Inicio Grandes Circuitos European Tour En Chipre, todo el mundo contento, feliz y dispuesto
Análisis del recorrido del Aphrodite Hills Resort, sede del Cyprus Open

En Chipre, todo el mundo contento, feliz y dispuesto

Compartir
Aphrodite Hills Golf Course. © Aphrodite Hills

En unas horas arrancará el primer torneo de la historia del circuito europeo que se disputa en Chipre, el Aphrodite Hills Cyprus Open, así que siempre resulta especialmente interesante realizar un análisis más completo del campo, un escenario nuevo para todos los jugadores.

El largo y apasionante camino para llegar hasta Chipre, destino número 50

Y de entrada hay que decir que el recorrido del Aphrodite Hills Resort está gustando mucho a los jugadores, tanto por su diseño como por su excelente apariencia y mantenimiento, así como el entorno (hotel, clima, etcétera). Lo primero que hay que señalar es que se trata de un campo más bien corto (6.361 metros), hierba bermuda, con un rough que penaliza algo pero no asusta y greenes más bien blandos, bastante movidos y muy largos algunos de ellos (hasta 52 metros de longitud, con lo que la posición de la bandera puede hacer variar en cuatro o cinco palos la elección para el segundo tiro).

Aphrodite Hills Cyprus Open: horarios y dónde ver en directo por televisión

Está muy cerca del mar y, por lo tanto, el viento debería ser una de sus principales defensas, pero si no sopla demasiado habrá que firmar tarjetas más bien bajas cada día para darse una opción de victoria. Y, de momento, las previsiones no son alarmantes respecto a la intensidad del viento, con rachas que pueden alcanzar los 20 kilómetros por hora. Ya veremos.

Las claves del Masters en TV: retransmisión 4K, hoyos y grupos destacados…

Una de las grandes peculiaridades de este diseño de Cabell Robinson es su abrupta orografía en algunas zonas del mismo (recordemos que Robinson también firmó los diseños de Finca Cortesín o Valle Romano, dos campos con orografía también abrupta): cañadas, barrancos y, de tanto en tanto, una larga distancia entre el green de un hoyo y el tee del siguiente… Incluso, en el hoyo 3, par 5, hay que superar un barranco con un disparo que debe hacer de vuelo unos 215 metros y el traslado desde el tee hasta el fairway debe hacerse en buggy, puesto que se rodea todo el barranco para llegar de un lado a otro en un trayecto de más de un kilómetro de distancia. Aquí, el problema sería encontrarse viento fuerte en contra, en cuyo caso algunos jugadores quizá no pudieran pasar el imponente obstáculo… En cualquier caso, hay una zona de dropaje al otro lado del barranco.

Salida del hoyo 3. Lo que se ve al fondo es la calle detrás del barranco.
Salida del hoyo 3. Lo que se ve al fondo es la calle detrás del barranco.

Hay otros dos puntos más del campo en el que los jugadores se trasladarán en buggy. Uno de ellos es en el green del 5, otro de los hoyos curiosos y espectaculares, pues se trata de un par 3 donde también hay que salvar un barranco para llegar a green… Si la bola no pasa el barranco estará, además, fuera de límites, decisión que ha tomado el director del torneo para evitar que los jugadores tratasen de jugar desde una zona que es peligrosa.

Salida del 5, par 3 con barranco incorporado.
Salida del 5, par 3 con barranco incorporado.

Por último, cabe destacar que hay dos pares 4, hoyos 8 y 14, donde se puede tratar de llegar a green o inmediaciones desde el tee, sobre todo con viento a favor y siempre con mayor riesgo en el 8, con un fuera de límites amenazante y cercano.

Una radiografía sobre el terreno: así juega al golf Rafa Nadal