Inicio Grandes Circuitos PGA Tour Rory McIlroy dice “basta ya” contra el juego lento

Rory McIlroy dice “basta ya” contra el juego lento

Compartir
Rory McIlroy.
Rory McIlroy.

“Es inaceptable que en la primera jornada hubiera un partido que no pudo acabar su vuelta por falta de luz. Han pasado cinco horas y cuarenta minutos después de mi salida y acabo de firmar la tarjeta. Esto no lo deberíamos admitir”. Se puede decir más alto, pero no más claro. Rory McIlroy está harto del juego lento del PGA Tour y conmina al circuito a que se ponga manos a la obra para solucionarlo.

“El juego lento se ha convertido en una especie de epidemia en el Tour”

El norirlandés, líder del THE PLAYERS, no se mordió la lengua con el anfitrión. Más bien al contrario. “Seguimos teniendo un serio problema porque no hacen nada al respecto. El juego lento se ha convertido en una especie de epidemia en el Tour. Entiendo que es nuestro medio de vida y que los jugadores se tomen su tiempo. Además, a medida que han pasado las horas, el campo se ha ido secando y se ha vuelto más firme y más difícil, lo entiendo. Pero el hecho de que alguien no terminara ayer, simplemente es inaceptable”, afirma con crudeza.

Rahm y Sergio, bien colocados para la llegada del rock&roll

Son muchos los jugadores que llevan tiempo clamando contra el juego lento y pidiendo medidas coercitivas para solucionarlo, pero seguramente nadie ha sido tan enérgico como McIlroy. Tiene además mucho más peso ya que lo dice el líder del torneo, no alguien al que le ha ido mal y que pudiera ser observado como una pataleta, y en la casa del PGA Tour. Rory pide mano dura. “Honestamente, creo que deberían ser un poco más duros y comenzar a penalizar son golpes antes. Esa sería una manera fácil de solucionarlo”, añadió.

McIlroy y Fleetwood hurgan en la herida de París

Esta contundencia al hablar del juego lento contrasta con su nueva actitud en el campo. Rory rara vez ha tenido malos comportamientos sobre la hierba, más allá de su recordado ‘helicóptero’ en Doral hace ya muchos años. Ha sido un jugador contenido y contrario a mostrar reacciones inapropiadas en mitad de la competición. Eso sí, su gran problema en muchas ocasiones ha sido la impaciencia. Tiene tanto talento que en cuanto una vuelta se tuerce y tardan en salirle las cosas como quiere, tiende a apretar el acelerador más de la cuenta y acaba descarrilando. Ayer mismo tras la ronda aseguró que lleva tiempo trabajando eso. “Mi actitud está siendo muy buena y estoy muy satisfecho por eso. Hice bogey en el hoyo 1 porque reconozco que me descentró el drive que falló Phil Mickelson. No me coloqué bien y con el error me volví un poco loco, pero volví rápido y reaccioné bien”, asegura.

“Es inaceptable que en la primera jornada hubiera un partido que no pudo acabar su vuelta por falta de luz. Han pasado cinco horas y cuarenta minutos después de mi salida y acabo de firmar la tarjeta. Esto no lo deberíamos admitir”

En este sentido, Rory sólo tiene prisas para jugar al golf, el resto prefiere tomárselo con calma. “Queda muchísimo para que llegue el domingo y el momento de que alguien levante el trofeo. No me fijo en esas cosas, no estoy centrado en ganar, sino en seguir jugando bajo par. El objetivo final es la victoria, pero para llegar a él hay que cumplir antes otra serie de objetivos pequeños que son los que realmente importan. Y eso lo haces bien, la victoria será una consecuencia y llegará sola”, asegura templado.

Jordan Spieth: “El putt está de vuelta. Está muy cerca de volver a ser de los mejores del mundo”

– Y hablando de paciencia hay que citar a Jason Day. El australiano está perfectamente situado a cuatro golpes de los líderes. Su juego largo está como nunca, especialmente los hierros. Ha cazado 29 de 36 greenes en los dos días. ¿La clave? “Estoy pegando con mucho más control. He trabajado muchísimo en los hierros en las últimas semanas. Siempre he pegado muy duro y he decidido ir más tranquilo. Normalmente puedo hacer unas 190 yardas con el hierro 7, pero ahora he perdido cinco yardas para ganar más control. Me centro más en pegar con efecto, ya sea fase o draw, una bola controlada, que en pegar fuerte. Y me siento más a gusto”.

Jason Day: “Normalmente puedo hacer unas 190 yardas con el hierro 7, pero ahora he perdido cinco yardas para ganar más control. Me centro más en pegar con efecto, ya sea fase o draw, una bola controlada, que en pegar fuerte”

Jordan Spieth ha fallado el corte en el THE PLAYERS, pero le pone buena cara al mal tiempo y lanza un serio aviso al resto. “He pateado extremadamente bien y estoy muy orgulloso de la lucha de hoy. El putt está de vuelta. Está muy cerca de volver a ser de los mejores del mundo. Sé exactamente cómo llegar ahí, lo que es una buena noticia. Y luego, en lo que se refiere al swing completo, sólo me hacen falta más repeticiones. Creo que he pegado muy bien a uno de cada dos hierros. Desafortunadamente, aquí necesitas que nueve de cada diez sean buenos para estar arriba. Hice 11 o 12 birdies esta semana y fallé el corte después de dos rondas”.

2 COMENTARIOS

    • Exacto, atrazar el juego perjudica la concentración de los que van atrás, en un campo regular se avisa y se rebasa al grupo que va lento

Comments are closed.