Inicio Grandes Circuitos European Tour Nacho Elvira: ganar de una vez para cerrar un primer círculo

Nacho Elvira: ganar de una vez para cerrar un primer círculo

Compartir
Nacho Elvira. © Golffile | Phil Inglis
Nacho Elvira. © Golffile | Phil Inglis

Puestos a pedir, y en días de dádivas y regalos, Nacho Elvira le pide al 2019 su primera victoria en el European Tour. Yendo un poco más allá, casi sería lo mismo que le pidiese un driver con el que de verdad se sienta a gusto y confiado, que es justo lo que le ha faltado en 2018.

Con todo y con ello, este madrileño de nacimiento, de 31 años, cántabro en la práctica (y hasta con algún ramalazo asturiano…), ha sacado adelante sin agobios la temporada 2018, con cuatro top ten en su haber y quedándose a las mismas puertas de entrar en la Final de Dubai. Así que está bien asentado en el circuito europeo, donde acaba de cumplir cinco campañas consecutivas, y realmente sólo le falta conseguir ese triunfo que le haga descubrir una nueva dimensión, dar el salto y de verdad situarse en la rampa de salida de nuevos y más ambiciosos objetivos.

Nacho Elvira, junto a Diego Suazo. © Golffile | Thos Caffrey
Nacho Elvira, junto a Diego Suazo. © Golffile | Thos Caffrey

Dónde se ve él y cómo valora el año 2018. “Creo que hemos hecho un trabajo en los últimos años como para considerarme un jugador de pleno derecho del circuito europeo. Es verdad que cada día vienen nuevos jugadores, cada día el circuito es más fuerte, pero bueno, la idea es seguir trabajando fuerte para seguir ahí e incluso un poco más allá. Uno de los grandes objetivos del año era entrar en la Final de Dubai, así que en ese sentido no puedo estar muy satisfecho, pero creo que en líneas generales no puedo sentir que haya sido un año malo, aunque no se hayan cumplido los objetivos al ciento por ciento”.

“Uno de los grandes objetivos del año era entrar en la Final de Dubai, así que en ese sentido no puedo estar muy satisfecho, pero creo que en líneas generales no puedo sentir que haya sido un año malo”

El lastre de un driver que le ha llevado por la calle de la amargura. “He estado batallando con el driver buena parte del año. He tenido ahí muchos problemas para encontrar un palo que me fuese bien y prácticamente he jugado medio año sin drive, como se puede ver en las estadísticas, que en ese sentido han sido peores que en años anteriores. Ahora, lo que tengo son muchas ganas de que comience el año 2019 con este problema totalmente resuelto, que estamos en ello y vamos en la buena línea”.

“He tenido ahí muchos problemas para encontrar un palo que me fuese bien y prácticamente he jugado medio año sin drive”

Si pudiera pedir a los Reyes algo concreto y realista, sería… “A los Reyes les pediría mi primera victoria en el European Tour, algo que llevo buscando desde 2014, aunque siendo realistas quizá aquel año no estuviera tan preparado para conseguirlo como lo puedo estar ahora. Creo que esa victoria me daría la confianza en mí mismo necesaria para tranquilizarme un poco más y quizá ir sin tanta presión”.

“A los Reyes les pediría mi primera victoria en el European Tour”

Al margen de los problemas en 2018 con el driver, el putter siempre ha sido el flanco débil de su juego. “El putter siempre ha sido un poco el palo que más quebraderos de cabeza me ha provocado. En estos últimos años llegó un punto en el que estaba jugando muy bien al golf, sobre todo con los hierros, pero no convertía todo lo deseable en esas circunstancias y eso hizo que me obsesionara un poco con el putter. De todos modos, con las estadísticas en la mano, no me considero un mal pateador. Puedo ser mejor, desde luego, y estamos trabajando en ser más consistente en los greenes. Pero insisto, el simple hecho de haber estado mucho tiempo jugando muy bien de tee a green te crea una especie de ansiedad por convertir ese juego en birdies, pero en realidad no creo que sea un mal pateador”.

Nacho Elvira en la salida del hoyo 5 durante la segunda ronda en el Albatross Golf Resort. © Golffile | Thos Caffrey
Nacho Elvira en la salida del hoyo 5 durante la segunda ronda en el Albatross Golf Resort. © Golffile | Thos Caffrey

Después de ganar el primer torneo, cuál sería el siguiente gran deseo en la lista. “He pedido a los Reyes el primer triunfo, pero si vienen con muchos regalos y puedo pedir un poquito más, está claro que sería jugar mi primer Grande y mi primer Campeonato del Mundo. Me haría mucha ilusión”.

Para Elvira queda ya un placentero ‘paseo’ por el Old Course…

Grandes y Campeonatos del Mundo, siguiendo los pasos de su amigo Jorge Campillo. “Es un buen amigo y pasamos mucho tiempo juntos, así que es cierto que él me ha enseñado un poco el camino, ha abierto un poco la puerta, pero sobre todo hay que reconocer su gran año de golf, que le ha hecho merecedor de estar en esos grandes torneos. La verdad es que sí, es un gran objetivo para el año que viene asomar la cabeza en esas grandes citas, también para coger confianza y que me ayude a consolidarme”.

“Un gran objetivo para el año que viene es asomar la cabeza en la grandes citas”

Aquel paseíllo en el 18 del domingo en el Open de España. “Aquella semana fue espectacular, aunque no pudiera ganar. Pero jugué un gran golf y estuve hasta el final luchando por el triunfo ante un gran jugador como Jon Rahm. Fue una lástima que pecara de agresividad en el 17, tratando de ir a por aquella bandera y me fuera al agua… Pero tuve sensaciones que no había tenido nunca, con tanta gente animándome, y aquel paseíllo con la bandera de España en el 18 fue algo así como la forma que tuve de agradecerle a la gente haberme hecho vivir y sentir todo aquello”.