Inicio Grandes Circuitos Senden rompe la varilla en mitad del swing y acaba en polémica

Senden rompe la varilla en mitad del swing y acaba en polémica

Compartir

John Senden protagonizó la imagen más insólita de la primera jornada del Australian PGA Championship y, probablemente, de la temporada. A la altura del putt en movimiento realizado por Phil Mickelson durante el US Open de Shinnecock Hills.

Mickelson: “Estoy avergonzado y disgustado por lo que hice”

Senden tuvo el incidente en el hoyo 9 del RACV Royal Pines Resort. El jugador australiano, que jugaba en el partido estelar de la tarde junto a Geoff Ogilvy y Harold Varner III, rompió la varilla de su driver a la altura del grip justo en mitad del swing, concretamente cuando bajaba el palo para contactar con la bola.

Obviamente, al partirse el eje del palo no pudo contactar con la bola, pegó al suelo y se hizo daño, ya que la rotura se produjo a la altura de su agarre. A partir de aquí, se produjo un interesante debate de reglas entre los propios jugadores y el árbitro, una controversia que se trasladó, cómo no, a las redes.

¿Debía ser penalizado Senden? ¿Debía contar el golpe que había intentado pegar? ¿Debería poder repetir el golpe sin penalidad?

Las dudas están encima de la mesa. El árbitro que realizó el ‘rulling’ determinó que el golpe contaba y que Senden debía pegar el segundo desde la misma posición, pero con la bola apoyada en el suelo, sin tee. Se produjo una intensa discusión. Por ejemplo, Ogilvy entendía que Senden debía repetir su golpe sin penalidad de ningún tipo.

Es un problema de interpretación. La regla dice que el golpe debe contar en el momento en el que el jugador tiene intención de pegar a la bola. Claramente, Senden está en pleno swing con la intención de dar el golpe, pero por otro lado, si hubiera podido, una vez rota la varilla, el jugador seguro que no habría tenido intención de golpear, lo que ocurre es que ya no puede parar el movimiento. Es materialmente imposible.

CRÓNICA: Otaegui enseña la cresta en Australia

Algunos críticos con la decisión del árbitro, equiparan esta acción de Senden con la que protagonizó Kevin Na en 2011, en la tercera ronda del Shrinners Hospitals for Children Open del PGA Tour. El norteamericano dio un golpe al aire de manera intencionada cuando ya estaba preparado para dar a la bola. No recibió sanción, ya que los árbitros entendieron que voluntariamente desvió la trayectoria del palo para no contactar a la bola porque algo le había molestado. La diferencia es que Senden, por una causa ajena a él, no tuvo posibilidad de desviar el palo y acabó pegando al suelo. El debate está sobre la mesa.

Senden pegó su segundo golpe con hierro desde el tee (ya no pudo utilizar el driver en los nueve hoyos restantes) y acabó haciendo bogey en este hoyo 9. Acabó al par. Antes del golpe fallido marchaba con -2.

1 COMENTARIO

  1. Desde mi punto de vista, aplicando la lógica, el árbitro se equivoca.

    Hasta ahora, la regla se ha interpretado de manera que se consideraba golpe si el jugador tenía intención de golpear la bola durante la totalidad del swing hasta alcanzar las inmediaciones de la bola. Si había un cambio de opinión durante el swing, no había golpe, como en el caso de Kevin Na o incluso cuando Tiger paraba el swing antes de llegar a la bola (aplicando la reducción al absurdo, con una interpretación más amplia, Tiger tenía intención de golpear la bola incluso si al final no lo hizo).

    En el caso de Senden, es obvio que cambió de opinión acerca de querer golpear la bola desde el momento en que la varilla se rompió, aún bastante alejada del momento del hipotético golpeo. Por tanto, creo que el golpe no debería haber contado.

    Un saludo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here