Inicio Grandes Circuitos European Tour Vayamos con el líder, Justin Rose, hasta el tee del hoyo 10…

Vayamos con el líder, Justin Rose, hasta el tee del hoyo 10…

Compartir
Adrián Otaegui. © Golffile | Thos Caffrey
Adrián Otaegui. © Golffile | Thos Caffrey

Vayamos al tee del 10 del Regnum Carya, en la templada Antalya turca. Justin Rose (-12) viene de auparse de nuevo al liderato del Turkish Airlines Open tras hacer sendos y consecutivos birdies en los hoyos 8 y 9.  El 10 es el hoyo más complicado del campo, un par 4 muy largo (unos 460 metros) y bien defendido por agua en su flanco izquierdo, así que es aún más importante ponerla en calle y a ser posible después de pegar un gran drive que haga metros y facilite el segundo tiro. A Rose, sin embargo, le sale el disparo largo, sí, pero directo hacia la izquierda y se marcha al agua…

A Rose no le vamos a acusar hoy de iluso

El gesto. Es sólo un detalle, pero revela quién es hoy Justin Rose. Ni el más leve signo de contrariedad. Serio, pero sereno. Circunspecto. Inalterable. Frunce ligerísimamente el ceño, pero en un quiebro que es más bien de curiosidad.

Justin Rose en el hoyo 3 durante la segunda jornada del Turkish Airlines Open. © Golffile | Eoin Clarke
Justin Rose en el hoyo 3 durante la segunda jornada del Turkish Airlines Open. © Golffile | Eoin Clarke

Lo lleva de serie, es cierto, porque el inglés nunca ha sido mucho de aspavientos, maldiciones y numeritos. Pero las tres últimas capas de la coraza tienen mucho que ver con los diez top ten que ha sumado en sus últimos doce torneos, desde que ganara el Fort Worth Invitational. No es invencible, pero mientras no se demuestre lo contrario, lo parece.

Rose, que terminaba haciendo un buen bogey en ese hoyo, el único del día, y entregando un tarjetón de 65 golpes, es el líder en solitario del torneo después de las dos primeras jornadas, con dos golpes de ventaja sobre Thorbjorn Olesen (-10), Danny Willett (-10) y Tom Lewis (-10). Y con tres sobre Sam Horsfield (-9), Haotong Li (-9), Alex Levy (-9) y Adrián Otaegui (-9), que esta semana se está reencontrando con su mejor versión.

Las mejores imágenes de la primera jornada del Turkish Airlines Open

Si algo caracteriza al mejor Otaegui es la regularidad, la fiabilidad de su juego de tee a green, y resulta que el joven vasco y el australiano Jason Scrivener (-8) son los únicos jugadores que se mantienen sin un solo borrón en la tarjeta después de 36 hoyos. No es que este recorrido, sobre todo sin viento, sea un campo de minas, pero este tipo de registros siempre significan algo, sea donde sea. Adrián no ha estado cómodo durante los dos últimos meses; daba la sensación de que su juego se desmoronaba ante las adversidades. Así que, por lo que se ve, ha hecho un gran trabajo previo al inicio de esta cita de las Rolex Series y todavía va a poder defender con garantías, por ejemplo, su posición dentro del top-100 mundial.

Pablo Larrazábal en la segunda ronda del Turkish Airlines Open. © Golffile | Eoin Clarke
Pablo Larrazábal en la segunda ronda del Turkish Airlines Open. © Golffile | Eoin Clarke

Pablo Larrazábal (-5) también se estaba metiendo ahí arriba, en la zona caliente y en los últimos partidos del sábado. Sin embargo, podemos tomar esta vuelta como certero reflejo de su temporada 2018: hace muchas cosas bien, va bien encaminado, pero casi siempre ocurre algo que le impide rematar la faena a plena satisfacción. Hoy, dos bogeys postreros lo han alejado, aunque el barcelonés todavía tiene margen de mejora. No está tan lejos de la cabeza. Larrazábal llevaba siete años seguidos metiéndose en la Final de Dubai, objetivo que ahora mismo no tiene ni medianamente garantizado (está a 92.000 puntos del puesto 60º de la Race), así que podemos estar seguros de que hará lo imposible por volverse a meter.

Consulte aquí los resultados en directo