Inicio Grandes Circuitos LPGA Tour La denuncia de Reid, a examen: hablan las españolas

La denuncia de Reid, a examen: hablan las españolas

Compartir
Azahara Muñoz. © Tristan Jones
Azahara Muñoz. © Tristan Jones

Hay marcas que se niegan a dar material a las jugadoras porque simplemente no apoyan el golf femenino. De esta manera cruda y directa, Melissa Reid abrió la caja de los truenos durante una entrevista con el medio británico The Independent.

La denuncia de Mel Reid que debería sacar los colores a más de uno

La conclusión de Reid es que la desigualdad entre ellos y ellas en el mundo del golf profesional en lugar de acortarse se agranda. Su denuncia es valiente y ha servido para abrir el debate, visibilizar de nuevo las diferencias y remover alguna que otra conciencia.

Las distancias entre chicos y chicas existen, las dicta en muchas ocasiones el mercado, pero no hay ningún ley que diga que no se pueden estrechar en el futuro. Hablar de ello es un primer paso y las jugadoras están encantadas. Eso sí, no todas suscriben al ciento por ciento el argumentario de Reid. Que hay mucha diferencia entre hombres y mujeres, sí, que estamos peor que antes, no tanto…

Ten Golf ha querido pulsar la opinión del golf femenino español al respecto. Consultamos a algunas jugadoras y a Marta Figueras Dotti, pionera y actual dirigente del Ladies European Tour. Desde dentro, Más allá del pensamiento de cada una, sus reflexiones y anécdotas sirven también para hacer una radiografía aproximada de cómo está el golf femenino en la actualidad. Hay brecha, cierto, pero se avanza y tampoco es lo mismo el circuito americano que el europeo.

Azahara Muñoz © LPGA Tour
Azahara Muñoz © LPGA Tour

Una de las principales referentes del golf español es Azahara Muñoz. La malagueña entiende lo que comenta Reid y conoce también de primera mano el problema que tuvo Inbee Park con una marca de palos. “Le dijeron que o jugaba ese driver o no se lo daban. La verdad es que nunca me habría imaginado que eso se lo podían hacer a Inbee, que era Número 1 del mundo, o a cualquier otra jugadora. Yo la verdad es que he tenido siempre mucha suerte. Siempre he trabajado con PING o con Callaway y las dos se han portado de maravilla conmigo cada vez que he necesitado algo. No tengo ninguna queja”, afirma.

En cuanto a la desigualdad, Azahara lo tiene claro: “siempre he dicho que nos podemos quejar quejar cuanto queramos y que el hueco que hay entre chicos y chicas se podría cerrar más, ojalá, pero la realidad es que el marketing manda y los chicos venden más que nosotras. Ya me gustaría que no fuera así, pero es la realidad. Obviamente, nos gustaría ganar más, pero entiendo que el PGA Tour vende más que el LPGA. Nos duela más o menos, es así”, asegura. En este sentido, la golfista de San Pedro de Alcántara, actualmente Número 54 del mundo, cree que la situación del circuito americano femenino ahora mismo es buena. “Yo sí que creo que la cosa ahora está mejor, hay más torneos y más dinero. El CME Group Championship (Final del LPGA Tour) va a dar un millón de dólares a la ganadora y seguro que los Grandes también van a subir para ponerse al mismo nivel”.

“Obviamente, nos gustaría ganar más, pero entiendo que el PGA Tour vende más que el LPGA. Nos duela más o menos, es así”

La lectura de Azahara por todo ello no es tan oscura como la de Reid. Se puede mejorar, sí, pero no es tan malo lo que hay. “Hay otros deportes donde la gente se rompe el cuerpo y no ganan un pimiento. Yo me considero súper afortunada porque jugamos en América y ganamos bastante. Tengo una vida que nunca me habría imaginado. No puedo decir más que estoy muy agradecida”, afirma.

“Hay otros deportes donde la gente se rompe el cuerpo y no ganan un pimiento. Yo me considero súper afortunada porque jugamos en América y ganamos bastante. Tengo una vida que nunca me habría imaginado”

Carlota Ciganda, el otro mascarón de proa del golf español, está en la línea de Azahara. “Está claro que no me parece bien lo de Inbee Park, que no le den un palo, pero yo creo que tenemos mucha suerte de poder vivir de este deporte siendo mujeres. En los Juegos Olímpicos me di cuenta de que sólo en tenis y golf puedes vivir siendo chicas. En golf podemos vivir muy bien. Me gustaría ver más premios, que nos patrocinen igual que a los chicos, pero yo nunca he tenido muchos problemas. Por una parte entiendo a Mel, pero no hay ser tan extremista. Vivimos muy bien, el golf femenino va a más. Este año tenemos el US Open de cinco millones. No se puede comparar con los hombres, pero no creo que ganemos poco, sino que ellos ganan muchísimo y tenemos mucha suerte de vivir de esto”.

Marta Figueras Dotti aporta la visión de la experiencia. Ella ha vivido las épocas más recientes y ha asistido en directo a la evolución en las últimas décadas. Su veredicto es contundente: “No creo que ahora haya más desigualdad que antes, para nada, más bien es al revés, se va estrechando, aunque todavía queda mucho camino por recorrer. Yo le doy las gracias a Melissa por dar el paso adelante y denunciar casos así con el material. Tenemos que seguir trabajando todos para ayudar a las chicas. Me cuesta mucho aceptar que jugadores que son el 300 del mundo tengan todo el material gratis e incentivos con marcas comerciales y que una jugadora como Reid, múltiple ganadora en el Ladies European Tour y con tres participaciones en la Solheim Cup no pueda acceder a ello. Que se lo nieguen. Me parece algo muy desfasado”, señala.

“Me cuesta mucho aceptar que jugadores que son el 300 del mundo tengan todo el material gratis e incentivos con marcas comerciales y que una jugadora como Reid, múltiple ganadora en el Ladies European Tour y con tres participaciones en la Solheim Cup no pueda acceder a ello”

Además, Marta echa de menos una mayor implicación de los golfistas profesionales. “Algún jugador masculino de peso debería dar un puñetazo en la mesa y decirlo también alto y claro y apoyarnos. Ellos tienen más repercusión y poder y nos sería muy útil para acortar las diferencias”, afirma.

Noemí Jiménez. © Tristan Jones
Noemí Jiménez. © Tristan Jones

Como decimos, la diferencia entre el circuito americano y europeo femenino es muy grande. La anécdota de Noemí Jiménez, malagueña que juega en el Ladies European Tour, no puede ser más reveladora. “Me he quedado flipando al leer lo que le ha pasado a Melissa. No me ha sorprendido. Conozco a gente que le pasa, aunque yo soy súper afortunada con mis patrocinadores PING, Finca Cortesín y Pro Spain… Estoy súper agradecida a ellos. Si no es por ellos, saldría perdiendo. El año pasado acabé en el puesto 19º del orden de mérito del LET y a final de año estuve haciendo cuentas con mi asesor. Sin los espónsors habría ganado neto en todo el año 100 euros. Es decir, ni para pipas. Puede parecer  increíble, pero es así por la cantidad de gastos que tenemos. Y yo puedo porque no tengo familia a mi cargo ni una hipoteca grande, de lo contrario sería imposible…”.

“El año pasado acabé en el puesto 19º del orden de mérito del LET y a final de año estuve haciendo cuentas con mi asesor. Sin los espónsors habría ganado neto en todo el año 100 euros. Es decir, ni para pipas”

Además, Noemí pone de relieve otra situación que se da en el circuito femenino y que no deja de ser injusta. “Tenemos que sacar provecho de otras cosas, como la imagen y no me parece justo, somos golfistas, no somos modelos. Muchas veces las invitaciones a los torneos se basan en eso, y no ocurre en los tíos. Son desigualdades y diferencias”, denuncia.

“Algún jugador masculino de peso debería dar un puñetazo en la mesa y decirlo también alto y claro y apoyarnos”

Silvia Bañón se expresa en los mismos términos. Es jugadora también del LET, como Noemí, y observa las mismas deficiencias. La alicantina celebra el paso adelante de Reid “Está genial que se diga. Son situaciones que pasan. Yo estoy muy agradecida a la Federación por la ayuda del ProSpain porque me puedo costear los viajes y vivir de jugar al golf. Gracias a ellos puede conseguir vivir del golf. Sin esa ayuda, habiendo acabado al 26 del ránking, no podría haber superado el año”, explica. En cuanto al material, alucina con la revelación de Melissa. “No sabía que le había pasado a las mejores del mundo y es muy fuerte. Yo lo he vivido en primera persona. Es muy difícil. En los torneos del LPGA, la marca que a mí me gusta estaba y cuando le he pedido ayuda me han dado material, pero su no es LPGA… Ojalá contando estas cosas, consigamos que la situación cambie un poco y no haya tanta desigualdad”, afirma.

Nuria Iturrioz © LET | Tristan Jones
Nuria Iturrioz © LET | Tristan Jones

“Yo estoy muy agradecida a la Federación por la ayuda del ProSpain porque me puedo costear los viajes y vivir de jugar al golf. Gracias a ellos puede conseguir vivir del golf”

La mallorquina Nuria Iturrios tampoco ha tenido problemas de material gracias a sus patrocinadores, pero sí cree que la diferencia entre chicas y chicas es muy grande. “Obviamente hay una gran diferencia entre hombres y mujeres y después de leer el artículo de Melissa pues me deja más en shock todavía porque me doy cuenta de que no sólo es un problema monetario. Es triste porque es material que necesitamos para trabajar y sé por personas más cercanas que también han tenido este tipo de problemas. Yo por suerte nunca he tenido problemas gracias a mi marca. Sólo espero que poco a poco vaya a mejor este tema”.