Inicio Grandes Circuitos European Tour Cuatro wedges y unas 600 bolas a la semana para afinar de...
Análisis de un aspecto muy concreto del entrenamiento de Alejandro del Rey

Cuatro wedges y unas 600 bolas a la semana para afinar de los 50 a los 130 metros

Compartir
Alejandro del Rey durante la semana del Gran Canaria Lopesan Open. © Golffile | Oisín Keniry
Alejandro del Rey durante la semana del Gran Canaria Lopesan Open. © Golffile | Oisín Keniry

Nunca está de más conocer las costumbres o rutinas de trabajo de los golfistas profesionales. Cada cual tiene su particular manual y, en realidad, cada jugador es un mundo distinto en cuanto a la configuración de los palos y de la bolsa, tiempo que dedica a cada parcela del juego, preparación física, etcétera. Después, incluso, cada uno tiene sus particulares manías…

Podcast: Un balance de Gran Canaria con mucho mojo picón

Nos vamos a centrar ahora en un aspecto muy concreto de la forma de trabajar y entrenar de Alejandro del Rey que puede resultar muy interesante para cualquier aficionado, sea del hándicap que sea. Los wedges. O los blasters, como él prefiere denominar a estos palos. Para empezar, Del Rey lleva en la bolsa cuatro. En concreto un 46 grados, un 50, un 54 y un 58. Desde luego no es un caso único el hecho de llevar el ‘poker’ de wedges (Pablo Larrazábal, por ejemplo, también lleva cuatro), pero tampoco suele ser lo habitual.

Blog de Rafa Cabrera Bello | De repente se te cierra el grifo sin una razón clara o concreta…

A partir de aquí, resulta muy interesante cómo programa el joven madrileño el entrenamiento con estos palos. Tiene hasta tres distancias muy trabajadas con cada uno de ellos, para cubrir aproximadamente un rango que va desde los 50 a los 130 metros. Y tiene todo el sentido del mundo que Del Rey conceda tantísima importancia a esta parcela, teniendo en cuenta lo duro que pega desde el tee, puesto que son muchísimos los pares 4 en los que luego tiene un wedge en las manos para pegar el segundo tiro (esta semana pasada, de hecho, incluso ha pegado algún 58 de segundo tiro en pares 5, cuando le salía una bomba desde el tee con viento a favor).

Del Rey debe ser uno de los grandes alicientes para 2021

Durante su etapa de formación, entrenamiento y estudio en la universidad de Arizona State fue cuando realmente dio un impulso al trabajo con estos palos. Cada día, sin faltar a la cita, Alejandro iniciaba su sesión de entrenamiento tirando dos bolsas de bolas (unas cien bolas) con estos palos a diferentes objetivos. En total, unas seiscientas bolas a la semana, una cantidad que para un profesional tampoco es excesiva, si tenemos en cuenta la barbaridad de horas que pasan en la calle de prácticas, pero que de algún modo asegura una rutina concreta de trabajo y apuntala la confianza en ese rango de distancias (de los 50 a los 130 metros).