Inicio Blogs Caddielandia Sobre Jon, la energía que irradia y el segundo golpe del 10

Sobre Jon, la energía que irradia y el segundo golpe del 10

Compartir
Jon Rahm (ESP) during the final round of the DP World Championship, Earth Course, Jumeirah Golf Estates, Dubai, UAE. 24/11/2019 Picture: Golffile | Phil INGLIS All photo usage must carry mandatory copyright credit (© Golffile | Phil INGLIS)

Es mi trabajo y como bien sabéis todos los que conocéis me lo tomo muy en serio. Quizá en ocasiones hasta demasiado, me dicen algunos. Pero es mi manera de ser, así lo vivo y así lo entiendo. Sin embargo, no se me escapa que este domingo tuve la oportunidad de ver de primera mano algo muy especial, algo diferente. No se me va a olvidar fácilmente la última ronda del DP World Tour Championship. En general, no se me va a olvidar la Final de Dubai.

VÍDEO | Una sorpresa en el avión para cerrar la Final de Dubai

Llegar al tee del 1 del Earth Course, del último torneo de la temporada, en el partido estelar, llevando la bolsa de Mike Lorenzo Vera y con Jon Rahm es algo realmente bonito y difícil de explicar con palabras. Primero os quiero hablar de Mike, mi jefe, y después os contaré lo que me pareció ver a Jon en directo, tan de cerca y peleando por algo tan importante.

No tengo palabras con Mike. Me quito el sombrero. Qué torneo ha hecho. De verdad que el jueves no estaba claro que fuera a jugar, se encontraba muy débil y llegar así al domingo, no sólo al tee del 1, sino al tee del hoyo 18 con opciones de ganar, es increíble y emocionante.

Jon tiene ya un pie y medio en la Ryder 2020 (y quedan diez meses)

Sin duda, ha sido un paso adelante en su carrera. Dejamos atrás una semana en la que hemos ganado en mano a mano a Rory McIlroy y a Tommy Fleetwood y hemos tenido un putt, lejano sí, pero putt al fin y al cabo, para salir al desempate con Jon Rahm. Creo que Mike ha demostrado esta semana que está hecho para cosas muy grandes. Cierto es que se marchó de Jumeirah con un mal sabor de boca por el tercer puesto. Quiere ganar, diría casi que lo necesita, pero esta tiene que ser una semana positiva. Hemos crecido mucho y estoy seguro de que el primer triunfo está al caer. Hay que seguir trabajando igual o más y convencerse de que es uno de los mejores del mundo. A mí no me cabe duda… Por lo pronto, ha cerrado su mejor temporada en el Circuito Europeo y nos metemos en el WGC México Championship, así que hay que celebrarlo.

Y ahora os hablo de Jon… Qué decir. Impresiona. Realmente, impresiona. No sé ni cuántos putts nos metió en los primeros siete hoyos. Vaya canutos. Uno detrás de otro sin pestañear. Es brutal. Viéndolo de cerca, compitiendo por lo máximo, confirmas rápidamente que se trata de alguien muy especial. No es sólo lo que hace en el campo, sino como lo hace.

Sergio llegó con un plan a Dubai y se marchó ‘fumándose un puro’

Lo que más destacaría de Jon es su personalidad, la energía que transmite en cada golpe. Eso se tiene o no se tiene. Es algo así como el carisma. Camina por el campo y pega cada tiro con la convicción absoluta de que le va a salir bien. No tiene duda. Está tan absolutamente convencido, tiene tanta confianza, que incluso cuando falla un golpe la bola se le suele quedar bien. Ya os digo. Irradia energía positiva y eso también influye en los botes. Que nadie lo dude.

Es imposible no acordarse de los putts y de los drives que mete en el hoyo 16 y el 18 cuando está más apretada la situación. Madre mía qué misiles bajo presión.

Las próximas citas de Rahm en su asalto por el Número 1 del mundo

Sin embargo, si me tuviera que quedar con un golpe clave, sería el segundo en el hoyo 10. Venía de hacer bogey en el 8 fallando la calle y otro más en el 9 con un tripateo. Se le escapó también la salida del 10 y acabó en la pinaza, en una situación muy incómoda porque la bola está inestable y es muy difícil hacer un buen contacto.

Borja Martín-Simo cuelga el peto con un golpe de pura fantasía

Es muy fácil pegar un filazo y fallar el tiro, y mucho más si no vienes haciendo tu mejor golf en los últimos minutos. Pues bien, Jon pegó un golpe perfecto. No se puede tocar mejor esa bola… Si es que hasta hizo efecto de retroceso… ¡¡Desde la pinaza!!

Lo dicho, un jugado muy especial y contra él estuvo Mike hasta el hoyo 18 con opciones de igualarle o incluso ganarle.