Inicio Grandes Circuitos Abel Gallegos, ‘el Jon Rahm argentino’, gran revelación mundial con apenas 17...

Abel Gallegos, ‘el Jon Rahm argentino’, gran revelación mundial con apenas 17 años

Compartir
Abel Gallegos junto con sus dos billetes para el Masters y el Open Crédito: Enrique Berardi / LAAC

Esta semana se ha disputado el Latin America Amateur Championship, un torneo que reúne a los mejores golfistas aficionados de toda Latinoamérica y pone en juego, nada más y nada menos, que una plaza en el Masters de Augusta y otra para el Open Championship.

Así es el cambio radical de uno de los hoyos míticos del Augusta National

Un joven argentino, de nombre Abel Gallegos (-4), con 191 centímetros de estatura y más de 100 kilos de peso, es decir un portento físico brutal, es el primer argentino de la historia que consigue ganar este torneo, y lo ha hecho a lo grande, con remontada en la última jornada y terminando con cuatro golpes de ventaja sobre el segundo clasificado, el mexicano Aaron Terrazas (par).

Con una pegada descomunal, que junto a su físico recuerda al gran Jon Rahm, y una gestión de la presión fuera de lo común en un chaval de 17 años, este argentino que aprendió a jugar gracias a un profesor que ofecía cases gratuitas por la calle, estará este mismo año 2020 compartiendo vestuario en dos ‘majors’ con todos los grandes nombres del golf mundial, incluido su ídolo y compatriota Ángel Cabrera, que además fue de los primeros en felicitarle.

«En la noche previa se me vinieron todo tipo de pensamientos; di vueltas en la cama y no me podía dormir. Me levanté varias veces durante la noche y, cuando me desperté a la mañana, me miré al espejo y dije: ‘Vos podés’”. Y tanto que pudo, de hecho, pese a un solitario bogey en el 14 que apenas le hizo titubear, no dio opción ni siquiera al colombiano Jose Vega, que salía líder con dos de ventaja. Y, por si fuera poco, Gallegos cerró el torneo con un birdie al más puro estilo de los campeones.


Manejar la presión fue difícil, pero traté de olvidarme del premio y salir a jugar al golf, que es lo mejor que sé hacer. Jugué muy bien, en la cancha se dio todo y dejé que fluyera. Estoy feliz porque fue un día soñado,» comentaba Gallegos al finalizar el torneo y con una sonrisa que era imposible que desapareciera de su cara.

‘El Gordo’, como se le conoce entre sus compañeros y amigos, no tiene pensado marchar a la universidad en Estados Unidos como hacen la mayoría de grandes promesas del golf, aunque tras esta victoria ya no sabe muy bien en qué van a quedar sus planes de futuro, pues espera recibir alguna invitación, tanto del PGA Tour como del European Tour, para foguearse con los profesionales antes de esas dos gran citas con las que lleva soñando desde pequeño y que hoy son toda una realidad.