Inicio Grandes Circuitos European Tour La redención de una gran promesa a la que todos esperaban

La redención de una gran promesa a la que todos esperaban

Compartir
Lucas Herbert posa con el trofeo de ganador del Omega Dubai Desert Classic. © Golffile | Thos Caffrey
Lucas Herbert posa con el trofeo de ganador del Omega Dubai Desert Classic. © Golffile | Thos Caffrey

Lucas Herbert (-9), australiano de 24 años, ha conquistado la primera victoria profesional de su carrera al imponerse en el segundo hoyo de desempate a Christiaan Bezuidenhout. Un triunfo de prestigio para un golfista que confirma todo lo bueno que se venía hablando de él desde hace tiempo y que, de paso, le sirve de redención por lo ocurrido hace justo un año en este mismo torneo.

La última ronda del Omega Dubai Desert Classic ha sido una carrera de eliminación. Las condiciones de juego no han sido tan dantescas como se anunciaban en los partes meteorológicos, pero sí ha sido muy duro. Ha costado mucho jugar bajo par y, sobre todo, los errores caían por doquier. Por ejemplo, nadie ha logrado hacer una vuelta libre de bogeys. El viento ha soplado de manera caprichosa y traicionera. De repente se levantaba una racha muy fuerte y a los dos segundos se paraba por completo. Una batalla de nervios angustiosa. La elección del palo en cada golpe se convertía casi en una ruleta rusa. Había que jugar con la máxima convicción para no empezar a dejarse golpes aquí y allá.

VÍDEO | Arnaus vuelve a dejar claro que su primer triunfo es cuestión de tiempo

Como se prevía con estas condiciones, los candidatos al triunfo fueron apareciendo y cayendo como setas, especialmente cuando Ashun Wu, el líder tras la tercera ronda, comenzó a diluirse a partir de un doble bogey en el hoyo 10. Hasta ese momento parecía sólido como una roca y su putt de birdie desde el collarín en el 7 hacía pensar que el torneo estaba para él. Sin embargo, ya no se recuperó del doble bogey y, aunque llegó a los últimos hoyos con alguna opción, había gastado ya toda la gasolina.

Al tiempo que caía Wu, emergía Bezuidenhout. El sudafricano estaba firmando una vuelta excepcional. De hecho, tuvo el triunfo en sus manos. El campeón del Estrella Damm Andalucía Masters de Valderrama volvía a demostrar su calidad en un campo de extrema dificultad. Llegó al hoyo 18 como líder del torneo con -10 y la pelota perfectamente colocada en calle para pegar su tercer golpe, corto, a green. Par 5. Se equivocó. Error garrafal. Acabó en el agua. Salvó un bogey sensacional y por ello pudo salir a la postre al desempate, pero realmente la sensación era de que se le había escapado el torneo…

El partido de los 100 años da una lección en Dubai

Los candidatos al triunfo salían y caían a una velocidad de vértigo. Apasionante. Hubo un instante en que pareció que el torneo estaba para Bryson DeChambeau. Más de uno empezó a escribir la crónica de su defensa del título con el birdie en el 13 tras un soberano tiro desde la arena. Ahí se ponía con -10. Pero no. Contra todo pronóstico acabó con cuatro bogeys consecutivos y se esfumó la victoria.

Con el -9 puesto en la casa club por Bezuidenhout, los candidatos a llegar a ese registro se iban reduciendo. Tuvo opciones Tom Lewis, Dean Burmester, Kurt Kitayama y hasta Adri Arnaus, que llegó al 18 a tiro de eagle para meterse en el desempate. Nacho Elvira (-3) también tuvo sus opciones serias durante la vuelta, pero se difuminaron con una serie terrible de doble bogey, bogey y bogey entre los hoyos 12 y 14. Hasta ahí, sin desplegar su mejor versión, se mantuvo en la lucha.

Soderberg juega la vuelta más rápida de la historia del European Tour

Sin embargo, sólo Lucas Herbert pudo llegar al -9 con un birdie sensacional en el 18, tirando de dos a green con un ‘slice’ descomunal y una vuelta de 68 golpes, la mejor del día empatada con Christiaan Bezuidenhout. Curiosamente los dos que jugaron el desempate.

Herbert se llevó la victoria en el desempate. Sobrevivió al primer hoyo donde toda la ventaja era para Bezuidenhout. El australiano se fue al agua de dos, mientras que el sudafricano cazó el green de tres y se dejó una opción de birdie. Ahí, Herbert respondió con un golpe sublime y salvó un par antológico. Bezuidenhout falló el putt de birdie y volvieron a jugar. En el siguiente, el campeón pegó un drive sublime, larguísimo y pudo tirar de dos a green con un hierro. Se dejó una clara opción de eagle, mientras que su rival, tiraba de dos al rough del fondo de green, con una recuperación delicada incluso para un golfista de gran juego corto como él. Bezuidenhout sólo pudo hacer el par y Herbert ganó con birdie.

VÍDEO: Así se ha preparado el campo de Dubai contra el vendaval que se espera

Es la confirmación de un jugador del que se venía hablando hace mucho tiempo. Como amateur, en 2013, con apenas 17 años, acabó segundo en el Lexus of Blackburn Heritage Classic, torneo profesional del PGA Tour de Australasia. Era un primer aviso. Después fue segundo en el Mundial amateur que ganó Jon Rahm en 2014. Terminó a tres golpes del español en una cita donde curiosamente también estuvieron DeChambeau, Victor Perez o Grant Forrest, jugadores que han salido hoy con opciones de victoria en Dubai.

Herbert explotó en 2018. Llegó al European Tour como un elefante en una cacharrería, sumando siete top ten y metiéndose en la final de Dubai y en el top 80 del ranking mundial. Su progresión parecía imparable, pero se frenó precisamente en Dubai. Salió con DeChambeau en el partido estelar de la tercera jornada y mantuvo bien el pulso, aunque su actuación quedó muy ensombrecida por una penalidad de lo más extraña en un profesional. En un bunker del hoyo 3 comenzó a retirar impedimentos sueltos con la cabeza del hierro, algo completamente prohibido. Se le sancionó con dos golpes de castigo y, aunque logró acabar séptimo esa semana, le costó reponerse de aquello.

Así se reparte la bolsa de premios del Omega Dubai Desert Classic 2020

Desde entonces, sólo ha podido sumar un top ten en el Omega, qué curioso, European Masters de Suiza. Poco más. Había caído más allá del puesto 200 del ranking mundial y parecía algo perdido. Este domingo ha logrado la redención, casualmente en el día nacional de Australia. Se vuelve a meter entre los 100 primeros del mundo y demuestra en un terreno muy exigente que hay jugador para rato. Al fin y al cabo, ha ganado el Omega Dubai Desert Classic más exigente de la historia. Jamás acabó el ganador con un resultado por debajo de -10, ni siquiera Tiger Woods en 2008. Sigan a Herbert.

Consulta aquí los resultados del Omega Dubai Desert Classic