Inicio Grandes Circuitos European Tour Quirós se coloca al fin en la dimensión que tanto andaba buscando

Quirós se coloca al fin en la dimensión que tanto andaba buscando

Compartir
Álvaro Quirós esta semana en el Omega Dubai Desert Classic. © Golffile | Phil Inglis
Álvaro Quirós esta semana en el Omega Dubai Desert Classic. © Golffile | Phil Inglis

Álvaro Quirós (-16) ha cerrado una semana redonda en Dubai. Seria, potente. Y significativa. Porque su resultado, el tercer puesto final, ha sido producto de una combinación de factores que el propio jugador entiende que son de peso, o que van más allá del mero acierto puntual en alguna parcela del juego. A saber: un juego más que razonablemente ordenado de tee a green; una estimable colección de excelentes golpes con los hierros; una mentalidad y una actitud a prueba de errores que le ha permitido desarrollar su golf algo más libre, con menos corsés; y, sobre todo, un putt de cinco estrellas, amparado en aquella modificación técnica realizada junto a José María Olazábal el pasado mes de octubre en Valderrama. Por buscar un lunar: el juego alrededor de green desde el rough y la arena esta vez no ha destacado, sino más bien lo contrario.

Bryson DeChambeau, rumbo a otra galaxia

El gran objetivo del andaluz, y hay que volverlo a repetir, precisamente porque él se lo repite como un mantra obligado, es tratar de fijar de alguna manera todas estas virtudes, las sensaciones y los estímulos, y encontrar bajo su paraguas la consistencia que le ha faltado en los últimos años. De entrada, recordemos que Quirós no terminaba dentro del top ten de un torneo desde hace nueve meses, aunque los síntomas de mejora ya se estaban haciendo evidentes, pues hay que valorarlo, contando con esta semana en Dubai, se trata del cuarto corte que pasa en cinco torneos (Turquía, a finales de 2018 no cuenta, pues no había corte), una secuencia que no es que sea la panacea, pero que no se daba en su carrera al menos desde comienzos del año 2015, hace por tanto cuatro años.

Sergio, otra vez, a lo tonto, a lo tonto…

Hoy le ha faltado una pizca de ambición, según reconoce. “Después de la desilusión que me llevé ayer con el final de vuelta, quizá hoy he salido con ese miedo a tirarlo todo por la borda”, señala. Pero no dejan de ser matices que introduce la propia dinámica de la competición, porque en un análisis más profundo, una vez apagados los micrófonos y las cámaras, Álvaro cree que esta vez si está alcanzando la dimensión de jugador que tantos años lleva buscando.

Blog de David Durán | Y cuando nos íbamos, noche cerrada, él aún seguía allí

A partir de aquí, podemos situar las expectativas realmente donde queramos, puesto que el golf de este jugador lo sigue teniendo todo para brillar con intensidad al más alto nivel, sobre todo si sigue pateando a la altura de lo mostrado en el Emirates Golf Club, casa que una vez más vuelve a ser su talismán.