Inicio PGA Championship PGA Championship 2019 En algunas cositas esto recuerda a un US Open…

En algunas cositas esto recuerda a un US Open…

Compartir
Así se van a encontrar los jugadores sus bolas esta semana cuando no cojan calle. © Tengolf
Así se van a encontrar los jugadores sus bolas esta semana cuando no cojan calle. © Tengolf

El PGA Championship no es como un US Open, pero tampoco, mucho ojo, el Bethpage Black puede ser bajo ningún concepto un campo llevadero. Y en estos parámetros nos vamos a mover toda la semana, aunque a más de un jugador le ha provocado cierto estupor las condiciones que se ha encontrado en el legendario recorrido de Long Island…

PGA Championship 2019: una batería de datos para ir abriendo boca

El rough no está para ninguna broma. Ni alrededor de las calles, ni alrededor de los greenes. Es duro, profundo y muy tupido. Va a provocar enormes dolores de cabeza y bien pudiera ser el que uno se encuentra en el US Open, por ejemplo en las dos ediciones que se celebraron aquí en 2002 y 2009.

Lucha titánica a cinco bandas en Bethpage por el Número 1 mundial

A ello hay que unir la longitud de este campo, que además está muy húmedo con toda el agua que ha caído en los últimos días. El hoyo 7, sin ir más lejos, es un par 4 de 525 yardas. Un monstruo que te puede comer crudo si no vas largo y recto desde el tee…

Lluvia y frío para recibir a Tiger Woods en Bethpage Black

Tiger Woods ya lo ha dicho: la primera clave esta semana estará en el driver. Porque, según explica, es necesario coger muchas calles y evitar el rough, lo que será algo más sencillo por la humedad del terreno, pero también ir muy largo para tirar con más garantías y control a unos greenes pequeños y elevados que se irán secando según pasen los días, según las previsiones meteorológicas. Tiger es de los que se han quedado algo impactados con el rough de Bethpage… “Exuberante”. Así lo ha calificado.

Tee Times: Partidazos para Rahm y Sergio en el PGA Championship

Rafa Cabrera Bello está jugando ahora mismo sus primeros hoyos en el campo. Jorge Campillo, sin embargo, ya hizo ayer nueve hoyos y sus sensaciones fueron terroríficas. No por el estado de forma propio, que sigue siendo bueno y estable, sino por el frío que hacía, que alargaba el campo un poco más, y también por el rough. Además, también lo sorprendía lo duros que están los greenes para el agua que han recibido. Y lo rápidos. Lo dicho: por momentos, el escenario recuerda al de un US Open, aunque a la hora de la verdad, la PGA americana sabrá cómo levantar un poco más la mano, nivelar las fuerzas y dar algún respiro, en lugar de llevar a los jugadores a situaciones desesperadas.

PGA Championship: horarios y dónde ver en directo por televisión

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here