Inicio Grandes Circuitos European Tour Afortunadamente, no hay oficina de reclamación para algunas injusticias…
Crónica del turno matutino de juego de la segunda jornada del Saudi International

Afortunadamente, no hay oficina de reclamación para algunas injusticias…

Compartir
El ganador de la semana pasada, Paul Casey, se protege del agua esta mañana en Arabia. © Golffile | Oisín Keniry
El ganador de la semana pasada, Paul Casey, se protege del agua esta mañana en Arabia. © Golffile | Oisín Keniry

Algo ha quedado ya muy claro: a lo largo de las dos primeras rondas del Saudi International la mitad de los participantes han sufrido ya la injusticia que la Madre Naturaleza imparte de tanto en tanto en este deporte: ayer cogieron por la tarde el turno ventoso y esta mañana de viernes, en lugar de encontrarse con ese paraíso de ‘calma chicha’ que disfrutaron los del otro lado del cuadro un día antes, se han encontrado con agua (sí, agua, aquí en Arabia, aunque parezca mentira) y también su buena ración de viento. No es que se haya dado mucho de lo uno y de lo otro, pero han caído unos cuantos chaparrones y el viento era algo más que una llevadera brisa marina.

Podcast: ¿Quieres debate? Toma dos tazas…

Resta sólo por ver si hoy, viernes, los de la tarde al menos se encuentran también condiciones algo más complicadas, una vez que el viento parecía haber frenado su impulso según pasaban las horas (en el momento de editar esta crónica provisional, además, el juego se suspendía por amenaza de tormenta eléctrica).

Cabrera Bello y Arnaus vencen al viento y afilan el hacha en el hotel

No está mal que consten en acta todas estas particularidades, pero huelga señalar que aquí no hay oficina de reclamación al respecto. Afortunadamente. De hecho, el día en el que el golf, de competición o no, se juegue en faraónicos campos ‘indoor’, ese día quizá sí estemos acabando con la era dorada de este deporte (¿llegará a ocurrir? Mejor ni pensarlo). O sencillamente se habrá inventado un sucedáneo (ojo, que también puede ser muy interesante…) que no es golf puro y duro.

Horsey mete leña en el debate con un vueltón en Arabia

En tal encrucijada, por tanto, hay que seguir considerando notables la actuación y el resultado de Rafa Cabrera Bello (-2), que hoy firmaba otro 69, como ayer, y que al fin y al cabo es uno de los diez mejores de su turno de juego, el damnificado, en el que Viktor Hovland (-6) ha sido el mejor. El joven noruego, que viene de luchar por el triunfo en el Farmers, ha completado los primeros 36 hoyos con un solitario bogey en las peores condiciones. No hace falta reclamar para Hovland toda la atención, pero déjennos añadir un dato más acerca de su consistencia: han pasado ya más de once meses desde que fallara su último corte (Honda Classic 2020).

El kit de supervivencia de un profesional contra el viento

Rafa Ha enchufado buenos putts de media y larga distancia en el primer tercio de la vuelta: uno de birdie desde unos cuatro metros en el 11 (había salido por el 10) y otro más en el 13 desde unos siete metros, justo lo que ayer no consiguió en toda la ronda. Luego, alternando los buenos hoyos con algún apuro menor, cerraba la ronda con oficio y mantiene la buena tendencia de 2021, nada que ver con los sobresaltos del ejercicio anterior.

Adri Arnaus (+3), sin embargo, se ha quedado fuera del fin de semana. El de Moià sumaba hoy hasta cuatro birdies, pero en realidad su ronda ha sido una auténtica montaña rusa, muy irregular, sembrada de errores y penalidades. Tampoco ha podido pasar el corte Miguel Ángel Jiménez (+3), que no obstante puede marcharse tranquilo y sereno a su nueva morada, en República Dominicana, después de jugar el sábado y el domingo en Dubai y de haber luchado en Arabia hasta el final por conseguirlo en la peor parte del cuadro.

Consulta aquí los resultados en directo