Inicio Grandes Circuitos European Tour Sergio llegó con un plan a Dubai y se marchó ‘fumándose un...

Sergio llegó con un plan a Dubai y se marchó ‘fumándose un puro’

Compartir
Sergio García, durante la última ronda de la Final de Dubai. (© Golffile | Phil INGLIS)

Ya lo decía el coronel John ‘Hannibal’ Smith en la mítica serie de los años 80 ‘El Equipo A’: “me encantan que los planes salgan bien”. Siempre lo decía con una amplia sonrisa en la boca y fumándose un buen puro. Era la metáfora que utilizaba el guionista para explicar que el trabajo se había completado con éxito.

VÍDEO | La frase de Sergio García que puso los pelos de punta al campeón

Sergio García no es coronel, ni fuma puros, pero sí tenía la misma sonrisa de oreja a oreja ayer al abandonar la Final de Dubai con una sexta posición en la mochila y un excelente parcial de diez bajo par el fin de semana, el mejor de todo el torneo junto con Jon Rahm y Paul Waring.

La satisfacción de Sergio no tiene tanto que ver con el resultado, que también, como con el ‘feeling’. A García le gusta lo que ve y, sobre todo, lo más importante, le gusta lo que está sintiendo en el campo. Tiene que ver mucho con lo técnico, con cómo le pega a la bola y, por supuesto, también está relacionado de manera directa con el paso adelante que ha dado con el putter de la mano de Ramón Bescansa. Sin embargo, por encima de todo en la siempre compleja pirámide emocional de Sergio está la parte mental. En este aspecto, García llegó a Jumeirah con una misión trazada. Lo había hablado con todo su equipo de trabajo y el resultado ha sido fantástico.

Un ’11’, el Grande al caer, un espejo y la broma del ’51’

Sergio y sus colaboradores más directos establecieron que por el campo hay que marchar con la cabeza alta, el pecho hacia afuera y la confianza extrema. Claro que uno se puede lamentar por un golpe fallado, pero el objetivo era evitar que afectase al resto del juego, a lo que quedaba de ronda. En definitiva, el punto número uno de la estrategia de Sergio esta semana ha sido estar paciente y siempre positivo. Lo ha hecho y le ha salido muy bien. Se puede resumir en esta frase del propio García: “si fallo un golpe al draw (golpe con efecto de derecha a izquierda) tengo que volver a intentar pegar otro draw la próxima vez que tenga la oportunidad, y si no sale no pasa nada, confianza en que la siguiente sí va a salir”, explica.

VÍDEO | Así funciona el método de Ramón Bescansa y el Perfect Putter

Así ha ido por el campo y así ha sabido rehacerse, por ejemplo, de tres bolas consecutivas al agua en el mismo hoyo. En el 6, justo acabando el primer tercio de vuelta, Sergio ha terminado en el lago el viernes, sábado y domingo, con un balance de cinco sobre par. Un lastre muy grande al que consiguió darle la vuelta por actitud. Ahí está la clave de todo.

CRÓNICA | En el ‘universo Rahm’, como en el de Seve, se gana por las buenas y por las malas

Ahora, lo importante, además de confirmar esas excelentes vibraciones que tiene con el putt, es que consiga mantener esa misma actitud contra viento y marea, aunque no salgan las cosas, aunque no haya fines de semana como el de Dubai. Si mantiene esa convicción, ese espíritu positivo y esa seguridad en lo que está haciendo, no cabe duda de que deberíamos ver la mejor versión del jugador de Borriol en 2020.

Aquí les dejamos sus valoraciones tras la Final de Dubai donde explica todo el proceso mental que realizó antes del DP World Tour Championship y sus buenas sensaciones.