una bola baja y penetrante desde la calle, embocando incluso desde la arena y pateando como el que lo inventó. El otro, el inglés Max Orrin (+5, vuelta de 71 golpes), que pese a ganar más de sesenta puestos en la tabla se ha quedado fuera del corte, vaya con la paradoja. Además, el joven estadounidense Sam Crocker (PAR) sacaba adelante una sobresaliente vuelta de 72 golpes, al par del campo. A partir de ahí, todo lo que estuviera por debajo de los 78 ó 77 golpes en realidad era un resultado que mejoraba la media…

Joachim B Hansen en la segunda ronda del Oman Open. © Golffile | Phil Inglis
Joachim B Hansen en la segunda ronda del Oman Open. © Golffile | Phil Inglis

David Borda (+2), que había acabado esta segunda vuelta ayer, se frotaba las manos mientras iba ganando sin parar puestos en la clasificación. Y Adri Arnaus (+4), que terminaba hoy (le quedaban sólo dos hoyos), lo hacía con bogey en el 8 y la duda de si valdría para pasar el corte. Una incógnita que evidentemente iba a irse despejando de manera fulgurante con el paso de los minutos. El catalán está dentro, a nueve golpes de los líderes, el alemán Max Kieffer y el danés J. B. Hansen, y por tanto con mucho margen de maniobra todavía a falta de 36 hoyos, porque además él va a jugar hoy muy poquitos hoyos (esta tarde se sale de tres en tres, por ambos tees y serán los primeros y últimos de la clasificación los que menos hoyos jueguen) y mañana se espera menos viento. La carambola, bien gestionada, podría ser de órdago.

Maximilian Kieffer durante la segunda jornada en Oman. © Golffile | Phil Inglis
Maximilian Kieffer durante la segunda jornada en Oman. © Golffile | Phil Inglis

También sigue en liza Jorge Campillo (+3). El extremeño firmaba un 78, es cierto, pero en realidad ha jugado un golf de Matrícula en semejante valle de lágrimas, casi al nivel de Stone. La gran diferencia es que a él lo atrapaba el hoyo 5, par 3 en península que se estaba jugando en ese momento con un viento a favor de más de 40 kilómetros por hora, de donde salía con un ‘9’ devastador después de irse tres veces al agua. La primera, desde el tee de salida, a unos 155 metros del hoyo. Y las otras dos, desde la zona de dropaje, a 68 metros de la bandera. Al margen de este terrible y acongojante accidente, lo cierto es que el resto de su vuelta la jugaba al par, pegando tiros magníficos y sumando hasta cuatro birdies.

Jorge Campillo durante la segunda ronda del Oman Open, terminada hoy sábado en el Al Mouj Golf. © Golffile | Phil Inglis
Jorge Campillo durante la segunda ronda del Oman Open, terminada hoy sábado en el Al Mouj Golf. © Golffile | Phil Inglis

Omán Open: horarios y dónde ver en directo por televisión

El resto de españoles en juego se ha quedado fuera, succionados sin compasión por la espiral trágica de la salvaje jornada. Alejandro Cañizares entregaba un 83, Nacho Elvira un 77, Pablo Larrazábal un 80, Álvaro Quirós un 83 e Iván Cantero un 86… No hace falta señalar que no es momento para ellos de grandes y sesudos análisis. Nunca suele serlo en jornadas de pura supervivencia.

Siga aquí los resultados en directo